domingo, 25 de marzo de 2012

A 36 años del golpe de Estado: La unidad urgente de la izquierda argentina


Andrés Figueroa Cornejo

A 36 otoños del golpe de Estado más feroz que haya sufrido Argentina, según los asistentes, en pocas ocasiones la marcha convocada en Buenos Aires por la izquierda y organismos de Derechos Humanos y sociales, aglutinó a tantas y tantas miles de personas que caminaron desde el Congreso Nacional hasta la Plaza de Mayo, a metros de la Casa Rosada.

La jornada que ocupó las calles desde la media tarde del 24 de marzo a ya entrada la noche ventosa, fue testigo de una demostración de fuerzas del pueblo de izquierda que dejó sin discusión su recomposición, juventud y contenido de clase: trabajadores, pobres, estudiantes, originarios, intelectuales y segmentos medios.

Si bien el objetivo cardinal de la iniciativa fue conmemorar las decenas de millares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos durante la segunda parte de los 70 del siglo pasado  en manos de un régimen militar inefable y digitado por el imperialismo y la minoría dominante y gran propietaria, una palabra que sintetiza la conducta política más correcta y difícil para la izquierda hiló el sentido de la marcha gigante: unidad.

Por cierto que lo que determina los tramos elementales y últimos de la creación heroica de una sociedad post capitalista es la lucha de clases y el movimiento real de los trabajadores y el pueblo. La condición volcánica, por abajo, de las posibilidades políticas de las grandes mayorías empobrecidas, es la plataforma que ordena los intereses y formas históricas de su propia conducción política. Es el propio pueblo conciente y en lucha por sus intereses quien gatilla, talla y construye su propio instrumento político más adecuado en un momento dado concretamente. El resto es vanguardismo, bravuconada de barricada, voluntarismo destinado al fracaso, intento muerto de sustitución administrativa, aparatista y autoproclamada del movimiento popular.

Sin embargo, las pistas del concierto reunido  de la conducción y alternativa políticas que todavía no existen cabalmente en Argentina, corresponden a un momento necesario que facilita dinámicamente la unidad del propio pueblo. Es decir, aquella batalla multidimensional y compleja por la hegemonía de sus intereses en medio del conjunto de la sociedad y que, por tanto, organiza su oportunidad de victoria política.

BASES Y BATALLA CULTURAL

“Rulo” de la Federación Anarquista Estudiantil, junto con memoriar a los caídos, señaló que “nosotros bregamos siempre por la unidad entre obreros y estudiantes. Consideramos que desde las bases se articula el enfrentamiento contra el capitalismo.”

El combate cultural es el motivo que da sentido a la agrupación “Razón y Revolución” que realiza un significativo empeño crítico editorial y publica la revista ‘Los Aromos’. Fabián Arari indicó que “la izquierda en Argentina tiene una gran oportunidad para colaborar en la organización del creciente descontento social. Momentáneamente, el precio de la industria de la soja amortigua los tiempos del despliegue de la crisis. Es preciso, entonces, superar el Frente de Izquierda que participó en las últimas elecciones nacionales y crear una organización común. Como los objetivos y medios de la izquierda multiplicada y dividida orgánicamente en distintos activos de diverso tonelaje no difieren, la unificación no debería resultar un problema insoslayable”.

El responsable de las relaciones internacionales de la Dirección Nacional de Izquierda Socialista, Miguel Solans, formuló que las demandas inmediatas del pueblo trabajador giran en torno a “la defensa de los derechos de los asalariados, en instantes en que sufrimos la criminalización de la protesta social, tanto de trabajadores, ambientalistas consecuentes, pueblos originarios, y los primeros reflejos de la crisis mundial del capitalismo” y añadió sobre la unidad que “con el Frente de Izquierda ya hemos dado un primer paso que se sostiene más allá de una alianza electoral. Nosotros aspiramos a una unidad superior. Pero con todos los sectores de izquierda, con todo el pueblo en lucha, incluido, por supuesto, Proyecto Sur. Hoy nos conjunta el combate por la re-estatización de ferrocarriles, por ejemplo.”

-Pero aún son pasos insuficientes ante los requerimientos que impone el período…

“Lo que estamos haciendo no es usual en la izquierda. Somos organizaciones que antes ni siquiera podíamos marchar juntos.”

LA CLASE SOCIAL QUE INSTAURÓ EL GOLPE DE 1976 SIGUE MANDANDO

Uno de los líderes históricos del Partido Obrero, Jorge Altamira, dijo respecto de la manifestación que “siempre es actual la presencia de los 30 mil compañeros que fueron secuestrados y asesinados por la dictadura. Sobre todo porque la clase social que gatilló el golpe de Estado de 1976 continúa gobernando. Ahora observamos y padecemos, frente al aumento de las luchas sociales, el subsiguiente incremento de la represión a través de la ley antiterrorista, el espionaje a las organizaciones populares, y la tragedia de Once.”

-¿Y cuál es la banda ancha  que desde tu perspectiva contendría la unidad acerada de la izquierda?

“Todos aquellos que estén por la transformación social, por un gobierno de los trabajadores y que concuerden con que la crisis económica la paguen los capitalistas y no el pueblo. Eso es más que bastante.”

Por su costado, el dirigente del Partido de los Trabajadores de Izquierda (PTS), Cristian Castillo, señaló que en la actualidad “estamos planteando la derogación de la ley antiterrorista, basta de ajustes antipopulares, saqueo y represión. Queremos terminar con la clase social que impuso el golpe y que hoy es la gran beneficiaria del sistema económico imperante”.

-Desde abajo se reclama la unidad más amplia contra un modo injusto de reproducción de la vida, ¿cuál es la posición de PTS?

“Existe el Frente de Izquierda. Se trata de un avance concreto en ese sentido y en medio de un contexto donde el gobierno de turno descubre a diario su doble discurso. Creo que estamos asistiendo al surgimiento de un polo anticapitalista muy importante con presencia en las luchas sociales más relevantes. A diferencia del Ejecutivo, nosotros reivindicamos la lucha por los derechos humanos de ayer con los violados actualmente.”   

El diputado de la República y militante de Proyecto Sur, Alejandro Bodart, aclaró que la realidad presente “nos impone no sólo marchar por los derechos humanos transgredidos brutalmente por la dictadura, sino también por los derechos humanos violentados  hoy. La ley antiterrorista votada recientemente no sólo posibilita el procesamiento de los luchadores sociales; también pueden ir presos. Esta gran demostración de fuerza debe hacer entender al gobierno que todo plan económico que pretenda seguir sometiendo a  amplios sectores de la sociedad, por un lado, y continuar enriqueciendo a unos pocos, por otro, generará necesariamente más resistencias.”

-Pero de la resistencia a la ofensiva popular es vital la unidad…

“Por cierto. Pero la unidad alrededor de un proyecto de verdadera alternativa y cambio. Hay que recuperar todos los recursos naturales; no permitir que el fruto del trabajo de millones se vaya al pago de la deuda externa; no permitir que la industria megaminera acabe con el agua, el bien más importante con que cuenta Argentina. Sintéticamente, debemos ir hacia una segunda independencia. Y únicamente por medio de la más extendida y honda unidad será posible realizar las transformaciones profundas de la sociedad. Al respecto, estimo que todos quienes estamos en esta marcha –grandes, pequeños, independientes- somos un punto de arranque para la construcción democrática de una salida a los graves problemas del país. Por lo demás, los dirigentes debemos tener la habilidad y voluntad políticas para dar con la unidad y convertirnos e una alternativa creíble desde y para nuestro pueblo.”

CANTAN CONMIGO

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, comunicó que los derechos humanos del siglo XXI en Argentina también están asociados a “la pelea contra la impunidad, el ambientalismo, la pobreza. Me esperanza la cantidad de jóvenes que están hoy en la Plaza”. Consultado sobre los objetivos de la ley antiterrorista, Pérez Esquivel contestó que “se aprobó con el fin de garantizar la inversión transnacional en el país.”

Julia Castillo es una de las tres primeras madres que comenzaron a marchar en la Plaza de Mayo en diciembre de 1976. Su hijo detenido y desaparecido en Tucumán se llama Hugo Pastor Juárez. “Yo sigo buscando a mi hijo y no voy a bajar los brazos”, manifestó Julia con todos los tiempos del mundo en su cara azul. “Mi hijo ya tendrá que aparecer. Sólo quiero sus restos y saber dónde está sepultado.”

NO TODOS TIENEN PRECIO

La diputada Victoria Donda fue parte del gobierno de CFK hasta el 2008. Es hija de detenidos desaparecidos e hizo el trayecto de homenaje y denuncia junto a la izquierda.

-¿Por qué, diputada?

“Marcho aquí aunque el gobierno en una primera etapa hizo cosas correctas en materia de los derechos humanos del pasado. Pero no sólo se violaron entonces. Ya contamos 18 asesinados bajo esta administración por la policía.”

-¿Cuáles son las demandas más sensibles de las grandes mayorías en esta hora?

“Sin duda, la pobreza, los niveles desocupación y la inflación arman ‘un combo’ de miseria que si no es reconocido por el gobierno, traerá graves problemas. Por otra parte, se encuentra la espantosa cantidad de mujeres muertas por femicidios (casi 300 sólo el 2011). Así como la ausencia de dignidad en la vida de tantos, y los desplazados a la condena de las villas miseria.”

-¿Qué ocurre con la corrupción en las alturas?

“Es uno de los puntos más flojos del gobierno. Para la opinión pública ya es evidente que roban mucho.”

-¿Y la bullada ley antiterrorista?

“Antes y durante la dictadura a los detenidos desaparecidos se les tildaba de ‘terroristas` también.”

-¿Cuál fue la reacción del gobierno cuando decidiste tu distanciamiento?

“Mala, como reaccionan siempre cuando alguien les representa alguna crítica y no pueden comprar a la gente. Pero no todo se puede comprar en esta vida.”  


Marzo 25 de 2012