miércoles, 20 de julio de 2016

Angela Davis en Chile: Con todas las resistencias populares y su solidaridad con Mauricio Hernández Norambuena

“Se trata de una lucha anticapitalista, antirracista y feminista”
Angela Davis

Andrés Figueroa Cornejo  

Después de 44 años, la histórica luchadora feminista, marxista y antirracista norteamericana, Angela Davis (1), retornó el 17 de julio de 2016 a la población que lleva su nombre y que está ubicada en la popular comuna de Recoleta de Santiago de Chile. Su segunda visita al país andino tuvo por contexto el Encuentro del Instituto Hemisférico de Performance y Política de la Universidad de Nueva York para dictar la charla "De la abolición carcelaria a #BlackLivesMatter: Movimientos sociales y la lucha global por la justicia".
Angela en la población Angela Davis fue recibida amorosamente por más de un millar de personas de la comunidad. El escenario se levantó en la propia calle y tanto para ella como para las y los asistentes hubo presentaciones de la música y cultura Mapuche y del Hip-hop insumiso. No faltaron los obsequios, símbolos de la rebeldía, abrazos sencillos y ardientes. Múltiples fueron también las colectividades sociales y políticas chilenas y Mapuche que acompañaron a Angela Davis. Entre ellas, activos feministas, la solidaridad por la libertad del ex combatiente antifascista Mauricio Hernández Norambuena (2), prisionero político hace más de 14 años en las más inhumanas cárceles de Brasil; y agrupaciones internacionalistas como, por ejemplo, el Congreso de los Pueblos de Colombia-Capítulo Chile.
La población Angela Davis nació en 1972, en pleno gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende, cuando un grupo de familias resolvió quedarse a vivir sobre terrenos baldíos, durante un período iniciado algunas décadas antes y marcado por las migraciones campo-ciudad. Se trataba de un Chile de 9 millones de personas. Hoy la población del país supera los 17 millones de habitantes.

EL COMITÉ SIN CASA ANGELA DAVIS

En la actividad, representando a los vecinos/as fundadores de la población, estuvieron Margarita Peralta y Fernando Valenzuela. Como Margarita estaba afectada de un fuerte resfriado, sólo habló Fernando quien recordó que “Desde los primeros meses de 1973 que no se veía aquí al pueblo presente”, y haciendo historia señaló que “Lo nuestro partió como el ‘Comité Sin Casa Angela Davis’. Al principio, en el Comité se barajaban dos nombres para la toma de terreno: Martin Luther King y Angela Davis. Como en las asambleas las mujeres luchadoras y soñadoras eran más que los hombres, se decidió por el Nombre de Angela Davis. En 1972 ella nos visitó por primera vez, mientras entonces era perseguida por el FBI, acusada de estar implicada en una acción criminal y un secuestro. En 1973, cuando Angela fue absuelta de todos los cargos en EEUU, nosotros/as caímos bajo la dictadura”. Valenzuela aprovechó de denunciar que “después de más de 25 años de gobiernos civiles pos-dictadura, ninguna de sus administraciones ha sido capaz de castigar a los asesinos. Es cierto, hay unos pocos hoy en la cárcel, pero viven mejor que cualquier poblador o pobladora de acá.”

LAS PALABRAS DE ANGELA

Angela Davis, bien armada de una traductora leal a sus palabras, dijo a los pueblos reunidos que “Me emociona muchísimo estar acá como testigo de este lugar y población que lleva mi nombre. Pero yo no me equivoco. Sé que no me están honrando como a una individua, sino que el nombre que escogieron representa el encuentro y el cruce de todos los pueblos del mundo que se oponen al capitalismo, al racismo y al patriarcado. Estoy más que consciente de que yo no estaría aquí parada si no fuera por todo el movimiento masivo que sirvió para exigir mi liberación.” Y la discípula de Herbert Marcuse (3) y Theodor Adorno (4) añadió que “Este es mi segundo viaje a Chile. Vengo ahora a decir gracias a todos/as ustedes que se pusieron junto a mí, exigiendo mi libertad. En 1972, la primera vez que vine, fue justo un año antes del golpe militar. Desde entonces yo participé en el movimiento amplio de solidaridad con Chile. Es muy conmovedor estar una vez más en el país de Víctor Jara. Y estoy muy emocionada de ser testigo de esta reunión de personas dedicadas a continuar resistiendo, como el Pueblo Mapuche. También pienso que existe un vínculo entre los movimientos y las luchas que se están desenvolviendo en EEUU y en Chile. Como ustedes saben, hoy estamos luchando en contra del encarcelamiento masivo, lo que yo llamo el complejo industrial carcelario, como en contra de la violencia policial sobre las comunidades de color. Las vidas de los afroamericanos/as tienen sentido e importancia. Yo traigo conmigo los saludos de todos ellos/as que luchan en la actualidad. Se trata de una lucha anticapitalista, antirracista y feminista. Nuestras luchas están interconectadas. Quisiera concluir diciendo solamente que el pueblo unido jamás será vencido.”

“LE ENVÍO UN GRAN SALUDO A MAURICIO HERNÁNDEZ Y ESPERO QUE SEA LIBERADO PRONTO”

En la ocasión, una de las voceras de la solidaridad por la libertad de Mauricio Hernández Norambuena, Carla Pellegrin, tuvo la oportunidad de hablar con Angela Davis “y entregarle un libro sobre la historia del grupo de Hip-hop chileno Los Panteras Negras, escrito por el artista nacional Lalo Meneses, y también pasarle una carta donde denunciamos la situación carcelaria que sufre Mauricio desde hace más de 14 años de cautiverio en los peores calabozos de Brasil. La recepción que tuvo Angela fue extraordinariamente positiva.”
De hecho, dos días después, luego de una charla ofrecida por Angela Davis en el Teatro de la Universidad de Chile, la revolucionaria afroamericana señaló que “le envío un gran saludo a Mauricio Hernández y espero que sea liberado pronto”.

Notas

miércoles, 13 de julio de 2016

Chile / DDHH: “No tenemos otro camino que crear un movimiento amplio por los DDHH y Sociales”



·        Hablan Roberto D’Orival y Verónica de Negri

“Cuando ardió la ciudad, cuando el tanque arrasó y su pueblo cayó traicionado otra vez, la vi mucho a través de los meses actuar, trabajar, ayudar, desgarrarse los pies”
Patricio Manns

Andrés Figueroa Cornejo  

El invierno de Santiago de Chile, desde la perspectiva de las resistencias populares, se combina dinámicamente entre el Pueblo Mapuche, el movimiento estudiantil, la lucha por la salud pública, la vivienda social digna, las huelgas desagregadas del pueblo trabajador y las batallas del ambientalismo consecuente. Sin embargo, las iniciativas por los derechos humanos, en sus diversas manifestaciones, no duermen.
Roberto D’Orival Briceño es el coordinador del Colectivo 119 de DDHH (por las 119 personas detenidas y desaparecidas hace 41 años por la tiranía (1) y en pleno accionar de la Operación Cóndor o asociación criminal de las policías políticas de varios Estados de América Latina). La pasada tarde-noche del 6 de julio, el Colectivo 119 realizó una actividad en la comuna de Recoleta de Santiago de Chile.
Roberto D’Orival (hermano del detenido desaparecido Jorge D’Orival Briceño en el marco del ‘caso de los 119’) señala que como organización “Desde siempre hemos establecido un paralelo entre la lucha que dieron las y los caídos, las luchas que nosotros/as hemos dado, y las luchas actuales que están ofreciendo los diversos territorios, sectores, grupos, colectivos en contra del capitalismo a lo largo de este lugar llamado Chile. Reconocemos a las y los que luchan hoy a nuestros/as muertos. Ese es, quizás, el motor menos científico y más emotivo de porqué queremos imperiosamente ligarnos a las reflexiones y las luchas del presente.”

“PARA NOSOTROS/AS LA CONTRADICCIÓN ES EL CAPITAL VERSUS LA VIDA EN TODA SU RIQUEZA”

-¿Cuáles son los quehaceres principales del Colectivo 119 aquí y ahora?
“El 2016 queremos abocarnos a tocar dos grandes temas. El primero tiene que ver con los derechos de la Madre Naturaleza, de la cual nosotros/as somos bendecidos y favorecidos. Ella nos ha permitido la generación de la cultura. ¡Y mira el pago que se le ha dado por el capitalismo y por el Estado chileno sometido por el capital! Por eso hoy convocamos a un excelente foro-participativo con tres expositoras y lideresas de las luchas medioambientales como son Francisca Fernández Droguett por la batalla del agua, Nathalie Joignant que es parte de una coordinación en lucha por el No Alto Maipo, y Lucía Sepúlveda quien participa protagónicamente en un colectivo contra el engendro imperialista del TPP (o Alianza del Pacífico). Estas problemáticas nos indican claramente que no sacamos nada con enfrentar ámbitos de política institucional, sacar constituciones, elegir alcaldes y diputados, si tenemos territorios, mar y afluentes acuíferos devastados. O sea, el cambio cultural respecto de nuestra relación con el medioambiente es incluso anterior al cambio político. Aquí estamos hablando de la sobrevida de la especie. Para nosotros/as la contradicción es el capital versus la vida en toda su riqueza. Ahora mismo, los habitantes de la cuenca de Santiago de Chile estamos consumiendo minerales pesados en el agua sólo porque unos pocos tenían un superávit de esos elementos dañinos y les convino venderlos a los ‘huevones’ de los chilenos para ser combinados con el agua potable. Asimismo, estamos respirando pésimo. Los propios índices que las instituciones del Estado entregan son catastróficos. Estamos matándonos, secando nuestros pulmones, nuestros riñones y corazones.”

-¿Cómo calificas las realidades que acabas de mencionar?
“Este cuadro constituye un verdadero conflicto de baja intensidad en contra de la población, con el fin de controlar al ser humano y a las organizaciones en resistencia mediante un sinnúmero de agresiones. Como si fuera poco, vivimos en metrópolis que se van conurbanando, asimilando y que cada día nos alejan más de ese derecho que es el Buen Vivir.”

EL PATRIARCADO Y LA VIOLENCIA EN CONTRA DE LAS MUJERES

-¿Cuál es la segunda línea de trabajo que están ejecutando?
“Asimismo, queremos relevar este año a una de las instituciones chilenas rectoras desde siempre y que se expresan con brutalidad hoy y antes a través del abandono del Estado: el patriarcado y la violencia en contra de las mujeres. Por ello presentaremos una obra de teatro/debate que se llama “Cuerpo quebrado” que dirige Natalia Cuéllar. La obra se basa en los testimonios de tres mujeres detenidas desaparecidas: Michelle Peña, del Partido Socialista (2); Cecilia Labrín, militante del MIR (3); y Reinalda del Carmen Pereira, del Partido Comunista (4). Son tres mujeres embarazadas, como muchas militantes y no militantes de este país que cayeron durante la dictadura cívico-militar, y que siguen cayendo en el presente en medio de la resistencia Mapuche. No sólo son violados sus derechos políticos, sino que sus cuerpos son territorio de captura y de la violencia política y sexual, que es donde enfatizan (o condensan) las fuerzas militares del Estado y la policía política, el crimen y la tortura patriarcal.”

-La violencia patriarcal está mucho más extendida en las sociedades…
“Por eso desde allí deseamos trasladarnos al ámbito de la cotidianidad en un Chile donde no pasa una semana en que no se produzca un caso de alguna mujer agredida o torturada por su pareja, por el medio social, porque es negra, porque es mapuche, porque es pobre, porque es analfabeta, porque no tiene consciencia de su ser ni de sus derechos. Hoy la lucha por los DDHH no pasa sólo por los desaparecidos/as, los/as muertos, los/as torturados de la dictadura. El mundo de los DDHH no quiere asumir un debate, al menos en Chile, que tiene que ver con los derechos de la mujer y con las justicieras demandas de los feminismos.”

“¿SERÁ QUE NUESTRAS PRÁCTICAS EXPRESAN LA COLONIZACIÓN DE LA IDEOLOGÍA DOMINANTE?”

-¿Qué otras debilidades adviertes en la lucha por los DDHH en el país?
“Dentro de las carencias de la lucha de las distintas organizaciones por los DDHH, no es posible que no estemos gritando ¿Dónde está José Huenante (5)?, ¿dónde está José Vergara (6)? El primero desaparecido durante el gobierno de Lagos Escobar, y el segundo bajo este gobierno de Bachelet. ¿Cómo es posible que hoy los defensores/as de los DDHH en dictadura seamos incapaces de decir basta a la militarización y represión, al acoso y el genocidio en contra del Pueblo Mapuche?, ¿cómo es posible que no acompañemos la lucha del movimiento estudiantil cuando los DDHH contemplan la educación?, ¿será que nuestras prácticas expresan la colonización de la ideología dominante?, ¿hasta cuándo reproduciremos estas especies de barreras y parcelas infranqueables entre cada uno de los dolores del otro/a? Para destruir estas fronteras impuestas y autoimpuestas por el conjunto de movimientos sociales y populares no tenemos otro camino que construir una suerte de movimiento amplio por los derechos humanos y sociales que tenga la capacidad de revertir el actual proceso de devastación y muerte.”

A 30 AÑOS DEL ASESINATO DE RODRIGO ROJAS, HABLA SU MADRE, VERÓNICA DE NEGRI

El mismo 6 de julio de 2016 al mediodía, en la Plaza de la Constitución, a metros del palacio de La Moneda envallada como un cuartel, distintas agrupaciones, personas, artistas y comunicadores sociales conmemoraron los 30 años del espantoso asesinato del joven fotógrafo Rodrigo Rojas, quemado vivo por militares el 2 de julio de 1986, en medio de una jornada de protesta contra la tiranía y reprimida por un operativo conjunto.
En el acto evocativo, un grupo de fotógrafos y camarógrafos independientes revelaron como un puzle de la memoria, una gran fotografía cuadriculada que retrata a Rodrigo Rojas.
Verónica de Negri (7), madre de Rodrigo Rojas, afirmó que “Para mí es conmovedor este acto. No hay año en que las y los fotógrafos y los movimientos sociales no estén pidiendo justicia. Y los que hace 30 años no habían nacido, también están. ¿Qué nos dice eso? Que las y los jóvenes quieren justicia, y si el gobierno es incapaz de escucharlos, está perdido.”

-¿Qué piensas del sistema de partidos políticos dominante?
“Que dominante sigue la derecha porque son los dueños del dinero.”

-Los gobiernos civiles pos-dictadura hablan de tu hijo como un caso emblemático…
“Yo me niego a que Rodrigo sea un caso “emblemático”. Todas las víctimas valen exactamente lo mismo. La estrategia de los casos “emblemáticos” fue la forma más cruel y premeditada para dividirnos.”

“¿EL DINERO SILENCIA A LA GENTE?”

-Hoy estamos en medio de una campaña institucional de dejar en libertad a los pocos genocidas de la dictadura que están presos (8)…
“Simplemente es una política de cobardes y vendidos/as. ¿Cómo se puede permitir que los violadores de DDHH, criminales de lesa humanidad, salgan libres y pasen a convertirse en víctimas de quienes fuimos víctimas? ¿Y qué la Presidenta Bachelet no habrá la boca al respecto? ¿El dinero silencia a la gente? Porque a mí el dinero no me sirve. Yo quiero justicia para mi hijo. A mi familia, como a miles de familias, el golpe de Estado de 1973 nos quitó la vida.”

“TODOS/AS LOS GOLPISTAS TIENEN RESPONSABILIDAD EN LA MUERTE DE MI HIJO, COMO EN LO QUE A MÍ ME HICIERON”

-¿No crees que ya sería hora de que las distintas agrupaciones de DDHH se unieran como una sola fuerza?
“Eso es lo que estoy pidiendo durante años. Sin embargo, esta actividad, por ejemplo, ha logrado reunir a varias organizaciones ligadas a los DDHH. Porque finalmente sólo en la medida en que nos unamos, lograremos conseguir lo que buscamos. Y no se trata sólo de justicia, sino de la construcción de un país. Recuerdo que en el exilio nos reunimos en torno al Chile Democrático donde trabajábamos todos juntos para desplomar a la dictadura. Otro tanto pasó dentro de Chile, hasta que, claro, vinieron las negociaciones con Estados Unidos y el español Felipe González con la Democracia Cristiana chilena y sectores del Partido Socialista de Chile para la llamada “salida pactada” del régimen militar, que incluyó el plebiscito de 1988. Incluso recuerdo que entonces se estaba candidateando para primer Presidente civil del país el democristiano (DCCh) Gabriel Valdés, pero los norteamericanos y Felipe González impusieron a Patricio Aylwin (DCCh), que era más “vendido” que Valdés. Todos/as saben que Patricio Aylwin, como Presidente de la Democracia Cristiana durante la Unidad Popular de Salvador Allende, fue uno de los artífices del golpe de Estado de 1973. De hecho, aunque haya muerto, yo lo continúo responsabilizando por el asesinato de mi hijo Rodrigo. Todos/as los golpistas tienen responsabilidad en la muerte de mi hijo, como en lo que a mí me hicieron. Porque yo no me olvido de las violaciones sexuales y torturas que sufrí en manos de los agentes de la dictadura.”

Notas

1.    http://www.memoriaviva.com/Desaparecidos/119.htm
2.    http://www.memoriaviva.com/Desaparecidos/D-P/pen-her.htm
3.    http://www.memoriaviva.com/Desaparecidos/D-L/labrin_lazo__reinas.htm
4.    http://www.memoriaviva.com/Desaparecidos/D-P/reinalda_del_carmen_pereira_plaz.htm
5.    http://www.ceiboproducciones.cl/?product=la-vida-breve-de-jose-huenante-historia-del-primer-detenido-desaparecido-en-democracia
6.    http://www.radiovillafrancia.cl/reportaje-el-caso-de-jose-vergara-detenido-por-carabineros-y-hasta-ahora-un-desaparecido-en-democracia
7.    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=202286
8.    http://kaosenlared.net/chile-agrupaciones-de-ddhh-en-contra-de-libertad-de-genocidas-de-la-dictadura-carta-a-presidencia/

jueves, 30 de junio de 2016

Chile. Ex Cuartel Borgoño, centro de tortura dictatorial, será Sitio de la Memoria de la Resistencia

“Es fácil ser heroico y generoso en un momento determinado,
lo que cuesta es ser fiel y constante”
Karl Marx

Andrés Figueroa Cornejo  

La policía política de la dictadura cívico-militar (1973-1990) que lideró el principal asesino público del pueblo chileno en toda su historia, Augusto Pinochet, primero se llamó Dirección de Inteligencia Nacional, DINA, y en agosto de 1977, por diversas causas, trocó su nombre por el de Central Nacional de Informaciones, CNI. La dirección donde operó la sede central de la CNI fue en la calle Borgoño 1470, en la comuna de Independencia de Santiago de Chile. En el Cuartel Borgoño, en sus tripas y extremidades espantosas, se organizó la muerte y la represión política en contra de las y los luchadores antifascistas, anticapitalistas y socialistas revolucionarios a escala nacional.
Rita Peña es una ex combatiente de la Resistencia antidictatorial y revolucionaria. Rita cayó en marzo de 1982 y fue trasladada inmediatamente al hoy, ex Cuartel Borgoño. “Se trataba de secuestros de 20 días”, cuenta Rita, “y fuimos torturados/as por verdaderos profesionales. Non llevaban a los calabozos subterráneos y lo primero que nos hacían era quitarnos la ropa y colocarnos un buzo, zapatillas y vendas en los ojos. Las celdas eran unas fosas de cemento que tenían especies de tarimas donde a veces ubicaban colchonetas en horarios que desconocíamos, porque también los torturadores jugaban a desorientarnos temporalmente. Allí dormíamos con luz artificial. A mí frecuentemente me cambiaban de calabozo para desubicarme espacialmente. Del Cuartel me transfirieron a la Fiscalía Militar. Entonces yo estaba embarazada y los agentes se esmeraban en que el daño que nos infringían se notara lo menos posible. Herida en una costilla, y agravada por la “parrilla” (1), debieron llevarme a una clínica, creo que a la Clínica Vitacura (zona ‘pudiente’ de Santiago), y ahí me vieron médicos que malamente pude distinguir debido a la cinta adhesiva que me pusieron en la vista. Recuerdo muy bien la sensación de andar en la calle custodiada por agentes de la policía política de la CNI, con los ojos cubiertos bajo lentes oscuros y pensando que mucha gente pasó junto a mí sin saber que yo era una secuestrada.”

“El sitio está muy a maltraer y lleno de escombros, pero se conservan intactas las estructuras”

Sin embargo, el devenir de los acontecimientos es contradictorio y en ocasiones le sonríe a las y los oprimidos por su acción colectiva, su lucidez y corazón antiguo, sus razones multiplicadas de sentido. Hace poco más de dos meses, en abril de 2016, un llamado telefónico que realizó un vecino de la comuna de Independencia de la Región Metropolitana de Santiago, denunció que lo que quedaba del ex Cuartel Borgoño, endemoniada matrix de tortura y crimen, estaba siendo demolido. Rápidamente, los sobrevivientes de la también llamada de manera macabra “casa de la risa”, se autoconvocaron y pronto crearon el Comité de Sobrevivientes y de Personas Amigas por la Recuperación del Cuartel Borgoño, con el objetivo de evitar su desaparición. Los lugares donde el terror fascista tuvo su mediodía y su impunidad son la geografía y el cuerpo duro de la memoria llena de futuro.
El 26 de junio de 2016, además de conmemorarse el natalicio 108 de Salvador Allende, es el Día Internacional contra la Tortura. Ese mismo día la grabadora del periodista que escribe se enciende bajo el invierno capitalino, a los pies del ex Cuartel y en medio de una actividad cultural anti-lacrimógena, con participación de sobrevivientes, vecinos, jóvenes, migrantes y refugiados políticos, entre muchos/as.
Toño Kadima, sobreviviente del castigo sin nombre de la tiranía, legendario luchador social, político y cultural por los derechos humanos y sociales de quienes resisten las maldiciones del capital, y artífice del Taller Sol (2), dice que “ya al segundo día del aviso telefónico, hacia fines de abril de 2016, logramos instalarnos aquí con el objetivo de parar la demolición. De hecho, al tercer día de los derrumbes impedimos el ingreso de los camiones contratados para la desaparición definitiva del sitio. Luego de dos semanas haciendo el aguante, logramos tener una reunión con el director de la Policía de Investigaciones (PDI), bajo cuya jurisdicción está el ex Cuartel de la calle Borgoño. A esa cita llegamos con una mesa barrial donde participaron la Municipalidad de Independencia, el Consejo de Monumentos Nacionales, la Agrupación de Zonas Patrimoniales, un representante de los vecinos, y el propio Comité de Recuperación que funciona básicamente con miembros de la Mutual de ex Presos/as Políticos/as. Allí conseguimos que el director de la PDI, luego de una obvia pugna durante la reunión, se comprometiera a paralizar la demolición.”

-¿Y cómo asegurar el compromiso?
“A través de nuestra presencia permanente y semanal en la puertas del ex Cuartel Borgoño. Claro que no estamos simplemente parados tomando café. Viernes tras viernes organizamos actividades culturales amplias y abiertas donde ha transitado un número increíble de artistas de todas las áreas. Por otra parte, sostuvimos una cita con el ministro de Bienes Nacionales para que nos definiera los territorios, las formas de acción, la mirada que tiene el Estado al respecto. También tuvimos una reunión con los abogados de DDHH del Ministerio del Interior que han tenido una muy buena disposición a nuestros objetivos, al igual que la asesora de Monumentos Nacionales.”

-¿Cuál es la finalidad de las gestiones, más allá de evitar la destrucción del Cuartel?
“Conseguir que el sitio se declare Monumento Histórico, y, en efecto, el consejo respectivo unánimemente estuvo de acuerdo. En consecuencia, ahora sólo estamos esperando la firma de la ministra de Educación para finiquitar esta tramitación. Ello significa la seguridad muy grande de que nadie más pueda hacer nada en el sitio y se mantenga tal como está.”

-¿Y saben cómo se encuentra el lugar?
“Sí, porque conseguimos entrar 6 sobrevivientes. Ingresamos a las casas, a los calabozos y a los subterráneos. El sitio está muy a maltraer y lleno de escombros, pero se conservan intactas las estructuras.”

“Socializar todo lo que fue la Resistencia revolucionaria en contra de la dictadura y del capitalismo”

Eduardo Arancibia, ex miembro de la Resistencia durante la dictadura, ex prisionero político y escritor (3) forma parte del Comité de Recuperación del ex Cuartel Borgoño. Dando la espalda al portal de entrada al lugar, dice que “a diferencia de los campos de concentración de la dictadura, el Cuartel Borgoño fue el enclave represor que se instaló con el fin de enfrentar la arremetida insurgente y revolucionaria que se activó con mucha fuerza desde 1978, en el marco general de la denominado entonces “Operación Retorno” del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR (4). Por eso el Cuartel Borgoño surge como una modalidad orgánica y científica, distinta a la represión masiva e indiscriminada que caracterizó a los primeros años de la dictadura. En este lugar se sintetizó sistemáticamente el arsenal de dispositivos del Estado para contener y aniquilar cualquier expresión revolucionaria de la época.”

-¿Qué proyecto acarician para el porvenir del ex Cuartel Borgoño?
“Un espacio de recuperación de la memoria de la Resistencia, de esa memoria que nos ayuda a diseñar el futuro desde una ética que nos hizo incorruptibles. Acopiando las mejores tradiciones de lucha y los más distinguidos valores de nuestro pueblo. Este sitio debe ser un ámbito donde se pueda socializar todo lo que fue la Resistencia revolucionaria en contra de la dictadura y del capitalismo. Una instancia política y cultural, en resumen.”

-¿Qué podría decirle un espacio así a las novísimas generaciones de luchadores/as y rebeldes del siglo XXI?
“Eso tiene que ver con la formación y acompañamiento de nuestros propios hijos e hijas, sobre todo en el plano de que sepan cuáles son sus derechos y deberes sociales.”
Se apaga la grabadora y se enciende el porvenir.

Notas

miércoles, 22 de junio de 2016

Chile. Un puñado de enunciados rebeldes y provisionales

“Todos los documentos se comunican en lo material.
En los documentos domina la materia. Materia es lo soñado.”
Walter Benjamin


Andrés Figueroa Cornejo  

1. La existencia precede a la esencia; la tecnología a la ciencia; el producto al intercambio y el intercambio al consumo; la inversión a la demanda, como el movimiento social real cuyo desenvolvimiento se enfrenta a la opresión, al amo o al propietario privado de la tierra o al capitalista, precede a la formación de los instrumentos políticos liberadores de los oprimidos/as. La antelación, en este caso, se refiere a los momentos que hacen parte del análisis o la distinción. En verdad, la totalidad de la realidad funciona como un solo movimiento contradictorio y cuyas variables contienen la incertidumbre, el riesgo y la crisis incesante. La infancia es la antesala y promesa de la vejez de cualquier individuo, como la semilla es la promesa de la Araucaria, pero sólo potencialmente. La interrupción o modificación secuencial de un proceso aparentemente progresivo es recurrente. La enfermedad, el rayo calcinante, el terremoto, por ejemplo, son fenómenos que perturban drásticamente aquello que parece lineal y programado. No existe destino, sólo historia. Y la vida es un combate entre dos silencios.

2. Toda creación humana es el resultado complejo y dinámico de su relación con la naturaleza. Y lo que se denomina ‘cultura’, ‘civilización’ o ‘creación’ es trabajo socialmente acumulado, muerto o vivo. En consecuencia, aquello que emerge de tal relación, como por ejemplo las innumerables formas de la espiritualidad, el arte, las ciencias, etc., corresponden a propiedades orgánicas de la humanidad a lo largo de su devenir. Esto es, la estructura y la superestructura se impactan mutuamente, remodelándose y adecuándose casi de manera imperceptible. Como el inconsciente del sujeto impacta en su comportamiento consciente y viceversa.

3. Los conjuntos sociales relativamente homogéneos y sometidos a la dominación (los trabajadores/as asalariados/as, por ejemplo) no nacen libres: deben llegar a ser libres. Por eso la voluntad colectiva y organizada premeditadamente de las y los oprimidos es la condición política de su emancipación multidimensional. Y como toda emancipación es inestable, está condenada a generar una y otra vez las garantías materiales y relacionales de su reproducción. De lo contrario, el momento de la emancipación se osifica y perece. Y cuando tiemblan los fundamentos de la liberación humana, el pasado, que nunca se extingue completamente, restaura sus relaciones de poder, pero con modos más sofisticados. Ello también obliga a las fuerzas derrotadas transitoriamente de la emancipación a actualizar las maneras de la próxima arremetida liberadora.

4. En un mismo territorio pueden convivir diversos modos de relaciones sociales y económicas. No obstante, una hegemoniza sobre las demás. Bajo la hegemonía del capitalismo, el cooperativismo de sobrevivencia e incluso el trueque no especulativo pueden desarrollarse de manera acotada. Siempre y cuando no atenten contra los intereses del capital en su época de súper concentración oligopólica. Y en general, el capital es valor que se valoriza.

5. ¿Cómo intenta hoy el capital contrarrestar la caída de su tasa de beneficio, resultado de la robótica, la informática y de la inteligencia artificial en general, considerando que la destrucción de trabajo humano que implican esas tecnologías en la producción de bienes y servicios en su totalidad sistémica genera menor plusvalor y el derrumbe de la demanda? A través de la especulación financiera y la deuda (donde los ahorros previsionales de los trabajadores/as juegan un papel clave); del extractivismo devastador de la biodiversidad; de la súper-explotación del trabajo humano y de la llamada ‘flexibilidad laboral’; de las políticas monetaristas; de los ajustes estructurales; de las guerras de baja y alta intensidad; de los tratados de libre comercio asimétricos y de la más vertiginosa concentración del capital y destrucción de competencia.

6. La regulación y planificación colectivas de una economía cualquiera subordinada a las necesidades de su sociedad toda, atenta orgánica y estructuralmente contra los intereses privados del capital súper concentrado. El gran capital que especula, produce, comercia, expolia, explota y compite, también tiene maneras de planificar estratégicamente su actividad, pero conforme a la acumulación y apropiación privada del excedente proveniente del trabajo enajenado, a la segmentación y detección de tales o cuales mercados (o grupos de personas capaces de pagar por una mercancía o servicio cualquiera). Por eso la regulación colectiva y democrática de la economía es completamente contradictoria respecto de la regulación fraccionada y los fines privados del gran capital. En consecuencia, todo ejercicio de economía socialmente organizada por las y los comunes y solidarios, aunque sea limitada geopolíticamente, se vuelve una suerte de competencia disfuncional, tanto más si logra reproducirse y ampliarse. En todo caso, la competencia disfuncional no es necesariamente subversiva si carece de un proyecto local, nacional, continental y mundial de desarrollo que tienda a superar la hegemonía del modo de reproducción del gran capital y sus relaciones, como si no porta, junto y en medio del conjunto diverso de las expresiones de resistencia popular, un proyecto político de poder. Esto es, las resistencias de las y los comunes y solidarios no son revolucionarias si escasean de un horizonte de sentido antiimperialista, anticapitalista, eco-comunista y antipatriarcal. Y aquí la expresión ‘sentido’ tiene que ver con la práctica concreta y ahora de esos principios colectivamente convenidos, como de las tareas inmediatas que exige semejante desafío.

7. El Estado por sí sólo es la manifestación de una sociedad donde existen oprimidos y opresores. El Estado no es un medio inofensivo o neutral o fruto de un pacto social. Es la armadura política y militar, jurídica y económica, cultural y espiritual de una minoría social sobre toda la sociedad. En el período histórico denominado capitalismo (donde, de la contradicción esencial entre trabajo y capital, se ha llegado dramáticamente a la contradicción ampliada de humanidad versus capital, o más radicalmente, vida versus muerte), el Estado, salvo excepciones transicionales y sólo justificadas por la defensa política y militar de una revolución cuyo sujeto es la y el oprimido, es una estructura de dominación. Y una estructura es el conjunto de sus partes más las relaciones que existen entre ellas. Entonces, el Estado es también un complejo de instituciones donde se concentra el poder de una minoría opresora. De una minoría compuesta por los contados dueños/as y colosales propietarios/as de todo. Por eso más Estado, por sí sólo, no es garantía de superación de las relaciones de clase y de poder. Por eso las contradicciones predominantes y en crisis entre las facciones del gran capital y los distintos imperialismos (organizados, deslocalizados y movilizados geoeconómica y geopolíticamente) requieren y se deben a los Estados corporativos realmente existentes y encadenados en degradación según la división internacional del trabajo y del capital. La dictadura política inestable del capitalismo planetario, hegemónicamente financiero, comercial y extractivista, se habría deshecho del Estado de lo contrario. Pero lo necesita por su composición y movimiento. Para la coacción y para la promoción del consenso social de acuerdo a sus intereses objetivos en un momento determinado. Como primer y último recurso político, militar y económico cuando peligra su gobernanza. Y al respecto, no importa que adopte las formas de la tiranía, el parlamentarismo, la representación electoral, los golpes de Estado blandos o duros, o modos de administración edulcorados o francamente genocidas. Las formas de la dictadura del capital están condicionadas por sus propias crisis internas, como por la lucha irreconciliable entre opresores y oprimidos. Por tanto, las batallas intercapitalistas e interimperialistas que persiguen la mayor ganancia posible con el menor costo posible, producen inexorablemente su negación entre el pueblo trabajador y los oprimidos/as. Sin embargo, esa negación presente durante todo su devenir, no es suficiente para su superación como sistema o totalidad opresora. Por más caótico que se manifieste el orden de cosas predominante, la cólera colectiva y en acción de la sociedad oprimida que pugna por su emancipación demanda de un instrumental político condensado, de medios políticos condensados. La existencia de diversos medios políticos escalonados, específicos y labrados en la lucha concreta del pueblo trabajador y de las y los oprimidos (y construidos en su seno) no es un capricho de la rebeldía. Es una necesidad histórica que resuelve su factura ya no como consciencia desde afuera (vanguardismo, aparatismo, iluminismo, sustitucionismo, estrategias basadas en atajos políticos y no en trabajosos procesos de acumulación de fuerzas sociales, etc.), sino que como consciencia ampliada desde el movimiento real que emerge casi siempre como pura negación, pero que de la lucha netamente economicista o redistribucionista (o sea, luchas que no se proponen la destrucción de las relaciones de clase y de poder, sostén necesario para una eventual sociedad de libres e iguales), sitúa su espacio-tiempo de sentido basado en sus intereses histórico-liberadores. ¡Cuántos dolores de cabeza y cortes de cabeza se habrían ahorrado las y los rebeldes organizados si sólo bastaran los levantamientos populares para echar abajo a la opresión! Justamente la producción de los instrumentos políticos de la emancipación son el resultado de lecciones históricas cuyo dolor no tiene palabra con que nombrarlo.

8. En Chile y en el mundo, la opresión capitalista emplea una batería de estrategias para su reproducción y generación de consenso y alienación social. Desde las doctrinas militares antipopulares y subordinadas a los Estados corporativos imperialistas, hasta los medios masivos de comunicación, el márketing de punta; la organización arquitectónica, de circulación y geográfica de las ciudades y de las relaciones desiguales entre el campo y las urbes o las regiones/provincias con las metrópolis; el sentido común fundado en los intereses de la minoría en el poder; la escolaridad y la educación formal; la narrativa de la alta jerarquía de las iglesias y del sistema de partidos políticos dominante; las leyes; las burocracias públicas y privadas, etc. Y cuando, así y todo, la insumisión se despliega, entonces cae como plomo un repertorio viejo que corre desde la cooptación y compra de los liderazgos populares, hasta el crimen y la represión directas, pasando por labores de inteligencia política en medio de la resistencia y cuyo objetivo es dividir, atemorizar, desorientar y desmoralizar al conjunto insurrecto. Al menos de ese modo actúan los custodios del orden actual de cosas en el movimiento por la autodeterminación plena del Pueblo Mapuche, como en el movimiento estudiantil universitario y secundario. No vale la pena referirse a lo que acontece en el pobre sindicalismo chileno (salvo notables, pero acotadas excepciones), ni al secular clientelismo partidista.
Sin embargo, nunca la ética y la insobornabilidad están ausentes de la insumisión. El poder no puede comprar a todos/as. Ni siquiera puede matar a todos/as, aunque cuente con los recursos y medios para ello. Allí se encuentra el espanto de quienes aún mandan y ahí está la oportunidad y la armadura ética, épica y política de quienes resisten. Asimismo, si bien únicamente se puede confiar en las fuerzas propias de la desobediencia socialmente organizada, la lucha de clases permea hasta el clero y las religiones. De ahí la Teología de la Liberación nuestramericana y la fracción de protestantes indignados y en lucha contra las relaciones capitalistas.

9. ¿Por qué la corrupción y el nepotismo no sólo son inherentes al capitalismo, sino que son fenómenos anteriores a su emergencia histórica como modo de producción dominante? ¿Por qué en Chile el movimiento popular tiene condiciones más favorables de desarrollo en los bordes geográficos y sociales y no en las grandes capitales? ¿Existe en Chile un fascismo focalizado territorialmente? ¿Qué es exactamente el Poder Popular? ¿Es válida o no, eficaz o no, la lucha institucional en el país para un proyecto emancipatorio a la luz de los procesos denominados progresistas del Continente y de las condiciones y relaciones de fuerza internas de Chile? Frente a las estrategias de la alienación social del poder, ¿qué se debe y se puede hacer? ¿Qué tipo de propiedad privada es funcional al capital y cuál no? ¿Cuáles son los pasos para pasar de la llamada ‘unidad en la acción’ a la ‘unidad política’? Enunciados pendientes.
Quienes hayan llegado hasta aquí del texto, sepan que sólo se trata de un artículo breve que, por urgencia del escribidor, alcanzó apenas a titular un puñado de enunciados que busca colaborar con la discusión de las resistencias populares de Chile y sus alrededores. Aunque todavía no exista el o los instrumentos de la emancipación chilena (que jamás pueden estar aislados de las experiencias al menos continentales de los empeños rebeldes en las sociedades dependientes y auxiliares respecto de los polos centrales del gran capital), ciertamente, sí es preciso hacer las tareas de ese instrumental por venir. Sí hay que articular las resistencias que se oponen a toda forma de dominación; sí hay que potenciar colectiva e imaginativamente la cultura desde y con las y los de abajo; sí hay que hacer-formando a las generaciones nuevas que amanecen a la lucha insubordinada; sí hay que fomentar la crítica y la autocrítica conjunta y solidaria, y fomentar la producción política propia del pueblo trabajador y las y los oprimidos cuando ya caminamos a la segunda década del siglo XXI. 
Área de archivos adjuntos

jueves, 9 de junio de 2016

Chile y Mauricio Hernández Norambuena, prisionero político en Brasil: Presentan denuncia a Comisión Interamericana de DDHH

Entre salón y salón también hay guardianes, cada uno más poderoso que el otro. Ya el tercer guardián es tan terrible que no puedo mirarlo siquiera.”
Franz Kafka

Andrés Figueroa Cornejo  

Mauricio Hernández Norambuena, uno de los ex líderes de la formación política y militar antifascista, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (Histórico e independiente del Partido Comunista de Chile), que enfrentó con las armas a la dictadura cívico-militar de Pinochet tutelada por el imperialismo norteamericano durante 17 años en el país andino, lleva como prisionero político 14 años y 4 meses en las más crueles e inhumanas cárceles de alta seguridad de Brasil, bajo el llamado “Régimen Disciplinar Diferenciado” (RDD).

Mauricio Hernández, docente profesional y militante internacionalista de los pueblos, está acusado de la retención involuntaria del empresario carioca Washington Olivetto con fines de acopiar recursos con objetivos políticos. Hacia mediados de abril de 2016 fue trasladado por enésima oportunidad de penal, esta vez, a la Prisión Federal de Mossoró, en el interior de Rio Grande do Norte, a casi 6.000 kilómetros de Santiago de Chile. Cada transferencia penitenciaria comporta un empeoramiento de su situación en materia de aislamiento, abandono y negativos efectos en su integridad sanitaria.

Aprovechando la reunión en Chile de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH (1), el pasado 8 de junio, el abogado defensor de Hernández Norambuena en su país natal, Alberto Espinoza, el más prestigioso jurista chileno del área, presentó una denuncia a la institución. En ella se dirige al Secretario Ejecutivo del organismo, Emilio Álvarez Icaza, señalando que “En mi calidad de abogado peticionario del caso de la referencia (12.835) sobre Mauricio Hernández Norambuena, y atendido el estado actual del caso, solicito a usted que se agilice la tramitación de manera urgente en atención a que los hechos que dieron origen a esta denuncia no sólo se han mantenido, sino que se han agravado, toda vez que el régimen aplicado a mi defendido por el Estado de Brasil no ha variado (….), manteniéndose el Régimen Disciplinario Diferencial que sólo puede ser calificado como inhumano. A ello se suma la negativa a los beneficios carcelarios y los permanentes traslados de cárcel, sin previo conocimiento de sus familiares, provocando incertidumbre acerca de su paradero.”. Alberto Espinoza agregó que “solicito a usted una pronta tramitación de esta denuncia, emitiendo el informe de fondo, conforme al mérito de los antecedentes en contra del Estado de Brasil, considerando la vigencia y la actualidad de los hechos constitutivos de la violación de derechos fundamentales consagrados en la Convención Americana de Derechos Humanos”.

-Si se acoge rápidamente la gestión que presentaste a la CIDH, ¿qué curso toma la tramitación?
“La Comisión presenta un denominado Informe de Fondo, que es una suerte de denuncia que ella hace a laCorte Interamericana de DDHH en contra del Estado de Brasil por infracción a la Convención Americana de DDHH, por hechos constitutivos de violaciones de DDHH realizadas a Mauricio Hernández debido a las condiciones carcelarias en las que se encuentra.”

-¿Y cómo funciona la Corte Interamericana de DDHH?
“Hace un juicio. Esto es, asisten las partes, los testigos, se presentan las pruebas; acude la representación del Estado brasileño, hace sus descargos, también presenta sus pruebas. Luego alegan las partes, tanto las de Mauricio Hernández como las del Estado de Brasil, y finalmente la Corte emite una sentencia con carácter de resolución.”

-¿Qué fuerza legal tiene esa resolución si favoreciera a Hernández Norambuena?
“La de una sentencia de protección de DDHH que tiene todo el carácter vinculante del Derecho Internacional. De lo que carece es del imperio de hacerla cumplir forzadamente. No existe una especie de policía internacional que obligue al Estado a materializarla. Ahora bien, estas resoluciones tienen un peso sustantivo en el orden internacional porque todos los Estados están comprometidos a respetar los DDHH y sometidos a la Convención Americana de DDHH, como a cualquier tratado internacional. En consecuencia, los Estados no pueden ignorar sus resoluciones. De lo contrario, se ponen al margen del sistema.”

-¿Qué jurisprudencia inmediata hay al respecto?
“Por ejemplo, la denuncia de los Lonko mapuche presentada ante la CIDH por la aplicación de la ley antiterrorista que terminó con la condena en contra del Estado de Chile por parte de la Corte IDH. Ello significó que el Estado debió pagar una indemnización a los comuneros mapuche; se le ordenó publicar la sentencia y modificar aspectos de la ley antiterrorista. Se declaró que la ley antiterrorista correspondía a una normativa que no se ajusta a los estándares que legalizan el delito del terrorismo y un largo etcétera (2). En fin. Todo eso tiene un peso emblemático y en algunos casos, real. El Estado chileno canceló la indemnización y publicó a través de distintos medios de comunicación el fallo. Esto es, las condenas de la Corte IDH no son cualquier cosa para los Estados que las reciben.”

-Bien. Una cosa es el derrotero legal de la denuncia a favor de Mauricio Hernández por la conducta inhumana del Estado brasileño, independientemente del gobierno de turno que lo administre. ¿Pero qué ha pasado por el costado del Estado chileno y su gobierno?
“Nada. Sólo silencio y la indiferencia más absoluta. Es un hecho inexcusable frente a un caso de violación flagrante de DDHH en contra de un chileno que está preso en Brasil. El Estado chileno ni siquiera ha instado a Brasil respecto de la modificación del cruento régimen carcelario de Hernández Norambuena. En este sentido, sólo queda que las instancias competentes, como las comisiones de DDHH de diputados y senadores, la oficina de DDHH del Ministerio de Relaciones Exteriores, la Subsecretaría de DDHH del Ministerio de Justicia, efectúen un pronunciamiento.”

Durante la larga lucha de los familiares y de la coordinadora de amistad y solidaridad por la libertad de Mauricio Hernández Norambuena, se ha logrado concitar a favor de la causa justiciera del ex combatiente antifascista e internacionalista a numerosas personalidades nacionales e internacionales, como a agrupaciones chilenas y argentinas, con la exigencia de la liberación del prisionero político, y como mínimo, de su extradición inmediata a Chile. Entre los adherentes se encuentran la Confederación de Estudiantes de las Universidades de Chile (Confech); Tomás Moulian, Sociólogo, académico y Premio Nacional de Ciencias Sociales 2015; Gabriel Salazar, Historiador y académico, Premio Nacional de Historia 2006; Juan Pablo Cárdenas, Periodista, académico, Premio Nacional de Periodismo 2005 y Director de la Radio de la Universidad de Chile; Gabriel Boric, ex dirigente estudiantil y Presidente de la Fech, actual Diputado de la República; Alberto Mayol, Sociólogo y académico; Alicia Lira Matus, Presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (AFEP); Cristián Cuevas, dirigente social; Carmen Soria, de profesión ciudadana; Pablo Salas, realizador audiovisual; Víctor Hugo Robles (El Ché de los Gays), periodista y activista social; y las agrupaciones y personalidades argentinas, como la  Asociación Gremial de Abogados y Abogadas de la República ArgentinaNora Cortiñas y Mirta Baravalle, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; Alfredo Grande, Psiquiatra y psicoanalista, escritor y periodista, actor y director teatral; Osvaldo Bayer, escritor y periodista; el Equipo de Educación Popular Pañuelos en Rebeldía; laCoordinadora AnticarcelariaOscar Castelnovo, escritor y periodista; la Agencia para La Libertad; la Comisión Antirrepresiva y por los Derechos Humanos – Rosario; la Cátedra Popular Derechos en Clave HumanaCarlos Aznárez, Periodista y Director de Resumen Latinoamericano; Norman Briski, actor, director teatral y dramaturgo;Vicente Zito Lema, poeta, dramaturgo, periodista, filósofo, abogado y docente argentino; el Comité por los Presos Políticos y los Luchadores Sociales (Córdoba); la Liga Argentina por los Derechos del Hombre; Herman Schiller, periodista y luchador social; y muchos y muchas más.

Por su parte, las personas que componen la solidaridad chilena por la libertad de Mauricio Hernández han estado presentes en todas las manifestaciones públicas y marchas en ese país; han realizado foros-paneles en distintas zonas de Chile; protestas en el Ministerio de Relaciones Exteriores y otras dependencias gubernativas, murales y varios documentales explicativos sobre el caso. Junto al presente artículo, va la el URL de la producción del director y creador audiovisual, Antonio Vargas.

La solidaridad no afloja ni hace la siesta. Aunque muchos/as que ayer fueron furibundos anti-pinochetistas y aplaudieron en secreto las acciones más audaces del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, sin saber siquiera que entre sus mejores miembros estaba Mauricio Hernández, hoy le dan la espalda y lo prefieran hecho escombro humano, lástima sobornable, colaborador del acomodo y la traición. Allá ellos/as. Allá esa pobre gente. Intentan olvidar que las causas que transformaron a un hombre común y corriente en un sujeto extraordinario como Mauricio, se reproducen ahora mismo, orgánica y estructuralmente. Porque es la opresión barbárica y multiforme el propio movimiento que provoca la emergencia de sus libertadores/as. ¿Fantasía? ¿Que no ven lo que ocurre en territorio Mapuche, entre los jóvenes estudiantes y los trabajadores/as más castigados por los pocos que aún mandan? Cuando retornemos al futuro actualizado con las maneras del siglo XXI en Chile, NuestrAmérica y el mundo, y triunfe la Humanidad contra el saqueo, la especulación financiera, los privilegios endemoniados y la súper-explotación, allá y aquí, entonces la libertad conquistada les dará una oportunidad. La oportunidad de librarse de su condición transitoria de opresores/as y de regresar al horizonte desplegado de las y los comunes y distintos. Ese lugar donde alguna vez les dieron “la fraternidad hacia el que no conozco” y la hechura indestructible de no terminar en sí mismos/as.





Notas