viernes, 16 de septiembre de 2016

Colombia: “La realidad en los territorios no tiene nada que ver con un escenario de paz”

Entrevista con Gladys Rojas, lideresa y luchadora social y de los DDHH en Colombia

Andrés Figueroa Cornejo   

Gladys Rojas es parte del equipo de trabajo de la Corporación Sembrar, una agrupación de Derechos Humanos con un cuarto de siglo de trayectoria y que se desempeña prioritariamente en el sur del departamento de Bolívar, desde los tiempos más duros de la incursión paramilitar en esa región. Gladys es una luchadora social que inició su compromiso popular hace 30 años, trabajando en la alfabetización campesina. Hasta hoy acompaña a las comunidades agro-mineras en la zona y colabora con las víctimas de violaciones de los DDHH en materia psicosocial.
La Corporación Sembrar se articula nacionalmente con el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, con la Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia y con el Congreso de los Pueblos.

-Hoy Colombia está en el centro de la mirada latinoamericana e internacional debido al denominado Proceso de Paz. ¿Cuáles son para ti y para las organizaciones a las que perteneces, las condiciones de una paz genuina para los pueblos de Colombia?

“Puede sonar muy pesimista, pero cuando las y los líderes sociales estamos en terreno, viviendo el día a día junto a las comunidades campesinas, afro, indígenas, esa paz genuina no la percibimos. La realidad en los territorios no tiene nada que ver con un escenario de paz. En las regiones, las causas estructurales que originaron el conflicto social y armado en el país permanecen intactas. No existe ningún interés por parte del Estado colombiano de enfrentar esas causas sistémicas. Por el contrario, el Estado sólo tiene el interés de ‘adornar’ el país para venderlo a los intereses transnacionales. Y ante ese objetivo, el movimiento social e insurgente representa un estorbo. Por eso necesita neutralizarlo a como dé lugar.”

-¿Cuáles son esas causas estructurales?

“Consideramos que existen tres elementos estructurales que nos llevaron al conflicto social y armado. El despojo, la desigualdad económica y la exclusión política. Para nosotros una paz estable y duradera debe superar y resolver estos tres componentes.”

“Todas las reivindicaciones que hemos conquistado han sido mediante la movilización y la lucha. Y eso continuará siendo así.”

-Para reproducirse, el capitalismo  requiere de la destrucción incesante de capital. Si, precisamente, el Estado capitalista colombiano subordinado a los intereses pentagonistas, tal como en muchas partes del planeta, busca superar su feroz depresión y crisis mediante el extractivismo destructivo de humanidad y naturaleza, la deuda y la súper explotación del trabajo asalariado, ¿qué confianza tienen de que el gobierno de Santos acabe con las causas sistémicas que iniciaron y mantienen el conflicto en el país?

“Confianza, ninguna. Nosotros reconocemos que los acuerdos de La Habana son un paso importante en la construcción de la paz. Sabemos que significará salvar muchas vidas en Colombia. Sin embargo, la realidad nos indica que al movimiento social nada se nos regala. Históricamente, todas las reivindicaciones que hemos conquistado han sido mediante la movilización y la lucha. Y eso continuará siendo así, si es que deseamos una paz al servicio de los intereses del pueblo colombiano.”

“Falta la participación de las comunidades y de la población”

-En Chile, a inicio de los 90 del siglo pasado, el primer presidente civil post-dictadura, el demócrata cristiano Patricio Aylwin, a propósito de la lucha por la verdad y la justicia por los crímenes de la tiranía cívico y militar, acuñó la infeliz expresión de “justicia…en la medida de lo posible”. La frase de Aylwin, uno de los golpistas más destacados durante el gobierno de Salvador Allende, sigue vigente en Chile a causa de los pactos entre las facciones del poder para tornar intocables a Augusto Pinochet y a los principales artífices y hechores de la más sangrienta dictadura que registra la historia de mi país. ¿Qué ocurre sobre la paz en Colombia en este sentido?

“El Estado colombiano está por la paz, más que ‘en la medida de lo posible’, derechamente ‘a su medida’. Y en el área de los DDHH, según el proceso de los acuerdos de La Habana en lo que compete a la demanda de verdad y justicia, hay un enorme escepticismo y decepción entre las víctimas, debido a que el acuerdo pondrá en total impunidad a muchos responsables de los crímenes cometidos por la fuerza pública. De hecho, este proceso los colocará a salvo. En tal sentido, sentimos que los años de trabajo, lucha y sacrificio en vidas humanas por la búsqueda de la verdad y la justicia, han sido en vano. Muchos militares que logramos llevar a la cárcel a un altísimo precio en vidas, quedarán libres.”

-Entonces, ¿qué clase de paz es la de los acuerdos de La Habana?

“Una paz incompleta. Faltan otros grupos insurgentes que deben ser tenidos en cuenta. Pero, ante todo, falta la participación de las comunidades y de la población colombiana que han vivido los impactos de la guerra y que no han sido consideradas hasta ahora. Si a ello le agregas la no solución de las causas estructurales del conflicto, entonces el camino está por hacerse todavía. Vale señalar que nosotros en relación al próximo plebiscito, estamos por el ‘Sí Y Vamos Por Más’, entendiendo siempre los aspectos antes señalados.”

Se agudiza la represión

-Desde el denominado cese de las hostilidades acordado entre el gobierno y las FARC, entre el 26 de agosto y el 14 de septiembre de 2016, ya han sido asesinados más de una docena de líderes sociales y defensores de los DDHH, y amenazados de muerte muchos más. ¿Qué significan estos hechos cuando se habla de paz?

“Significa que cuando todos están distraídos con el discurso de la paz, las y los líderes sociales y luchadores de los DDHH que continúan su labor en los territorios son presa del paramilitarismo y la fuerza pública sin control que siguen operando en las regiones. En Colombia cada vez que se habla de paz, siempre hay guerra.Pensamos que esperarían los resultados del plebiscito antes de continuar aplicando la represión. Sin embargo, ya prevemos que la represión se agudizará a través de los grupos paramilitares y de la fuerza pública con la excusa de perseguir al Ejército de Liberación Nacional (ELN), que ahorita será un objetivo importante desde lo militar. En ese marco, el movimiento social y las y los líderes de las comunidades llevamos la peor parte.”

El amor eficaz

-¿Qué madera insobornable forjó al movimiento social en Colombia?

“La construcción cotidiana con las comunidades. Vivir sus alegrías y sus dolores, sus triunfos y derrotas. Nuestra convicción de que otro mundo es posible; un amor infinito por la libertad y la justicia, un amor eficaz.
Ahora bien, naturalmente el mérito no ha sido sólo nuestro. Hemos recibido el ejemplo de los movimientos populares chileno, ecuatoriano, argentino, cubano, venezolano, etc. Aquí existe una retroalimentación permanente que ha fortalecido todo el sentimiento de resistencia en América Latina.”

-Si la solidaridad es la ternura de los pueblos, ¿qué precisan de las y los luchadores sociales del Continente y del mundo en esta hora incierta?

“Que nos sigan acompañando en la creación de esa paz verdadera y necesaria para Colombia, y que perseveremos en el trabajo conjunto de construir una América Latina tal como la soñamos.”

lunes, 12 de septiembre de 2016

Chile. Marcha De la Memoria al Poder del 11 de septiembre de 2016: Actualidad y promesa

Andrés Figueroa Cornejo  

Con la participación diversas organizaciones políticas y sociales y más de 200 personas, se realizó el 11 de septiembre de 2016 la marcha ‘De la Memoria a la Victoria’ o ‘De la Memoria al Poder’, que se inició a las 11.00 hrs. en el Cementerio General y terminó en la Plaza de Armas de Santiago.

A diferencia de la caminata tradicional convocada por la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos que partió del centro de Santiago hasta el Cementerio General, la marcha de la ‘De la Memoria al Poder’ persigue no sólo exigir el fin de la impunidad, de los ‘pactos de silencio’ y de la política gubernamental de dejar en libertad a los contados funcionarios y militares presos por crímenes de lesa humanidad.  Frente al crimen y la tortura sin nombre, la ‘Marcha de la Memoria al Poder’ también exige justicia ante las violaciones de los derechos humanos y sociales cometidos desde el golpe de Estado de 1973 y que continúan hasta ahora, luego de 26 años de gobierno civiles.

Pero eso no es todo. La marcha De la Memoria al Poder, lejos de caprichos o competencias enfermizas respecto de la caminata tradicional, invierte su sentido porque, muy distante de cierta cultura martiriológica y victimista, reivindica la actualidad de la causa emancipadora de quienes cayeron antes y de quienes resisten ahora. ¿Y qué resisten? Resisten al capitalismo, al imperialismo, al patriarcado. Son militantes del ambientalismo consecuente, son mapuche y solidarios con la liberación y autodeterminación de los pueblos indígenas. Son migrantes empobrecidos. Luchan por las transformaciones estructurales en materias de súper-explotación del trabajo asalariado, contra el imperio de la deuda y la especulación financiera y comercial, contra el saqueo extractivista y la destrucción de la biodiversidad. Batallan por una educación gratuita, universal, de excelencia, y con un currículo al servicio de los intereses de las y los oprimidos y ya no de la reproducción del capital y la ganancia privada. Luchan por una salud pública con presupuestos adecuados y por un sistema de seguridad social basado en la solidaridad. Luchan contra el centralismo metropolitano y por la creación de poder popular como un punto de llegada complejo y sometido a la realidad de la situación genuina de la lucha de clases. Luchan por el derecho a la vivienda digna y contra la criminalización y represión del Estado capitalista y policial chileno. Combaten la alienación social promovida por los pocos opresores mediante la rica producción cultural de las y los oprimidos.

La marcha De la Memoria al Poder define su proyecto de sociedad tras las lecciones de lo mejor del socialismo revolucionario de Chile, el Continente y el mundo, y apurando aquello que todavía es preciso imaginar colectiva e individualmente. Sabe que nada está terminado y que la voluntad humana amalgamada y en acción es la variable determinante para cambiar la historia y descompensar las relaciones de fuerza que aún sostienen un régimen político agotado y un Estado antipopular. No se fía de manuales, de remedos, de caudillismos de ocasión. Confía y se resuelve en los modos y fuerzas concretas de la paulatina recomposición del movimiento social y popular a escala territorial y sectorial. No se autoproclama vanguardia ni pretende sustituir las distintas formas en las que se expresan las resistencias populares. Sabe que aún son pocas y pocos, pero también sabe que el futuro se desenvuelve de lo simple a lo complejo, de menos a más. Pero no por ello escasea la convicción de poder. Sólo que con los pueblos, todo, y sin ellos, nada. Esa marcha es pueblo.

La segunda marcha De la Memoria al Poder efectuada este año fue superior que la del año anterior. La Plaza de la Constitución donde se encuentra el monumento al ex Presidente Salvador Allende estaba blindada hasta los huesos policialmente, debido a lo cual la marcha alcanzó a llegar a la Plaza de Armas, a pocas cuadras de La Moneda. Ardiente paciencia, le llaman. Que las fuerzas sociales y políticas de las y los oprimidos no se reconstruyen de un día para otro y que ‘no hay revoluciones tempranas: crecen desde el pie’.

Para atesorar: la disciplina y sentido de cuerpo de la marcha. No fue un mosaico desarticulado de grupos mirándose hacia adentro. Fue un mismo proceso. Diverso y compacto a la vez. Igual horizonte de sentido y distintos modos de manifestarse. Finalizó con la entonación conjunta de La Internacional. No por nostalgia. Por lo perentorio de su emergencia.

Una promesa en medio de la confusión ambiental.

Fotos: Mario Aballai y Maricelu Ramírez

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Chile. “En la Universidad Alberto Hurtado rompieron su propio récord: 289 expulsados”


  • Entrevista con el Presidente de la Federación de Estudiantes de la entidad jesuita, Gustavo Orellana
  • Y más de mil no podrán continuar sus estudios por causas económicas

“Conozco este camino de memoria pero igual me sorprendo”
Mario Benedetti

Andrés Figueroa Cornejo  

El  movimiento estudiantil de la Universidad jesuita Alberto Hurtado (UAH) ha permanecido en el ojo del huracán de los medios masivos de comunicación dominantes. El objetivo: criminalizar, satanizar y aniquilarlo premeditadamente.
El reciente 3 de septiembre, la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH), máxima agrupación del sector en el país, se reunió en la sede de la  de la UAH para brindar su respaldo a las y los jóvenes perseguidos y sancionados.
El Presidente de la Federación de Estudiantes de la UAH, Gustavo Orellana Acuña, señala que “Los grupos que controlan la U son el Partido Demócrata Cristiano, la alta jerarquía de la congregación católica de la Compañía de Jesús, una fracción del Partido Socialista. Y la gente que representa esos grupos tiene en común provenir del ex Movimiento de Acción Popular Unitario (Mapu), un partido de izquierda en sus orígenes y que devino en un grupo de interés asociado al poder, al lobby profesional y a la inteligencia política (en términos de represión y control social). Por eso la dirección tiene tanto apoyo de la actual ministra de Educación, Adriana Delpiano, también ex Mapu”.
Y Gustavo añade que “El movimiento estudiantil en la UAH comenzó a formarse con seriedad el 2010, cuando se terminó el ciclo de federaciones impuestas por la dirección de la entidad con los partidos políticos de la Concertación (hoy Nueva Mayoría). Desde entonces las y los estudiantes logramos construir un petitorio histórico y por el cual seguimos luchando hasta hoy”.

-¿Qué demandas considera?
“Son tres puntos básicos. Terminar con el subcontrato y la tercerización de los servicios de aseo y guardias privados de seguridad. No para que dejen de existir esos servicios, sino que para que sean un cuerpo de trabajadores/as de la propia institución. Por otra parte, la democratización de la UAH y un gobierno triestamental (académicos, trabajadores, estudiantes) con voz y voto. Acá no existe ninguna instancia en la que podamos participar en las decisiones sobre la vida universitaria. Y por último, un financiamiento adecuado y la gratuidad universal. Al respecto, es preciso recordar que la UAH se define por su rol público, pero en la realidad las carreras, en promedio, cobran alrededor de 3 millones de pesos al año (USD4.470).”

GOLPE A GOLPE: LA POLÍTICA REPRESIVA DE LOS SUMARIOS A GRANEL

-La UAH tiene 18 años de vida. ¿Cuándo comenzaron a ser castigados por la autoridad?
“El 2010 fue expulsada la primera Federación de estudiantes democráticamente elegida. El argumento que usó la dirección fue que se les habían ‘perdido los papeles del crédito universitario’ de los miembros de la Federación. Como se trataba de estudiantes empobrecidos, fueron inmediatamente expulsados por incapacidad de pago del arancel.
Posteriormente, hubo una serie de sumarios (procesos punitivos jurídicos internos) en contra de dirigentes estudiantiles que se destacaban por ser organizadores del movimiento. El 2012 se produjo la primera toma de la UAH, donde también se realizó el primer ingreso de las Fuerzas Especiales de Carabineros (policía militar chilena) a las dependencias de la universidad.
El movimiento estudiantil, al igual que en todo el país, cobró mayor masividad, hasta que, desde las bases, llegamos nosotros a la Federación. Nuestro objetivo hasta hoy es recuperar la Federación para las y los estudiantes porque los dirigentes anteriores fueron siempre funcionales a los intereses de la dirección de la UAH, de los gobiernos nacionales de turno y del Estado. Luego de muchas dificultades interpuestas por las autoridades de la institución, logramos ganar la Federación en noviembre de 2015. A la semana de asumir el máximo organismo democrático estudiantil de la universidad, ya la dirección había sumariado a nuestro jefe de campaña. Hasta el momento en que llegamos a la Federación, la autoridad universitaria había sumariado a 8 estudiantes. Mientras tanto, rápidamente los estudiantes volvieron a la política universitaria, volvieron a llenarse las asambleas, los consejos de Federación volvieron a estar al servicio de las carreras. Ello comenzó a incomodar a la dirección.”

-¿Y cómo se expresa el malestar de los dueños de la UAH?
“Con más sumarios en contra de los estudiantes. A nuestro propio jefe de campaña se le hicieron tres sumarios consecutivos justo en días de exámenes. De ese modo, como no fructificaron los cargos falsos que le imputaron, entonces se le expulsó por razones académicas. En enero de 2016, temporada de vacaciones, fueron sumariados 8 jóvenes más, de los cuales 7 quedaron en situación de ‘condicionales’. Ahora bien, la política de los sumarios se basa en castigar a los estudiantes que solidarizan con los estudiantes sumariados anteriormente. Es el absurdo completo.”

NUEVO RECTOR INTENSIFICA LA REPRESIÓN
-¿Qué pasó con el rector Fernando Montes (S.J.)?
“Fernando Montes estuvo 18 años de rector  y en su gestión se registró la mayor cantidad de sumarios en contra de estudiantes de educación superior a nivel de país desde el retorno de los gobiernos civiles.  Después de Montes, en marzo de 2016, asumió la rectoría el decano eterno de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Eduardo Silva (S.J.). Su historial está marcado por la deslegitimación frente a los trabajadores. Sin embargo, a su investidura asistió incluso la presidenta Michelle Bachelet, dándole un respaldo gubernamental incondicional.”

-Entre el 9 de junio a principios de agosto de 2016 ustedes realizaron una movilización general…
“Siempre tras el petitorio histórico que levantamos. En el proceso de movilización se efectuó una toma y la autoridad desplegó toda su represión sobre nosotros. Una de las estrategias de criminalización en nuestra contra consiste en responsabilizarnos de supuestos daños sufridos por la UAH durante la toma. Para eso la dirección empleó montajes (armados) fotográficos muy pobres. También utilizó la amenaza de calificarnos académicamente con la nota mínima para intentar obligarnos a volver a clases sin ninguna demanda estudiantil cumplida, ni diálogo, ni negociación. Alrededor de un 25% del estudiantado fue castigado con las peores evaluaciones por seguir movilizado. La reprobación de una cantidad de asignaturas determinadas es causal de eliminación de la institución. En ese rango hoy existen 1.158 estudiantes, quienes quedaron en calidad de ‘condicionales’, mientras que, por lo mismo, fueron expulsados inmediata y formalmente 264 jóvenes (el 30 de agosto de 2016). Para las expulsiones primó un criterio político, independientemente de la excelencia académica de los estudiantes. El argumento fue la condición de representantes estudiantiles y su compromiso con las demandas del movimiento. Asimismo, el día de un plebiscito del movimiento estudiantil y durante una segunda toma de las dependencias universitarias, según un listado de las Fuerzas Especiales de Carabineros, se ‘individualizó’ a un grupo de 25 estudiantes a quienes se les acusó de los supuestos daños de la primera toma (!).”

-¿Y existen pruebas para semejante acusación?
“Ninguna. De los 25 jóvenes, tres fueron notificados de su expulsión y los otros 22 de la suspensión de un año (dos semestres), lo que, en los hechos, significa la expulsión porque se pierden las becas y la continuidad de los estudios. En general, de los casi 290 estudiantes sancionados en total, la inmensa mayoría somos jóvenes pobres. No podemos estudiar sin becas.”

MONTAJE MEDIÁTICO Y JUDICIAL, Y CRISIS INSTITUCIONAL
-El último día de agosto ustedes ingresaron a rectoría con un petitorio…
“En efecto. El rector Silva hasta ese momento, sólo había sostenido una reunión con la Federación estudiantil donde se limitó a reiterar sus negativas al diálogo. El ingreso a rectoría contaba con solicitudes bien sencillas: consensuar un nuevo reglamento de convivencia universitaria y formularlo triestamentalmente; consensuar un protocolo de movilización para evitar sanciones y represalias; y la reincorporación inmediata de los casi 290 estudiantes sancionados. El rector Silva, una vez más, se negó a todo y nos dijo que los tribunales de la UAH son autónomos, toda vez que sus miembros son designados por el propio secretario general de la institución, el demócrata-cristiano José Miguel Burmeister.”

-¿Cuáles son los poderes de José Miguel Burmeister?
“Todos. Es el nexo entre los grandes empresarios que forman el Consejo Superior de la universidad con la dirección. De hecho, Burmeister sesiona como secretario general en ambas instancias, cuestión que ni el rector puede hacer.”

-¿Quiénes son los ‘personajes’ más relevantes en el consejo superior?
“Eugenio Tironi (cabeza de un importante grupo económico del país); Andrea Vial (productora ejecutiva de Televisión Nacional de Chile); un miembro del grupo económico Saieh vinculado a la propiedad de bancos; el responsable provincial de la Compañía de Jesús, Cristian del Campo.”

-Ustedes caracterizan a la coyuntura de la UAH como situada en una crisis institucional…
“Con las represalias y sumarios, tres carreras ni siquiera tendrán egresados este año. Más de mil estudiantes no podrán seguir estudiando porque ya no tienen becas. Hay profesores que se han ido por cuenta propia y otros que han sido echados por apoyar la movilización. ¿No es una verdadera crisis institucionalidad que una universidad jesuita, la congregación del Papa; una entidad educativa que se dice sin fines de lucro y de carácter público, y que sostiene un relato progresista, humanista y de servicio a la comunidad, deje a su suerte a tantos jóvenes empobrecidos? Estamos hablando de una institución que sí recibe aportes del Estado para que estudiantes empobrecidos puedan estudiar. A estas alturas, aquí ya se perdió cualquier criterio académico y humano. Sólo prima la política de reprimir al movimiento estudiantil. La ministra de Educación, Adriana Delpiano públicamente apoyó al rector y sus medidas en nuestra contra. O sea, la crisis adquirió un carácter de Estado.”

-El miércoles 31 de agosto pasado, otra vez irrumpieron las Fuerzas Especiales de Carabineros a la universidad…
“A punta de golpes, lumazos, gases antimotines, dejando más de seis estudiantes lesionados de gravedad, y a una trabajadora migrante y subcontratada que además está embarazada, la que fue trasladada de urgencia a la Posta Central de Santiago. No contentos con ello, nos montaron sumarios a 25 dirigentes estudiantiles, entre ellos a tres de los cuatro miembros de la Federación. Ya habíamos sido sancionados antes de los acontecimientos descritos. El objetivo de las autoridades es claro: desfederar y destruir la organización estudiantil. A otro estudiante y a mí se nos procesó penalmente por ‘maltrato de obra de carabineros’, sin más pruebas que la declaración de un carabinero. Quedamos en la comisaría con orden de arraigo y firma mensual. El tribunal determinó 90 días de investigación. Carabineros actuó indiscriminadamente, agrediendo a varios periodistas.”

-Esta política represiva y criminalizadora, ¿sólo cae sobre ustedes?
“En absoluto. Ya van 20 estudiantes expulsados en la Universidad Diego Portales; 30 en la Universidad Cardenal Silva Henríquez; y otras y otros tantos en la Universidad Católica de Valparaíso y de Temuco, y en Universidad Viña del Mar. A ello se suma la política de desfinanciar a otras Federaciones estudiantiles de estudios superiores. En la Universidad de Magallanes la ministra de Educación llegó a destituir a la rectora Roxana Pey por manifestar públicamente su disconformidad con el incumplimiento de la gratuidad de la enseñanza proveniente del gobierno central.”

-Frente a esta política de Estado que reprime ‘ejemplarmente’ toda disidencia, y que, en tanto régimen político en crisis por la corrupción abierta refrendada en todas las encuestas a la población, ¿qué piensan hacer?
“Ante el autoritarismo, la corrupción, la represión, la ausencia de diálogo y democracia, sólo nos queda un camino: generar más organización y apelar solidariamente a un movimiento amplio de defensa de nuestros derechos. Y no abandonaremos la movilización. No lograrán que se naturalice la violencia del Estado en contra de las y los jóvenes que luchan por una causa justa.”

Artículos y entrevistas relacionadas
·         Otra vez los dueños de la jesuita Universidad Alberto Hurtado persiguen a los estudiantes,http://www.rebelion.org/noticia.php?id=206176
·         Jóvenes anticapitalistas ganan elecciones en la única universidad jesuita de Chile,http://www.rebelion.org/noticia.php?id=205861
·         Jesuitas en la encrucijada: espionaje y represión política en universidad chilena, http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=85571


domingo, 28 de agosto de 2016

Chile. Una línea política provisoria de las y los comunes

“Ni calco ni copia, sino creación heroica”
José Carlos Mariátegui

Andrés Figueroa Cornejo  

1.    ¿Por qué es preciso en Chile caminar hacia la formación de un Movimiento Amplio por los Derechos Sociales?

2.    Pueblo es aquel conjunto de fuerzas sociales conscientes y organizadas de acuerdo a sus intereses y derechos sociales y políticos históricos. El resto es población.

3.    Personas comunes significa ‘en colaboración con otros’, común o ‘de muchos’, bien común, comuna, soberanía, identidad, territorio, pertenencia, auto-movimiento, independencia y comunidad. ‘De todos’, socialmente público. Las y los sujetos comunes son la diversidad de individuos, comunidades y grupos sociales oprimidos que sufren la dominación de unos pocos y que en su desenvolvimiento del pensar-haciendo o hacer-pensando, adquieren consciencia de sus intereses y derechos. Lo anterior se enmarca en la contradicción objetiva de capital versus humanidad que signa la época en curso.
La contradicción capital versus humanidad tiene carácter orgánico, que supera, ampliando, la contradicción clásica de capital versus trabajo. De este modo, la contradicción orgánica de la época adquiera una materialización actualizada en la forma de Estado capitalista versus pueblos y ciudadanías. El Estado capitalista es la dominación, y los pueblos y la ciudadanía son la promesa de la superación de la dominación, o lo que es lo mismo, la promesa histórica de la liberación humana.

4.    Línea política comporta aquel instrumento que caracteriza, interpreta y orienta una práctica colectiva, y a un complejo multidimensional de intereses estructuralmente similares y accidentalmente matizados y distintivos. ¿A quién caracteriza, interpreta y orienta una línea política? A las realidades particulares y específicas en sus relaciones con las realidades mayores a escalas regionales, nacionales, continentales y mundiales.  Se trata de un conjunto de prácticas combinadas socialmente respecto del poder o de lo propio de la política, desde los intereses y movimiento concreto de lo popular y ciudadano (de las y los comunes) en un tiempo-espacio determinado, y que se encuentra en contradicción o en pugna con los intereses de la minoría opresora o bloque dominante que detenta el poder hasta ahora en Chile.

5.    ¿Cuál es en términos orgánicos (o sea, en términos de aquello más permanente o estructural) la composición del llamado ‘bloque dominante’? Los imperialismos o Estados capitalistas centrales del planeta que son una misma realidad inestable con el gran capital transnacional y con los grupos económicos nativos combinados con éste y a él subordinados. El Estado capitalista antipopular y ‘tutelado’ chileno (‘antipopular’ porque su despliegue, dominio y privilegios sólo le resultan posibles a costa de la opresión de los pueblos. Y ‘tutelado’ se refiere al rol decisivo que juegan las Fuerzas Armadas y policías en su sostén, reproducción y dominio). La alta oficialidad de las FFAA y policías. La alta jerarquía de las iglesias cristianas. El régimen político bipartidista que administra alternadamente el Estado. Y los medios masivos de comunicación.
Respecto de los medios masivos de comunicación, sólo se menciona como el recurso más visible y barato de formación de ‘sentido común’ u ‘opinión pública’ (que es opinión pública y privada). En este sentido, los recursos de la colonización subjetiva sobre las y los oprimidos y la alienación social e individual (‘extrañamiento’, o todo aquello que corresponde a los efectos colaterales de la dominación o que busca premeditadamente que las y los comunes posterguen la consciencia de sus intereses históricos), se encuentran desde la educación formal hasta el orden geopolítico y económico del territorio chileno y del territorio propio de los pueblos indígenas.

6.    Por ‘lo económico’, se entiende la plataforma y organización concreta y práctica producida históricamente por la humanidad y sus relaciones sociales. Lo económico no es un mero factor o infraestructura. Sus aspectos orgánicos son la producción, el intercambio y el consumo, como los momentos de un todo creativo en movimiento. Siempre desde una perspectiva no determinista ni mecánica. Comprendiendo que el orden económico en curso es posible de transformar dinámicamente a través de la política, de las contradicciones y crisis internas del capital, y de la voluntad colectiva y organizada de las y los comunes.

7.    Ciudadanía significa ‘sujeto de derechos’, aunque esos derechos todavía no sean conquistados.

8.    Lo que sigue corresponde a la tesis provisoria de una línea política de las y los comunes (pueblos y ciudadanía consciente de sus derechos) sintetizada en un Movimiento Amplio por los Derechos Sociales, independientemente de la seguidilla de incidentes electorales que se avecinan (municipales, parlamentarias, presidenciales). Se trata de una elaboración que depende del desenvolvimiento del movimiento popular y de la ciudadanía real y que debe trascender el mero accidente electoral e institucional. Tiene que ver con los brotes de recomposición del movimiento popular y ciudadano de las y los comunes, de su devenir, límites, condiciones y tendencias.

9.    ¿Por qué se habla de Movimiento Amplio? La amplitud aquí está determinada por los distintos momentos de las relaciones de fuerza entre dominadores y dominados. Como el aspecto políticamente decisivo en el proceso de recomposición del movimiento popular y ciudadano tiene que ver con sus intereses objetivos e históricos y su acumulación incesante de fuerzas sociales, la ‘amplitud’ o ‘lo amplio’ es la expresión comprensible de la constitución de fuerzas necesarias y suficientes para llegar a transformarse en poder soberano y beligerante respecto de su enemigo histórico y objetivo.
O sea, de acuerdo a la dimensión y tonelaje político reales del bloque dominante, no es posible que las y los comunes alcancen a cobrar el poder necesario y suficiente para hacerle frente  si su poder propio no  se funda sobre el ancho y profundidad más voluminosa, cuantitativa y cualitativamente, social y políticamente. Entonces, ‘lo amplio’ corresponde al acumulado de poder y de fuerzas que demandan sus propios desafíos.

10. ¿Pero quiénes son las y los comunes?  Las y los que luchan, las y los que resisten ante el sometimiento antipopular y anticiudadano del bloque dominante en sus diversas expresiones, y que en su despliegue práctico chocan con los intereses de la minoría opresora.
A saber: fracciones del pueblo trabajador ligados al extractivismo (minería, forestal, pesca, agro, etc.). Segmentos de pueblo trabajador subcontratados, tercerizados, volcados al cuentapropismo y a la denominada flexibilidad laboral. Franjas de pueblo trabajador inactivas (cesantes, semi-cesantes y jubilados/as). Asalariados/as en edad de jubilar, pero que no pueden por los sistemas vigentes de previsión, de salud, de vivienda, etc. Pueblo Mapuche y otras comunidades indígenas. Estudiantes de secundaria y de la educación superior. Ambientalismo consecuente. Comunidades territoriales y comunidades regionales. Comités de usuarios/as. Comunidad de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB). Antipatriarcado. Comunidad de discapacitados/as y de enfermos/as catastróficos. Agrupaciones independientes de Derechos Humanos.
Asimismo, pero de manera diferenciada respecto de las zonas sociales anteriores, y denominadas vulgarmente ‘sectores o clases medias’, se encuentran: Pequeños productores y comerciantes de mercancías y servicios, expuestos a las quiebras latentes y afectados por los precios impuestos por el gran capital. Profesionales de los mandos medios de la burocracia estatal y privada.
Unos más y otros menos, las clases asalariadas chilenas e indígenas (grupos humanos súper-explotados a través de la apropiación privada del excedente socialmente producido y bajo la contradicción capital/trabajo), fracciones y capas sociales numeradas antes, son objeto de la hegemonía mundial y chilena del momento financiero sobre el conjunto de momentos de la reproducción de las relaciones sociales del capital. ¿Cómo?  Mediante la industria de la deuda (crédito) y de la concentración oligopólica del gran capital.

11. En materia de relaciones de fuerza sociales y políticas entre la dominación (bloque en el poder) y las y los comunes, pueden distinguirse de manera simplificada tres momentos que son una sola totalidad no lineal, que son continuidad y ruptura, que son momentos inestables, dinámicos, sujetos de variables complejas:
a.    El movimiento real y concreto, popular y ciudadano, se manifiesta en un primer momento de un modo económico-corporativo (grupos de interés y sólo partes de una totalidad social oprimida y objetivamente intervinculada). Las diversas demandas y derechos sociales y políticos, cada una por su lado, desarticuladamente, perciben la unidad homogénea propia de su demanda particular y el deber de organizarse en torno a ella.  En Chile y en su historia reciente, y desde hace alrededor de poco más de dos décadas (mediados de los 90 del siglo XX), las expresiones económico-corporativas de éste momento de recomposición del movimiento popular y ciudadano se han notificado, por ejemplo, en las resistencias del Pueblo Mapuche; en las grandes movilizaciones del subcontratismo minero, forestal y pesquero; en el movimiento estudiantil y sus cimas concentradas el 2006 y el 2011; en los levantamientos regionalistas; en las luchas del ambientalismo consecuente; en las luchas territoriales por el agua; en las luchas territoriales por la vivienda y el suelo; últimamente, en las grandes movilizaciones en contra del sistema previsional de cotización individual, AFP; en los movimientos culturales independientes; etc. Se trata de luchas concretas, pero parciales y disgregadas. La superación de éste momento y del momento que le sigue depende de la actuación de las iniciativas de suscripción revolucionaria, camino a convertirse no linealmente, en el instrumento de la emancipación humana de los pueblos y la ciudadanía en Chile.
b.    Un momento superior corresponde al movimiento popular y ciudadano de signo político y económico. Él se caracteriza por la conquista de la consciencia de la unión y solidaridad de intereses del movimiento popular y ciudadano, aunque meramente económico. Esto es, se provoca la reunión de las luchas disgregadas en un nivel estrictamente economicista, o como si las reivindicaciones de carácter económico no tuvieran que ver con la política y el poder, salvo a modo de interpelación al Estado. Por ejemplo, se entiende en la acción y reflexión, que la resistencia del Pueblo Mapuche no es orgánicamente distinta a la demanda por la sustitución del sistema de AFP, o a la demanda de una salud pública de excelencia e integral, o de la demanda de una vivienda social digna y del suelo que la soporta, etc. Se advierte que las causas estructurales, en última instancia, de las carencias objetivas trasmutadas en demandas y acción directa y colectiva, son las mismas. Se postula el problema del Estado, pero acotado simplemente a la igualdad en los ámbitos jurídico-políticos respecto del bloque dominante y siempre dentro de los marcos establecidos por el Estado capitalista. Dicho momento, en la actualidad chilena, sólo es una promesa del desenvolvimiento del movimiento popular y ciudadano.
c.    Siempre en materia de las relaciones de fuerza entre el bloque en el poder versus las y los comunes, deviene el momento político entre estos últimos. O sea, que las demandas dispersas del movimiento popular y ciudadano (momento económico-corporativo), ya se encuentran sintetizadas mediante su reunión virtuosa, y que, por convicción social y solidaria políticamente, no basta el carácter restrictivamente económico de su desenvolvimiento para la conquista del conjunto articulado de los derechos sociales. Así, de manera dinámica y compleja, en medio de reyertas y pugnas internas, emerge como un resultado de la acumulación histórica y concreta del hacer-pensando de la totalidad del movimiento de las y los comunes, la voluntad política y de poder de que ahora el combate es por la apropiación y transformación colectiva del Estado.
En éste momento, en el movimiento de las y los comunes hegemoniza un compuesto o grupo social capaz de coordinar concretamente los intereses generales de los demás grupos sociales del movimiento popular y ciudadano. Así aparece de manera lógica y política, y a causa de los golpes represivos propinados en su contra por el bloque dominante, la necesidad de su blindaje y armadura material.

12. Si se conviene que el movimiento popular y ciudadano chileno se sitúa en el primer momento detallado arriba, entonces, hasta el instante en que se imprenta la presente línea política de las y los comunes,es posible proponer algunas tendencias condicionadas de su devenir.
i.              Considerando sólo el movimiento estudiantil de Chile como ejemplo, se advierte que las grandes asambleas y movilizaciones de secundarios y estudiantes de la educación superior, con vocerías revocatorias y el ejercicio de la democracia radical y participativa, devino paulatinamente en la delegación representativa de la soberanía de su poder legítimo originario. ¿Cuáles fueron las formas y estrategias que empleó el bloque dominante y su régimen político para contener, fragmentar, coaccionar y volver funcional  a sus intereses al movimiento estudiantil? Antes que todo, la incorporación de la demanda de educación gratuita, universal y de excelencia a su propio programa político, retornándolo licuado, desnaturalizado, despotenciado de sus formas y contenidos que inicialmente fueron disfuncionales al sistema dominante. Al mismo tiempo, la judicialización y criminalización de la protesta juvenil, con el fin de aislarla socialmente. La cooptación e institucionalización, mediante la corrupción, de los rostros más visibles del movimiento, integrándolos a su régimen político a través de cupos parlamentarios. Podrían mencionarse otras maneras más sofisticadas que abarcarían varios tomos. Ahora bien, el caso del movimiento estudiantil chileno (hoy en situación de latencia precaria), puede extrapolarse a los procesos de las luchas regionalistas, como las de Magallanes, Aysén, Chiloé. Otro tanto ocurrió con las luchas del pueblo trabajador ligado al extractivismo pesquero. O sea, se está frente a una batería de medios empleados por el bloque en el poder que, hasta ahora, ha conseguido sus objetivos. ¿Por qué? Debido a la todavía escasa consistencia orgánica y política del movimiento popular y ciudadano.
ii.            En este sentido, de no superarse el momento económico-corporativo de la paulatina recomposición del movimiento popular y ciudadano, su máxima proyección sólo puede aspirar, en el mejor de los casos, a reformas sistémicas que terminan por subsumir las demandas originales y originarias.
iii.           ¿Cómo el movimiento de las y los comunes supera el momento económico-corporativo? ¿Qué ocurre con los activos de suscripción revolucionaria que se desenvuelven en medio del actual momento? Más allá de su condición de minoría, las iniciativas de suscripción revolucionaria no han jugado un rol preponderante capaz de disputar todavía la hegemonía en la orientación del movimiento de las y los comunes. ¿Por qué? Porque, en general, carecen hasta hoy, de un proyecto político post-capitalista y socialista de acuerdo a las condiciones nacionales, regionales y mundiales del actual estadio de la humanidad; carecen de un análisis concreto de la realidad concreta; de una estrategia de poder acorde con lo anterior; y de  tácticas según esa estrategia. Ahora bien, aunque en Chile todavía no exista el partido de la emancipación humana (porque la necesidad de su aparición no ha llegado a ser perentoria), sí se requiere del conjunto de personas, mujeres y hombres, dispuestas por voluntad y sentido, a desarrollar las tareas políticas y orgánicas que inicien su construcción. Esto es, las iniciativas de suscripción revolucionaria tienen el desafío de colocarse a la altura del movimiento real de las y los comunes, conforme a las condiciones señaladas.
iv.           En cambio, es posible observar que las direcciones políticas de otras formaciones de carácter progresivo, pero que no persiguen la superación del modo de producción capitalista (independientemente de que en su interior existan grupos de personas que sí abrazan la superación del capitalismo), efectivamenteavanzan a niveles de coordinaciones políticas fabricadas para terciar en medio del duopolio del régimen político del bloque en el poder, tras la representación de los intereses de la ciudadanía. Se trata de sectores y fracciones sociales que alcanzan horizontes mayores de acuerdos políticos. En Chile y el mundo, tal cual como en otros momentos de la historia, los compuestos políticos progresivos se preparan para la constitución de alianzas del tipo ‘frentes amplios’ (como Podemos en España y Syriza en Grecia).
¿Qué son los ‘frentes amplios’ (FA)? Complejos de organizaciones políticas cuyos programas electorales contemplan reformas tendientes a mejorar las condiciones de vida de las y los comunes, sin transformar su condición de oprimidos.
¿Cuál es la diferencia estratégica entre la política de los ‘frentes amplios’ respecto del ‘Movimiento Amplio’ aquí postulado? Que los FA son compuestos puramente institucionales cuyas fuerzas están subordinadas a proyectos inmediatos en el campo de la lucha electoral y política al interior de la normativa jurídica y de fuerzas del bloque en el poder. En cambio, un ‘Movimiento Amplio’, estratégicamente, es la forma que adopta, en sus distintos momentos, la lucha de las fuerzas sociales y políticas concretas y reales que buscan hacerse de todo el poder, modificando de manera orgánica y estructural la totalidad del orden establecido se acuerdo a sus propios intereses históricos y objetivos.
En Chile, actualmente los FA convocan a diversas corrientes de pensamiento. Sus liderazgos provienen de las movilizaciones universitarias institucionalizadas; otros, de las luchas sindicales recientes; de demandas regionalistas; y de los denominados ‘políticos díscolos’ o críticos progresivos de la Nueva Mayoría. Dentro de los marcos establecidos por el régimen político del bloque en el poder, los FA buscan renovar la política, reformar aspectos problemáticos del presente orden de cosas y concursar en la hegemonía del descontento ciudadano. Si alcanzan una sintonía representativa de las demandas sociales, y una conducción colectiva integradora que logre sustraerse de la política del duopolio, los FA pueden entrar a competir desde ahora a cinco o diez años, en la alternancia, cohabitación y repartición de los espacios político-electorales, siempre encuadrados por el régimen político dominante.

13.  ¿Por qué la presente línea política de las y los comunes postula la formación de un Movimiento Amplio de Derechos Sociales?
La voluntad colectiva radicalmente transformadora de las y los comunes y sus tareas inmediatas entienden el movimiento popular y ciudadano como uno y lo mismo que el Movimiento Amplio por los Derechos Sociales pendiente. Esto es, comprenden y trabajan en la articulación y unión de las demandas populares y ciudadanas de las y los comunes, a nivel local, provincial, regional y nacional. Establecen coordinaciones colectivas participativas, revocables y radicalmente democráticas. Aspiran a la construcción de una red nacional e internacional de medios de comunicación independiente y en todos formatos, y donde tengan existencia real. Dedican una porción significativa de su accionar a la alfabetización política bajo la orientación irrestricta de los intereses históricos de las y los oprimidos, acentuando su quehacer en todas y cada una de las partes que hacen las fuerzas sociales concretas y específicas que componen el movimiento popular y ciudadano chileno actual (resumidas en el punto 10).
Las iniciativas de suscripción revolucionaria se vuelcan a las tareas del instrumento de la emancipación humana, social y política, desde el propio Movimiento Amplio de los Derechos Sociales. Pero ni como vanguardia autoproclamada, ni  como retaguardia estratégica. En consecuencia, actúan según los modos y los tiempos determinados por el propio desenvolvimiento interno del movimiento popular y ciudadano en su proceso de constitución autónoma en contradicción con el bloque en el poder y mediante la forma del Movimiento Amplio por los Derechos Sociales.
Hasta septiembre de 2016, no es posible que las formaciones de suscripción revolucionaria salgan del testimonio marginal y lleguen  a jugar algún papel preponderante en el movimiento popular y ciudadano en curso, si no se colocan sobre sus hombros, realizan las labores teóricas y prácticas (que corresponden a un momento único) arriba descritas. Y marginalidad no es la imposibilidad de participar necesariamente en los incidentes electorales establecidos por el régimen político del bloque dominante, sino que la no presencia prevalente en el movimiento concreto de las y los comunes.
Los deseos jamás orientan el movimiento real de las y los comunes. En cambio, las voluntades reunidas de quienes persisten en transformar radicalmente la sociedad, sí.

Agosto-Septiembre de 2016

sábado, 30 de julio de 2016

Golpe a la Libertad de Prensa en Chile: Periodista de HispanTV es judicializado

·         El comunicador social Leonel Retamal fue detenido por la policía arbitrariamente el 28 de julio y al día siguiente fue formalizado judicialmente. ¿Objetivo? Amedrentar a la prensa independiente que existe en el país y agredir al periodismo que disiente de los intereses del poder. Que nadie sepa, que nadie hable, que nadie se mueva.
 
Andrés Figueroa Cornejo   
 
El 28 de julio pasado, en medio de una protesta de estudiantes de secundaria por los incumplimientos de la administración de la Nueva Mayoría sobre materias educacionales, las Fuerzas Especiales de Carabineros (policía-militar) de la 19º comisaría de la comuna de Providencia se encargaron de la represión contra las y los jóvenes, y en un nuevo atentado sobre los derechos fundamentales de las personas, detuvieron al periodista y corresponsal de HispanTV en Chile, Leonel Retamal, en pleno cumplimiento de sus funciones profesionales.

Entre los varios uniformados que metían en un carro blindado a un estudiante “por sospecha” (1), se encontraba el capitán Nelson Bersezio Toro quien de manera particular se ensañó contra el periodista Leonel Retamal mientras el profesional cubría el arresto del joven. En una nueva violación de la libertad de prensa e información en Chile, el comunicador social fue detenido también. La situación ocurrió entre un forcejeo de un contingente de policías bien adiestrados y apertrechados para reprimir gente, y un comunicador social sin más poderes que suscredenciales de la Secretaría General de Gobierno y del Colegio de Periodistas que lo identifican como profesional de la prensa. Como es recurrente, la coacción blindada del Estado hizo caso omiso de su propia legislación. La violencia del orden es el orden de las cosas. Y el orden de las cosas es la expresión de la opresión organizada institucionalmente desde arriba contra todo disenso por abajo.

Al día siguiente, en los Tribunales de Justicia, el periodista Leonel Retamal fue formalizado, según la fiscal, porque en medio del incidente el comunicador habría golpeado al capitán Nelson Bersezio “tres veces en el pecho, no provocándole lesiones a él, pero si resultó dañado el fijador de la cámara GoPro que ‘la víctima’ llevaba en su pecho”. Los supuestos golpes propinados por el comunicador al policía militar habrían sido con el monopie que portaba y que sirve para sostener la cámara periodística de su compañero que estaba en otro sitio en ese momento. En el relato absurdo y pobre, la fiscal aseguró que el uniformado avaluó por cuenta propialos daños al fijador de la cámara en $30 mil pesos (USD46). Y para la acusación contra Leonel Retamal no hay más testimonio ni testigo que el del propio capitán Bersezio. Finalmente la jueza del tribunal, Ely Cecilia Rothfeld,   acató la investigación de los hechos solicitada por la fiscalía, con un plazo de 30 días para la entrega de pruebas. Al menos permitió la libertad del periodista durante ese mes. Menos de media hora duró el acto judicial.
 
“Lo que yo veo aquí es un ataque artero a la libertad de prensa”
 
Fuera de la sala, Leonel Retamal informó que “recién me acabo de enterar de los cargos por los que fui detenido y ahora formalizado. Durante las cientos de manifestaciones que he cubierto con el equipo de HispanTV, jamás me había pasado algo así”, y añadió que “espero que en el juicio se pruebe lo inverosímil de la acusación. Lo que yo veo aquí es un ataque artero a la libertad de prensa. Lo cierto es que carabineros impide el trabajo de la prensa de mil formas.”

Por su parte, la Presidenta del Colegio de Periodistas, Javiera Olivares, manifestó su apoyo al reportero y criticó el accionar de Carabineros. “Nos parece gravísimo, preocupante y atentatorio contra un derecho pilar de toda democracia, como es la libertad de expresión y el derecho a la información de la ciudadanía, que se proceda a una detención violenta y se juzgue a un periodista que estaba ejerciendo su trabajo” y agregó que “Cuando un trabajador de las comunicaciones ve que se vulnera su integridad física, evidentemente intentará defenderse. No debería ocurrir eso, no es comprensible que en una democracia los comunicadores tengamos que defendernos para realizar nuestro trabajo. Estamos desarrollando un quehacer que es necesario para el sistema democrático, informar sobre las manifestaciones de la ciudadanía, ¿y qué recibimos? Represión del Estado”.
Consultado por las fotos que enseñó la fiscal con el fin de inculpar a Leonel Retamal, su abogado defensor, Rodrigo Román, afirmó “que la foto mostrada por la fiscalía es el congelamiento de un video. Lo que se me viene a la cabeza es que conforme a lo que señala la RAE, un montaje es una apariencia de algo que se cree que es. Si de un video uno hace una captura de imagen podría parecer que Leonel agredió a un policía, pero lo que hay acá es el relato falaz de un policía”.

Inmediatamente después del control de detención, organizaciones como el Colegio de Periodistas, la Asociación de Corresponsales de la Prensa Internacional, la Unión de Reporteros Gráficos y Camarógrafos de Chile, la Asociación de Reporteros Independientes (ARI), la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC) y la Corresponsalía de HispanTV en Chile acudieron a La Moneda a entregar una carta dirigida al ministro Marcelo Díaz, donde manifestaron su rechazo a la detención de Retamal y solicitaron un pronunciamiento del gobierno por los reiterados hechos de hostigamiento a los trabajadores de la comunicación. Asimismo, indicaron que no se descarta acudir a tribunales u organismos internacionales que puedan intervenir en esta situación.
 
Notas