viernes, 13 de julio de 2018

Chile / Mapuche. “Si el Machi Celestino muere hacemos responsable al gobierno de Sebastián Piñera”

Andrés Figueroa Cornejo  
El Machi Celestino Córdova cumplió un mes y medio de su segunda huelga de hambre cuyo fin inmediato es que, tras 5 años de cárcel condenado sin pruebas en el llamado caso Luchsinger-Mackay en La Araucanía, el Estado chileno le permita salir a su rewe (lugar sagrado) durante 48 horas para renovar su salud espiritual y la de su comunidad. Cristina Romo, quien hace parte de la Red de Apoyo de la autoridad religiosa mapuche, sentenció que “si Celestino muere hacemos responsable al gobierno de Sebastián Piñera”.
-¿Cuál es el estado de salud de Celestino Córdova?
“El lunes 9 de julio, mientras se realizaba una rogativa colectiva al interior de la cárcel de Temuco por el nuevo año mapuche y para restaurar las fuerzas del Machi, por órdenes superiores y sin aviso ingresaron al recinto donde estábamos un numeroso contingente de la unidad de antimotines de gendarmería que, sin mediar razones, violentamente nos arrojaron balines, proyectiles lacrimógenos y gas pimienta. La acción represiva no tuvo explicación alguna, toda vez que quienes acompañábamos al Machi estábamos concentrados en una práctica espiritual de recogimiento y serenidad. De hecho, el Machi estaba en condición de trance cuando incluso él fue víctima de la violencia uniformada. Si el Machi ya tenía problemas graves de salud, luego de lo ocurrido han empeorado.”
-¿Tuvo consecuencias de otro tipo la represión de gendarmería?
“Al Machi se le castigó con un mes de incomunicación carcelaria. Está solo, en huelga de hambre y sin derecho a visita durante ese tiempo. De hecho, e inmediatamente después de la represión, la autoridad penal no permitió ni siquiera el ingreso a su celda del Instituto Nacional de DDHH, una entidad del propio Estado de Chile. Hoy no existe ningún control de la evolución del estado de salud del Machi Celestino. Por su parte, a las y los voceros de nuestra autoridad ancestral se les impuso la prohibición de visitarlo hasta por un año.”
Asimismo, Cistina Romo indicó que “las comunidades en resistencia del Wallmapu han manifestado toda su solidaridad y su voluntad de realizar movilizaciones de apoyo”.
-¿Y qué han dicho otras visiones religiosas, considerando la especificidad espiritual de la demanda del Machi?
“Han hablado a favor de Celestino la iglesia evangélica pentecostal que está en Temuco, la comunidad Rastafari, Krishna, mientras que la jerarquía católica ha guardado un silencio absoluto”.
El viernes 13 de julio, Cristina Romo, junto a organizaciones de DDHH y sociales, solicitaron en la Intendencia de Santiago la autorización para realizar el próximo 22 de julio una marcha familiar, unitaria, masiva y solidaria con la causa del Machi Celestino y en contra de la ofensiva militarizada del Estado en territorio mapuche.
Por otro lado, la Presidenta de la Agrupación Nacional de Familiares de Ejecutados Políticos, AFEP, Alicia Lira, quien acompañó a la comitiva a la Intendencia, expresó que “no sólo el gobierno de nuevo irrespeta los tratados internacionales sobre los derechos de los Pueblos Originarios, sino que además intensifica la criminalización en territorio mapuche con tecnología, maquinaria de guerra y fuerzas militares antiterroristas que mandó a prepararse en Colombia, a través del ridículamente llamado ‘Comando Jungla’ (las junglas sólo existen en climas tropicales), cuya cobertura es la persecución de narcotraficantes, pero que en la realidad opera contra las resistencias y disidencias políticas y sociales del Estado. Esa fuerza fue ‘capacitada’ por los oficiales estadounidenses que reinan en Colombia y donde hay 8 bases militares de EEUU. Sin embargo, en Chile no existe el terrorismo. Esa figura ha sido usada y abusada como excusa para reprimir impunemente a los pueblos en lucha, y como distractor para intentar tapar los escandalosos robos de la alta oficialidad de Carabineros y del Ejército”.
Igualmente, la representante del Movimiento por el Agua y los Territorios de la capital chilena, Francisca Fernández, señaló que “estamos frente a un evento de la más profunda gravedad. Una autoridad espiritual originaria, por necesitar practicar su religiosidad, está en riesgo de muerte. El gobierno carece de voluntad de diálogo. Aquí se está violando hasta la libertad de culto que se encuentra inscrita en la Constitución. Para la corrupción institucional hay plena libertad, mientras que para el pueblo mapuche hay plena represión. De la misma forma, consideramos que falta que más y más sectores sociales se sensibilicen ante lo que pasa en el territorio mapuche. La plurinacionalidad y pluriculturalidad debe asumirse en la práctica concreta”.
Por su parte, el dirigente de Salud para Todos, Robert Espinoza, dijo que “nos violenta la discriminación, la represión y el racismo que el Estado comete contra el pueblo mapuche”.
-¿Qué tiene que ver un movimiento que lucha por el derecho a la salud con la reivindicación del Machi Celestino Córdova?
“Todo, porque está en juego la vida. En Chile la salud es una mercancía, es decir, un servicio que persigue únicamente la ganancia privada. La sanidad mapuche está siendo vulnerada, al igual que la de todos los chilenos. Y en particular sobre la causa del Machi Celestino, estimamos que es indispensable que no sólo se le permita ejercitar su espiritualidad permitiéndosele que visite su rewe, sino que tiene que estar en libertad. No hay pruebas reales que lo incriminen en ningún delito y, por tanto, su cautiverio no tiene ninguna justificación”.

martes, 12 de junio de 2018

Chile. Persecución y prisión política: De las sangres, todas

Andrés Figueroa Cornejo 

“Pueblo es la letra, pueblo la ventana, / la cosecha, la escuela, el canto y la palabra; / y suyos son los combates, / suyos los deberes / y el derecho incesante / de alumbrar la tierra / con el incendio de las cárceles”
Patricio Manns

El 8 de junio, los familiares y amigos por la Vida y la Libertad de Mauricio Hernández Norambuena, antifascista y combatiente internacionalista chileno, hace casi 17 años prisionero político en las cárceles del Brasil, organizaron un foro en las dependencias de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, donde participaron el vocero de la Coordinadora Arauco Malleco, Héctor Llaitul; el revolucionario Jaime Castillo Petruzzi; y los abogados de DDHH, Alberto Espinosa y Rodrigo Román. La cita fue bienvenida por el presidente de la Fech, Alfonso Mohor.

“En la figura del hermano Mauricio Hernández Norambuena se puede expresar todo lo que podemos decir sobre la persecución y la cárcel política”, sentenció el vocero de la Coordinadora Arauco Malleco, CAM, el líder mapuche Héctor Llaitul.

“Por eso arranco con un homenaje a Mauricio. Por el sentido que tienen los distintos diálogos entre mapuche y no mapuche para compartir las luchas por los derechos de nuestros pueblos. Seguramente Mauricio Hernández tendrá noticias de este encuentro, del cual considero un honor participar”, agregó Llaitul.

-¿Desde dónde hablas?

“Desde mi condición de vocero de una organización mapuche autonomista, revolucionaria, la CAM. Por eso mi voz se dirige a la persecución y prisión política de mi Pueblo Nación Mapuche. Y les transmito con la autorización debida, el abrazo de dos grandes líderes de mi pueblo que hoy padecen la prisión política: el Machi Celestino Córdova y Facundo Jones Huala. Celestino está actualmente en huelga de hambre por retornar a su rewe (lugar sagrado), reclamo integrado al ámbito de nuestra espiritualidad antigua. Así es como nosotros levantamos una concepción desde nuestra historia propiamente mapuche y somos un aporte al combate de la humanidad por su libertad plena. La lucha del Machi Celestino no proviene del mundo de la razón instrumental occidental, sino que de un mandato de nuestra espiritual ancestral, de nuestras fuerzas y energías. De la naturaleza, que es el mundo con el que convivimos y que debemos defender. Tiene que ver con la esperanza, con la vida, con la justicia. Debido a ello, el Estado chileno le niega a Celestino la visita a su rewe. La institucionalidad de Chile sabe que de nuestras prácticas culturales, simbólicas, espirituales, provienen fuerzas tales que permitirían a nuestro pueblo proyectar un proceso de liberación.

Asimismo, hablo por la voz del lonko del puelmapu, Facundo Jones Huala, también prisionero político en huelga de hambre, esta vez, castigado por el Estado argentino. Facundo desde muy joven sintió una gran identidad con nosotros, y con el tiempo y con su compromiso, cobró altura en nuestro pueblo. Nosotros, los weichafe (combatientes), tal vez logremos alcanzar algún día un rol de mayor importancia, cuando se defina mejor el estado de beligerancia, como fue en antaño. Por ahora, para reconstruir ese tejido social, político, simbólico, cultural y espiritual, las figuras presentes de nuestras autoridades ancestrales nos son de vital importancia. Facundo se resignifica como tal en el desenvolvimiento de la lucha misma. A pesar de la cárcel.”

-¿Qué significa persecución política para el mapuche en lucha?

“No sólo el acoso y la persecución a una propuesta o línea política. Tiene que ver con aquello que nos alimenta en medio de una lucha absolutamente desigual y de desventaja estratégica, como la que han sufrido las y los revolucionarios en todos los campos, cada vez que luchamos contra el sistema capitalista y sus Estados opresores. En nuestro caso, la emancipación mapuche y sus medios, no pueden ser comprendidos sin la unidad con su espiritualidad.”

-¿Se inscriben en la lucha por la libertad de todas y todos los seres humanos?

“Nos queremos liberar, pero de acuerdo a nuestra condición compleja de mapuche. Y esperamos reciprocidad, como la que tenemos nosotros ante cualquier desarrollo liberador de los oprimidos de cualquier pueblo. En consecuencia, rodeamos a nuestros hermanos internacionalistas, antifascistas, anticapitalistas, que están en distintas prisiones. Me sumo a la causa libertaria de la América Morena, del Abda Yala, de la América Indiana. Me hago uno con la solidaridad de todos los pueblos que hoy resisten y que mañana también lo harán.”

-Tú has sido un prisionero político…

“Me ha tocado la hora de pasar por la cárcel y, quizás, venga otra vez. La lucha de nuestro pueblo se encuentra en proceso, y nuestra organización, la CAM, está comprometida con dotar de continuidad a lo que hemos sostenido. Los mapuche nos encontramos frente a una oportunidad histórica. Si nos derrotan ahora, nos derrotarán para siempre. Sólo entonces puede entenderse nuestra definición de un autonomismo revolucionario, conforme al contexto de agudización de la beligerancia que se ha instalado en el wallmapu, con sus formas criminalizadoras, racistas, militarizadas, en contra de nuestras reivindicaciones históricas y prácticas de resistencia. Sobre todo cuando la gobernanza capitalista neoliberal tiene la fuerza que todos conocemos.”

-¿Y qué ocurre con la propuesta política de la CAM?

“Ella es la que se persigue y encarcelada cuando se encarna en militancia. Únicamente así se explican la llamada Operación Huracán y la ley antiterrorista. Sobre esta última, ya habrán oído las modificaciones que quieren hacerle a la actual normativa. Es una herramienta del Estado en contra del Pueblo Nación Mapuche, pero no es exclusiva para nosotros. Lo que sucede en el wallmapu es lo que le ocurrirá al movimiento popular chileno. Cuando Piñera asumió el gobierno chileno fue al territorio nuestro a plantear las modificaciones a la ley antiterrorista. El fascismo le llama la “modernización” de la presente legislación. Pero los pueblos sabemos que se trata del perfeccionamiento de la represión en contra de todas y todos quienes nos enfrentamos al sistema capitalista y al Estado opresor.”

-¿Qué proponen desde la CAM ante el “perfeccionamiento” de la represión?

“Unificar criterios entre los distintos movimientos organizados que pugnan por la libertad y la conquista de derechos sociales. ¿Cómo hacemos un frente común ante las arremetidas criminales del Estado chileno? La ley antiterrorista no puede quedar en manos del congreso chileno. Debemos echar a andar una discusión entre los propios movimientos organizados para resolver cómo encararla. Por ejemplo, yo me enteré por la prensa que estaba en medio de una causa judicial de la cual luego fui sobreseído. Un procedimiento jurídico de espionaje, de sabotaje informático. Supuestamente, otra persona y yo teníamos la capacidad de hackear al jefe de la Inteligencia y de la unidad operativa que funcionaba en el wallmapu. Así como también podíamos hackear e infiltrar al fiscal jefe de alta complejidad encargado de la persecución penal contra la resistencia mapuche. ¡Imagínense! Posiblemente, a través de este montaje, el objetivo era condenarme por asociación ilícita terrorista. Piñera quiere imponer ahora la figura del “terrorista informático”, del “terrorista individual”. Se habla de judicializar “la apología de la violencia” para perseguir las ideas. Observen los alcances que pretenden hacerle a la ley antiterrorista. Incluso dicen que, ya una vez resueltas las condenas por terrorismo, los acusados carezcan de la posibilidad de obtener su libertad, bajo el sistema intrapenitenciario. Se trata de iniciativas que buscan golpear a los militantes, a las organizaciones que vamos a luchar por nuestros pueblos. Gracias al acompañamiento y a la solidaridad hemos conseguido parcialmente frenar esta ley. Sin embargo, se está creando un escenario social, político y mediático que puede favorecer los cambios a una ley que, para todos nosotros, es una creatura al servicio del fascismo.

Y respecto de la Operación Huracán, consideramos que fue diseñada no para castigar a un grupo en particular que estaba realizando una acción específica, sino que la finalidad del montaje fue poner en rodaje un medio para enfrentar cualquier propuesta política anticapitalista y revolucionaria en el mundo mapuche. Estamos hablando de más de 200 teléfonos móviles intervenidos ilegalmente; y de 60 supuestamente de manera legal. Una de las modificaciones a la ley antiterrorista, precisamente, consistiría en la legalización de las intervenciones telefónicas indiscriminadamente. De hecho, si algún artista me saludó en un evento público y me envió un saludo por mensajería móvil, a ese artista también le intervinieron el teléfono y fue involucrado en el montaje estatal.

La represión quiere ahogar a una organización mapuche que está visibilizándose.
Lo cierto es que el poder, hasta el momento, siempre ha tomado la iniciativa en nuestra contra, y no existe un pronunciamiento de la opresión organizada al respecto. En ese sentido, insto a la comprensión de que la prisión política es otra trinchera de lucha. Y la cárcel no nos debe atemorizar. La valentía y convicción de nuestras prisioneras y prisioneros políticos, más allá del proyecto liberador específico, es una forma de resistencia activa. Con ese entendimiento venceremos y nos levantaremos diez veces.”

“Todas las personas que fueran hechas desaparecer y ejecutadas, primero fueron prisioneros políticos”

Uno de los abogado históricos de la defensa de los DDHH en Chile, Alberto Espinosa, actualmente jurista del ex combatiente antifascista e internacionalista chileno Mauricio Hernández Norambuena, quien sufre un cautiverio de casi 17 años en los calabozos más destructivos del Brasil, distinguió dos momentos que contiene la condición de prisionero político, “como víctima y como luchador social, a la vez.  El prisionero político es una víctima de la persecución de los aparatos del Estado mediante la tortura, los tratos inhumanos y degradantes. Asimismo, es sometido a un enjuiciamiento cuyos procedimientos legales no existen, como el derecho a la defensa y a ser oído en un marco de garantías mínimas. Las normas que recibe son básicamente represivas, como la justicia militar, las leyes antiterroristas, la ley de seguridad interior del Estado o la doctrina de la seguridad nacional. A mí no me gusta la perspectiva del prisionero político como víctima”.

-¿Por qué?

“La acción de la justicia está determinada por la política dispuesta por los poderes fácticos. Sin embargo, yo observo al prisionero político como un luchador social porque su práctica está asociada a una concepción de transformación profunda de la sociedad tal como la conocemos. En general, en Chile fueron perseguidos y prisioneros políticos aquellos que constituyeron, en distintos roles, las fuerzas sociales que explican la Unidad Popular de Salvador Allende. ¿Por qué? Porque la Unidad Popular se presentó como un proyecto de sociedad distinto a la supremacía de las relaciones sociales capitalistas. Todas las personas que fueran hechas desaparecer y ejecutadas, primero fueron prisioneros políticos. Se trata de la gente que, como luchador y luchadora social, estuvo comprometida con el cambio radical de la sociedad. Luego están las y los prisioneros que asumieron la resistencia ante la represión de la dictadura cívico militar. Allí yo conocí a los prisioneros políticos en su situación de combatientes y revolucionarios del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, del Partido Comunista, del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, del Mapu-Lautaro. Asimismo, y desde tiempos anteriores a la fundación del Estado chileno, se encuentran las y los prisioneros políticos mapuche.”

-¿En qué se diferencia el PP mapuche del no mapuche?

“Yo no veo ninguna distinción sustantiva. La condición de luchador social es la misma. Es el mismo Estado el que reprime física y simbólicamente a la resistencia y a las reivindicaciones de derechos sociales arrebatados. La cárcel estatal es un medio de los intereses privados condensados en un Estado burgués que está subordinado a los intereses de las clases sociales dominantes, de los grandes grupos económicos, del gran capital. Es el mismo comportamiento que adopta frente a los derechos sociales conculcados de la población sobre la salud, la educación, la vivienda, el trabajo, los servicios básicos.”

“Ambas derechas han reprimido de igual manera al pueblo mapuche y a las y los luchadores sociales chilenos”

El abogado defensor en los últimos años de miembros del Pueblo Nación Mapuche, Rodrigo Román, manifestó que “la prisión política es preciso tratarla desde el Derecho Penal Político en tanto forma por excelencia de control social y legislación antiterrorista. Esa ley se hizo en los 80 del siglo XX para perseguir a la resistencia más resuelta contra la dictadura, principalmente proveniente del MIR, del FPMR y del Lautaro. Hoy, esa misma ley se aplica a la resistencia mapuche en el wallmapu, esta vez, mediante un remake edulcorado formalmente”.

-¿Cuál es la finalidad de la ley antiterrorista?

“Combatir a los combatientes. Primero durante la dictadura, luego durmió un rato, y el 2006, en el primer gobierno de Michelle Bachelet, fue la repuesta ante la ofensiva emancipadora del pueblo mapuche, y trasladada al sur de Chile, a zonas rurales. Y se expresa de manera concentrada y caricaturesca en el caso Luchsinger-Mackay, donde en la primera y segunda resolución judicial fue tratado como un caso común de incendio con resultado de muerte, pero en su tercer momento, los jueces abiertamente se han sometido a los poderes de los ricos y poderosos, aplicando la ley antiterrorista.” (El presente texto se editó antes de que los hermanos Tralcal fueran condenados a cadena perpetua por el caso mencionado.)

-¿Y quiénes califican esos hechos?

“Los más ricos entre los ricos de la región, los grandes latifundistas agrupados gremialmente. ¿Qué ocurre entonces? Que quienes han sido calificados de transgredir la ley antiterrorista deben pasar largos períodos en la llamada “cárcel preventiva”, que en la práctica funciona como condena anticipada. Estamos hablando de más de 200 mapuche que han debido sufrir la prisión preventiva antes de ser absueltos. La ley antiterrorista “a la chilena” no es tolerada internacionalmente, y hasta la propia Corte Suprema del país (que no tiene nada de progresista), ha acusado los visos de ilegalidad que contiene esa ley.
Tanto la ley antiterrorista como la ley de seguridad interior del Estado son usualmente invocadas en contra de la disidencia política. Sin embargo, hasta los juzgados de diversos lugares de Chile coinciden con nosotros en que, bajo un Estado de Derecho, existen normas básicas que no pueden ser violadas por las presiones políticas. Las normas mencionadas tienen que ver con la actuación de las policías y las fiscalías, instituciones que muchas veces operan fuera de la ley.”

-¿Por ejemplo?

“En el bullado caso Huracán, donde se imputó de asociación ilícita a personas mapuche sobre la base de la intercepción de las mensajerías de la telefonía móvil. Y ahora ocurre que, en menos de un mes, la fiscalía va a formalizar judicialmente a toda la plana mayor de la Inteligencia de la policía, justamente por el delito de asociación ilícita. En otras palabras, en muy poco tiempo, los mapuche acusados sin pruebas y luego absueltos del delito de asociación ilícita, verán en el banquillo de los acusados, por la misma figura jurídica, a los mandarines de la Inteligencia de Carabineros. Y en este caso, ya nosotros, los abogados de DDHH, no actuaremos como defensores de los mapuche, sino que de querellantes en contra de la policía.”

-¿Qué otras herramientas ha usado el Estado policial chileno en contra de las disidencias sociales y políticas?

“La ley de control de armas y explosivos. Las llamadas “bombas molotov”, empleadas históricamente desde hace más de un siglo en la resistencia de los pueblos del mundo y de los pueblos de Chile, no estaba considerada dentro de la ley de control de armas y explosivos. Sin embargo, desde el 2005, el gobierno de Ricardo Lagos Escobar las incluyó en la ley de control de armas y explosivos. Y en el 2017 la bomba Molotov tomó el estatus de cualquier arma en general, y, por tanto, con el mismo nivel de penalización. De hecho, los jóvenes estudiantes y luchadores sociales, en cantidad innumerable, han sido sancionados por ello. Incluso, antes de probar el porte de botellas con combustible, las y los chicos pasan por la prisión política, y luego son absueltos.

Por otra parte, y en el colmo del cinismo pragmático y sin principios de la institucionalidad política, muchas autoridades de la Nueva Mayoría que hasta hace tres meses, cuando aún eran gobierno, usaron la ley antiterrorista en contra de los mapuche, en la actualidad dicen solidarizarse con los mismos mapuche que criminalizaron. Al final del día, lo cierto es que ambas derechas han reprimido de igual manera al pueblo mapuche y a las y los luchadores sociales chilenos.”

“Mauricio Hernández Norambuena está enfrentando en primera línea al Estado burgués brasileño y mundial”

Jaime Castillo Petruzzi, combatiente internacionalista, ex militante del MIR y del peruano Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, fue prisionero en el país de Mariátegui durante 23 años y en octubre de 2018 cumplirá dos años de su libertad y retorno a Chile.
“Estoy muy identificado con la causa de la vida y la libertad del compañero Mauricio Hernández Norambuena. Yo no viví los años 90 en Chile, entonces llegar a la sede de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, ubicada en lo que fuera un centro de detención de la Dirección de Inteligencia Nacional de la dictadura, es profundamente emocionante. Y agradezco el nombre nuevo que tiene esta calle: José Carrasco Tapia, periodista, miembro del Comité Central del MIR, luchador inagotable, prisionero político y asesinado por la tiranía. También quiero reconocer públicamente a Héctor Llaitul, a quien vi por primera vez, mientras lo detenían, por la televisión de mi celda.”

-¿Qué se le pide al prisionero político?

“Dignidad y coherencia. Por eso considero que Mauricio Hernández Norambuena resume esos valores. Hoy, y desde hace mucho, está enfrentando en primera línea al Estado burgués brasileño y mundial. Él se encuentra en las peores condiciones carcelarias imaginables; recibiendo un mínimo de visitas. Y cuando uno está prisionero lo que más necesita saber es que afuera la gente no se olvida de nuestra condición. No olvida que la lucha nuestra no fue en vano. Es preciso acompañar al prisionero político mediante la solidaridad.”

-Después de tantos años fuera de Chile, ¿Cómo viste al país a tu regreso?

“Lo que pude constatar al poco andar fue lo dispersas que están las familias rodriguista, mirista, lautarista, libertaria. Entonces la cuestión es cómo integrar nudos que apoyen la lucha radical por los DDHH, la lucha consecuente por la libertad de nuestros pueblos. Lo que se observa son “capillas políticas”, incapaces de salir de su metro cuadrado. Si no nos unimos, no le hacemos ni un solo rasguño al Estado.”

-¿Qué es la prisión política hoy?

“Tiene el rostro de los mapuche encarcelados y la pregunta sobre qué hacemos nosotros por ellos, además de las manifestaciones ocasionales. Lo verdaderamente importante es la organización que les ofrezca solidaridad permanente a los prisioneros.”

“Aprovecho de enviarles dos saludos: uno de los compañeros prisioneros políticos del MRTA en el Perú, Víctor Polay Campos, Miguel Rincón Rincón, y Lucero Cumpa Miranda. Y el segundo, de los compañeros venezolanos de la Coordinadora Simón Bolívar, en la voz grabada del periodista y diputado chavista, Juan Contreras”, dijo Jaime Castillo justo antes de presentar el audio, luego de lo cual añadió que “luchamos por la liberación del continente de todas las sangres, sin fronteras ni Estados opresores; sin ejércitos que hagan carne de cañón con nuestros pueblos. La sociedad socialista latinoamericana, primer paso al comunismo en Nuestramérica, tiene que ser nuestro horizonte desde ya.”


miércoles, 23 de mayo de 2018

Chile. Trabajadores de bebestibles enfrentan dura negociación con Luksic, el grupo económico más poderoso del país


·        La primera respuesta de la empresa fue rechazar todas las demandas laborales

·        Entrevista con el Presidente del Sindicato Nacional de la Viña San Pedro-Tarapacá, Mario Olivares

Andrés Figueroa Cornejo  
La Compañía de Cervecerías Unidas, CCU, nació en Chile, en 1902. En la actualidad, la empresa es una de las industrias del grupo económico Luksic, el más poderoso del país, y que extiende la producción, circulación y venta de sus mercancías y servicios por casi todo el cono sur de Latinoamérica (Argentina, Bolivia, Colombia, Paraguay, Uruguay). Sus intereses más conocidos están ligados a la especulación financiera y al extractivismo primario exportador. El grupo empresarial controla negocios mineros, financieros, energéticos, TV, forestales, alimenticios, ferrocarriles, que le reportan ganancias de cifras siderales. De hecho, el dueño del holding, Andrónico Luksic, ocupó en el 2018 el número 80 de los individuos más ricos del planeta que publica la revista Forbes, con una fortuna que asciende a los 16.300 millones de dólares, más de un 60% sobre lo contabilizado el año anterior (10.100 mil millones de dólares).
El Sindicato Nacional de la Viña San Pedro-Tarapacá hace parte de la Federación Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Holding CCU-Heineken, fundada en mayo de 1959, y que agrupa a 20 sindicatos, más del 60% de los asalariados organizados de la corporación. El presidente del Sindicato San Pedro-Tarapacá, Mario Olivares, señala que la proliferación de sindicatos “se debe a una estrategia jurídica del gran capital en general, y de la firma en particular. Desde hace tiempo, como una forma de contrarrestar la fragmentación de los empleados, la Federación ha ido implementando de manera parcial, negociaciones conjuntas entre varios sindicatos, presentando el mismo proyecto de negociación colectiva al mismo tiempo. De este modo, nuestra política primero funde en los hechos agrupaciones sindicales distintas, y luego de los procesos colectivos, en sus aspectos jurídicos. Por ejemplo, los sindicatos que representan a los empleados de la Comercial CCU actualmente están presentando unidos un mismo proyecto colectivo o petitorio. Lo mismo ocurre con los dos sindicatos más importantes del área de producción de las plantas de la CCU (Quilicura y Temuco). Nuestro sindicato se agrega a esta táctica, levantando prácticamente en fechas similares, el proyecto de demandas. El objetivo es caminar hacia la unidad en todos los planos. Ello conlleva a que, ante la eventualidad de una agudización del conflicto, seamos capaces de constituir una fuerza social que golpee más fuerte en la relación antagónica de capital y trabajo”.

-¿Qué hace diferente la actual negociación respecto de las anteriores?
“Se han afiliado a nuestro sindicato muchas personas de otras entidades (existen 7 sindicatos en la empresa) porque ven a nuestra organización con una orientación leal a sus propios intereses y derechos colectivos. Ello es resultado de la práctica inequívoca y sin vacilaciones de lo que durante largo tiempo nosotros hemos entendido como labor sindical. Lamentablemente, aquello que debería ser lo habitual, en gran parte del sindicalismo chileno es la excepción. Y me refiero a los directorios corruptos que convierten la vocación sindical en una oportunidad de beneficiarse personalmente. Son ese tipo de comportamientos las que más dañan la organización eficaz y necesaria de los intereses del conjunto de las y los trabajadores desde que tengo memoria.”

-¿Cuáles son las demandas fundamentales de las y los trabajadores de la Comercial CCU?
“El área comercial de la CCU está formada principalmente por su fuerza de ventas, y tiene como reivindicación central la modificación del método que usa la empresa para establecer la parte variable del salario. Los trabajadores carecen de toda injerencia en el segmento variable de su renta, que, por lo demás, es su fracción mayor en relación a la parte fija. Se trata de un tema cardinal, toda vez que el riesgo asociado a la comercialización de las mercancías recae por completo en el vendedor y no en la compañía.”

-¿De qué manera?
“A través de las metas y las variables que define unilateralmente la firma. Ello atenta directamente contra los salarios.”

Co-participación y fin del traspaso del riesgo empresarial al trabajador

-¿Pero cómo funciona el salario variable?
“Existen una suerte de tablas, pero que concretamente no operan como comisiones. La empresa estructura variables ligadas a la venta, sin embargo, a las y los vendedores no se les paga por lo que venden, sino de acuerdo a si cumplen o no ciertos índices, y cada uno de ellos tiene una puntuación distinta. Entonces, para que los vendedores alcancen a fin de mes un salario medianamente “razonable”, deben cumplir con el conjunto de ítemes donde algunos de ellos no tienen que ver con la gestión del trabajador, sino, por ejemplo, con la situación del mercado; del tiempo de la distribución de las mercancías; o de las estrategias de la competencia. En otras palabras, al vendedor se le asigna un puntaje que no puede controlar a través de su quehacer laboral, pero que sí redunda contra su sueldo. En consecuencia, lo que demandamos es que las y los empleados seamos partícipes del diseño de las variables y puntajes mediante propuestas bien concretas. Buscamos co-diseñar con las áreas comerciales de la empresa un sistema más justo, y donde no se transfiera el riesgo de la empresa a nosotros. Contrario a lo que pueda pensar alguien respecto de lo que ganan los vendedores del holding CCU, su salario mensual promedio es de alrededor de $600 mil pesos (943 dólares).”

-¿Y qué productos comercializan los vendedores?
“Una cartera de bebestibles que comprende cerveza, vino, pisco, bebidas de fantasía, agua mineral, y sólo para la venta del mercado interno.”

La explotación de los operarios productivos

-¿Y cuáles son las reivindicaciones del área productiva de la firma?
“Básicamente consisten en el mejoramiento de las condiciones laborales para que los operarios dejen de trabajar como hace 200 años atrás. Los empleados de las plantas productivas están laborando entre 12 y 14 horas diarias sin parar, intentando incrementar su remuneración. Entonces, con el fin de que los asalariados agrícolas tengan tiempo para vivir, estar con su familia, recrearse, estamos exigiendo que se reduzca la cantidad de tiempo de explotación, manteniendo los mismos sueldos. Las tecnologías incorporadas a las líneas productivas de las viñas de la CCU son de última generación. Así y todo, los obreros tienen que reventarse en jornadas brutales para llegar a un salario mensual que, en promedio, se encuentra en los 400 mil pesos (639 dólares). Ello significa un daño sanitario feroz. Entre los operarios hacen fiesta el estrés y la depresión.

-Una planta productiva no se detiene nunca…
“En efecto, y como funciona las 24 horas, todos los días, los empleados deben hacer turnos rotativos. ¿Pero qué sucede? Si algún operario no llega a trabajar en la hora de su turno debido a una licencia médica, por ejemplo, el trabajador que viene de una jornada de 12 a 14 horas es obligado a quedarse en la planta para sustituir el trabajo de su compañero que se ausentó por enfermedad.”

Los procedimientos

-¿Cuáles son los tiempos de la negociación colectiva?
“Están sometidos a la legalidad vigente de la Reforma Laboral del gobierno nacional anterior. Los proyectos colectivos ya se presentaron a la empresa y luego a la inspección del trabajo, dependiente del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social. Nosotros entregamos el proyecto de negociación el viernes 11 de mayo, y desde esa fecha la compañía tiene 10 días para realizar una contrapropuesta (22 de mayo). Allí es cuando realmente comienza la negociación colectiva entre las partes: la que representa a la firma y la comisión que representa a los trabajadores sindicalizados. Desde ese momento, acordamos entre las partes en qué tiempos y cuántas veces a la semana nos reuniremos a negociar, durante los 45 días que dice la ley que contamos para esos efectos.”

-¿Qué ocurre si las y los trabajadores, luego de los 45 días de negociación, no están de acuerdo con los términos del proyecto colectivo, o no comparten la respuesta a sus demandas entregada por la empresa?
“En ese caso, las y los empleados deben votar esa última “oferta” empresarial. Si votan que sí están conformes, finaliza el proceso bajó esos términos. Pero si votan que no, significa que estamos por utilizar el recurso histórico del trabajo: la huelga. Ella tiene 5 días para hacerse efectiva. En esos 5 días continuamos negociando, e incluso la empresa tiene la facultad legal de solicitarnos otros 5 días más de negociación, si es que los empleados acceden. Y luego de pasado ese tiempo, se puede llegar a la figura de la “mediación”, que es una instancia situada en la dirección del trabajo, y que persigue conciliar un acuerdo entre las partes en conflicto. Y si en ese espacio no nos “allanamos” a un acuerdo, simplemente nos queda hacer efectiva la huelga”.

Las relaciones de fuerza y la incertidumbre frente a la Reforma Laboral

-¿A nivel de los trabajadores organizados y no organizados del país, cuáles serían las consecuencias del éxito o no de la negociación que hoy protagonizan?
“Nosotros hemos analizado algunos de los últimos conflictos sindicales en Chile, especialmente el de la aerolínea Latam, y a nuestro juicio los compañeros dirigentes de los asalariados de Latam cometieron algunos equívocos. Si bien la Reforma Laboral contiene conceptualmente algunos principios consagrados en la Carta Universal de los Derechos Humanos, como el derecho a negociar colectivamente, el derecho a huelga, a la titularidad sindical; sin embargo, esos principios no se concretizaron en un articulado basado en las negociaciones reales. Debido a ello, los principios mencionados no están regulados ni normados, cuestión que permite a la patronal, que es la parte más fuerte hoy entre el capital y el trabajo, utilizar la Reforma Laboral para custodiar sus intereses privados.”

-Los factores de fuerza e incertidumbre son clave en el actual proceso de negociación…
“De hecho, desconocemos si, producto de los ocurrido en los conflictos laborales más bullados del último tiempo y que se han resuelto en un fracaso para las y los trabajadores, la CCU del Luksic adoptará la misma conducta. Como nos contamos entre los primeros sindicatos que luchan bajo la nueva Reforma Laboral, enfrentamos grandes interrogantes.”

-¿Qué dificultades han encarado antes de la propia negociación?
“Por un lado, que con la complicidad de un directorio pro empresa de la CCU, la compañía extendió los beneficios al resto de los trabajadores de la unidad corporativa que representa ese sindicato, lo que atenta directamente contra las organizaciones de los empleados que sí luchamos por los intereses genuinos de la clase trabajadora. ¿Por qué? Porque si lo obtenido en una negociación se extiende a funcionarios no organizados, entonces se aminora la fuerza de la propia condición sindical.
Por otro lado, nosotros ya ganamos en la dirección del trabajo que la CCU no es una “empresa estratégica”, lo que significa que no es preciso que hayan empleados que, en la eventualidad de una huelga, tengan que seguir trabajando, hecho que debilitaría a la huelga misma.”
A la hora de publicar la presente entrevista, la primera respuesta de la empresa a la propuesta de proyecto colectivo de las y los trabajadores fue rechazar cada una de las demandas sindicales.

jueves, 3 de mayo de 2018

Chile. Exigen fin de la impunidad en Ministerio de Justicia, mientras estudiantes secundarios son violentamente detenidos por policía militarizada

Andrés Figueroa Cornejo  

Por la mañana del 3 de mayo, la Coordinadora de Derechos Humanos y Sociales se apostó en las puertas del Ministerio de Justicia para denunciar las políticas de impunidad y violaciones sistemáticas de DDHH a lo largo de Chile.

La vocera de la Coordinadora y Presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, Alicia Lira, señaló que "no es posible que se liberen y suavicen las penas de los más grandes genocidas de la historia del país, militares y agentes de la tiranía de Pinochet, mientras por otra parte se militariza la zona de resistencia mapuche, y se persigue, vigila y tortura a cualquier clase de disidencia social y política".

Alicia Lira llamó a una gran marcha en contra de la impunidad para junio de este año, y se manifestó en contra "de la mantención de prisioneros políticos mapuche, de jóvenes chilenos víctimas de montajes policiales; la extradición infinita de luchadores sociales de los tiempos de la resistencia antidictatorial; y la prisión de combatientes antifascistas, como Mauricio Hernández Norambuena, cautivo en Brasil."

Secundarios bajo fuego

Mientras tanto, y también durante la mañana, en el Internado Nacional Barros Arana, colegio público de Santiago, se realizó un verdadero operativo policial de quirúrgica organización, y concertado con algunos  inspectores del propio establecimiento educacional y el canal de TV público, TVN.

En un armado brutal, las Fuerzas Especiales de Carabineros ingresaron al colegio, disparando a corta distancia bombas lacrimógenas al cuerpo de los menores de edad, perdigones de goma, e incluso reprimieron a los muchachos con sus cascos y escudos. Inmediatamente, detuvieron a 16 estudiantes y los trasladaron a la tercera Comisaría de Santiago-Centro.

Junto con los policías, como en los peores tiempos de la tiranía cívico militar, entró un equipo de TVN, canal público de televisión, y transmitió en vivo y luego en sus noticieros, el arresto de los menores.

El Presidente del Centro de Estudiantes del Internado Nacional Barros Arana, INBA, Benjamín Sepúlveda, señaló que, "no es primera vez que pasa esto. O sea, no es un hecho aislado, sino que se trata de la política sistemática de un Estado capitalista opresor que sabe que la educación que se nos da en el INBA es de excelencia. Un lugar donde los jóvenes nos hacemos críticamente de los conocimientos necesarios para entender un Chile donde todo los derechos sociales se han vuelto una mercancía. Es decir, a palos y munición tratan de aniquilar la inteligencia".

Las fuerzas de carabineros dependen directamente del Ministerio del Interior y de la Municipalidad de Santiago, cuyo alcalde pertenece al mismo conglomerado de ultraderecha que actualmente administra el Estado. Asimismo, TVN es el canal "de todos los chilenos", que se financia con los impuestos altamente regresivos del conjunto de la sociedad, como el IVA. El equipo de TVN que entró al colegio junto con la policía merece la más grande reconvención ética por prestarse para hechos como los relatados.


martes, 1 de mayo de 2018

Chile. Todas las opresiones y los corazones en el Primero de Mayo independiente y de lucha

Andrés Figueroa Cornejo

Más de 30 mil personas marcharon y se agruparon en la actividad organizada en Santiago de Chile por la Central Clasista de Trabajadoras y Trabajadores. Pese a la clásica represión de la policía militarizada, a diferencia de otros años, la caminata y el acto pudieron concluir exitosamente. Un brote esperanzador del movimiento popular. Un fuego en la noche capitalista.

Antonio Kadima es un trabajador de la cultura popular y anticapitalista, y desde hace décadas sostiene el Taller Sol, en el cascarón antiguo de la metrópolis del país andino. También es parte de los ex prisioneros políticos y torturados del ex cuartel Borgoño que funcionó durante la tiranía con el fin de abatir a la resistencia antifascista. “Esta marcha es fruto de años de construcción. Y la gente de la cultura ha aportado señalando con su práctica que las cosas sí pueden lograrse, sumando voluntades”, y añadió que, “el futuro se organiza hoy día mismo, y no cuando triunfe alguna revolución. Más en una época donde prima la confusión, y nos preguntamos qué es la izquierda, dónde está, y si en verdad, existe. La marcha entonces funciona como un referente orientador ante la duda reinante. Aquí no está la verdad. Pero sí la promesa del debate creativo entre todas y todos. Los trabajadores de la cultura, de la producción simbólica, combinamos la labor intelectual con la lucha en la calle. Nuestro papel fundamental es intensificar la contradicción pueblo / capitalismo, y además, propiciar la discusión fraterna al interior de la propia izquierda anticapitalista”.
El presidente del sindicato SGS-CIMM T&S, asociado a la minería del cobre, y miembro de la Unión Clasista de Trabajadores, Ramón López, indicó que, “nuestro objetivo inmediato es político: crear la Central de la clase trabajadora, independiente del Estado, del sistema de partidos políticos que expresa los intereses del capital, y de los propios grupos económicos nacionales y transnacionales, que gozan privadamente de la riqueza que sale de nuestro trabajo”.
-¿Cuál es la diferencia entre ustedes y la Central Unitaria de Trabajadores, CUT?
“La CUT es una manifestación de los intereses de los grandes grupos económicos, y aunque no lo digan, se evidencia en su política. Por ejemplo, la CUT participa de la mesa entre el Estado y la Confederación de la Producción y el Comercio, el gremio patronal, para fijar el salario mínimo. Y el salario mínimo actual es prácticamente la mitad de lo que necesita un empleado para sobrevivir sin endeudarse. O sea que la CUT avala ese monto y esa política antilaboral, entre otras.”
“Los de arriba predican lo importante que es la familia, pero nos explotan tanto que nos prohíben convivir con las nuestras”
Miguel Méndez es presidente del sindicato de los trabajadores de la Importadora Café do Brasil, una comercializadora alimenticia de marcas como Marco Polo. “Nosotros hemos pasado dos negociaciones colectivas donde los patrones no nos han dado nada de lo que exigimos”, y agregó que, “aunque el costo de la vida aumenta a diario, la empresa mantiene los sueldos congelados. Y en nuestro sector ganamos tan poco que la mayoría tiene que desempeñarse en dos trabajos. Somos trabajadoras y trabajadores jóvenes, los más precarizados. Nos contratan por el sueldo mínimo y debemos cumplir más funciones que las convenidas porque la importadora compra cada vez más productos. Hay una relación inversa entre lo que nos pagan y las utilidades de la compañía. Nosotros creemos que habría que dar una lucha masiva por el aumento del salario mínimo y por los derechos sociales, como salud, vivienda, educación, trabajo seguro y digno, recreación, servicios básicos baratos. Además, como mis compañeros laboran en dos trabajos, ni siquiera pueden ver a sus familias, mientras que los de arriba nos dicen que la familia es lo más importante. Predican lo que nos prohíben con la súper explotación a la que nos someten”.
Por otra parte, el presidente del sindicato de trabajadores a honorarios del Ministerio de Vivienda, Carlos Villalobos, apuntó que “los trabajadores más precarizados del Estado solidarizamos con todos los sindicatos de base que se encuentran aquí y que están por levantar un referente de identidad de la clase trabajadora a nivel nacional, que se apoye en las luchas actuales.”
La enseñanza y los modos del trabajo actual
El Observatorio de Políticas Educativas de Chile, Opech, es una organización vinculada a la investigación y a la producción de conocimientos sobre la enseñanza. Uno de sus fundadores, Rodrigo Cornejo, participó en la marcha.
-¿Por qué estás en la actividad?
“A esta marcha hay que asistir cuando uno pueda, y aquí me ves con mi hijo Camilo. Ahora bien, después de los movimientos estudiantiles del 2006 y 2011, quedó al desnudo un sistema educativo de mercado, elitista, segmentador socialmente, clasista en el peor de sus sentidos. Lamentablemente, los gobiernos de centro-izquierda intentaron hacer reformas, pero sin la voluntad de atacar el meollo del asunto. De esta manera, terminó complejizándose el mercado y a la vez, fortaleciéndose. Hoy existe más competencia entre las escuelas y entre los estudiantes. Y ocurre que a las niñas, niños y jóvenes más empobrecidos y medios, los hacen competir entre ellos y subordinarse a evaluaciones estándares y funcionales al gran empresariado, como el Sistema de Medición de la Calidad de la Educación, Simce.”
-¿Y qué pasa en los colegios particulares destinados a los grupos sociales más privilegiados?
“En esos establecimientos, cuyas colegiaturas a veces se pagan en Unidades de Fomento, UF, o francamente en dólares, hay gimnasia, filosofía, artes, integralidad de la enseñanza. Lo que nos queda claro es que la élite social, sí tiene un proyecto educativo, mientras que en la orilla popular, todavía es un desafío. Si quieren conocer nuestra labor, pueden ingresar a la página www.opech.cl”.
Una calle más adelante, quien escribe coincidió con Rafael Agacino, uno de los economistas de izquierda más reconocidos de Chile.
“A nivel general, considero que la centralidad actual tiene que ver con una suerte de desplazamiento del rol de la clase trabajadora, que no del trabajo. Y sobre todo en esa visión de la clase trabajadora más bien tradicional que la ve como motor de la producción y como sujeto de cambio”, sostuvo Rafael y continuó, “Desde el punto de vista no oriental, hay un cambio en la calificación del empleo. Lo que hoy se denomina el cognitariado, el conjunto de trabajadores que tienen un alto nivel de calificación, que no laboran en cuestiones manuales. Y entonces, su identidad como clase social ya no la perciben como trabajadora, sino como clase media, por su nivel de consumo, de estudios y credenciales. Por tanto, existe una gran paradoja hoy. Tenemos a una importante masa de trabajadores que está en el oriente del mundo, y otra gran masa de trabajadores del cognitariado en occidente que tiene la contradicción entre el ser y su conciencia. Esto es, un ser generador de plusvalía y de valor, pero que carece de la subjetividad propia de la clase trabajadora”.
-¿Y en Chile?
“Aquí sufrimos la bancarrota del sindicalismo clásico. Y está asociada a las imágenes anteriores. La cuestión es cómo superamos el antiguo instrumental de la clase trabajadora para hacer frente a los modos nuevos de esta paradoja.”
La solidaridad ardiente con el Machi Celestino Córdova y Mauricio Hernández Norambuena
En la marcha y el acto central de la organización de las y los trabajadores independiente y de lucha, Cristina Romo ,la werken o vocera del Machi Celestino Córdova, se refirió a la dramática situación de salud en la que se encuentra la autoridad ancestral mapuche, luego de 102 días de huelga de hambre. Celestino Córdova es el único condenado sin pruebas en el caso de la muerte de los latifundistas Luchsinger-Mackay en medio de un incendio en 2013. Prisionero, el machi precisa por razones culturales y sanitarias renovar sus relaciones espirituales en su rewe o lugar sagrado por 48 horas. El gobierno de Piñera condicionó la salida temporal del machi a que dejara su huelga de hambre. Celestino lo hizo hace unos días. Sin embargo, la administración de ultraderecha persiste en trabar su compromiso. Son muchas las agrupaciones mapuche y no mapuche que luchan, primero por la visita del machi a su rewe, e inmediatamente después por su libertad definitiva.
De igual manera, también estuvo presente la solidaridad reunida por la Vida y la Libertad del ex combatiente antifascista y revolucionario internacionalista de origen chileno, Mauricio Hernández Norambuena, prisionero político en las cárceles de Brasil desde hace más de 16 años. Mauricio fue militante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, organización política y militar que destacó sus fuerzas en colaborar con el movimiento popular para echar abajo a la tiranía pinochetista.
En la marcha participó la coordinadora por la Vida y la Libertad de Mauricio, y su abogado Alberto Espinoza, quien indicó que, “en este día tan especial para el mundo de las y los trabajadores, y que evoca los hechos ocurridos en Chicago, EEUU, en 1886, es imperativo recordar que Mauricio Hernández está totalmente identificado con las luchas del pueblo trabajador. No es posible disociar el Primero de Mayo con la reivindicación de la libertad de Mauricio. El régimen inhumano y degradante que ha soportado Hernández Norambuena, demanda la más profunda solidaridad por la causa de su liberación, frente a la indiferencia del Estado chileno y el Estado brasileño”.
En el escenario se expresó sobre Mauricio que, “Aquí se multiplica la lucha suya; atraviesa los barrotes de última generación, los centinelas sordos y la venganza de los opresores del mundo, para animarnos y no decaer jamás en las tareas urgentes de la justicia social, la resistencia popular y la lucha antifascista”.
Como ya es costumbre, durante la marcha y el acto, que contaba con la autorización de la Intendencia de Santiago, las decenas de miles de asistentes fueron ferozmente reprimidos por las Fuerzas Especiales de Carabineros mediante vehículos blindados lanza-aguas y gases lacrimógenos antimotines.
Sin embargo, ni siquiera la policía militarizada chilena pudo contener los corazones reunidos, el movimiento popular amanecido y el fuego en medio de la noche capitalista.