viernes, 12 de diciembre de 2014

Chile: “La tarea es crear una nueva Central Única de Trabajadores para el siglo XXI con los principios de Clotario Blest”

La travesía creativa desde un sindicato clandestino hasta la democratización colectiva de una organización masiva que no piensa detenerse. Entrevista con Jorge Pizarro Álvarez, dirigente de los bodegueros de Walmart-Chile.

Andrés Figueroa Cornejo  

Como si el reloj-control que determina la medianoche de obreros azules fuera el orden natural de las cosas, ingresamos al tercer turno del centro de distribución logístico de la transnacional usamericana del retailer planetario, Walmart en Chile (http://es.wikipedia.org/wiki/Walmart_Chile). De estas bodegas donde se transita en tres minutos por cámaras de 30º grados bajo cero y 30º grados sobre cero, salen las mercaderías que alimentan a la cadena de supermercados Líder, Ekono, Líder Mastercard y SuperBodega ACuenta, Central Mayorista y Espacio Urbano en sus formatos diferenciados según la segmentación social de los consumidores.
Pero Walmart compró la industria al grupo económico Ibáñez sólo hace unos meses. La familia Ibáñez proviene en línea directa de Carlos Ibáñez del Campo, presidente chileno en dos oportunidades: alrededor de los años 30’ y de los 50’ del siglo pasado. El militar y político fue un fascista en regla: participó en un par de golpes de Estado antes de acceder al Ejecutivo mediante elecciones; se acriminó con comunistas y homosexuales, creó la fuerza de carabineros (a la italiana), se concentró en la policía política, y adoptó un programa nacional-desarrollista basado en el rol del Estado de conciliación de clases y promotor de la industria de sustitución de importaciones, como ocurrió al mismo tiempo en otros países periféricos del mundo. Por eso sus descendientes fueron bendecidos económicamente por la dictadura cívico-militar de 1973. A modo de agradecimiento y en los albores de los gobiernos civiles de los 90’, levantaron un busto del general Pinochet en medio de la corporación, como si fuera una dependencia castrense, y entre sus colaboradores centrales estuvo el reconocido violador de derechos humanos y ex embajador de la tiranía en la ONU y su ex delegado en la OEA, Sergio Diez o “Harry, el sucio” (http://es.wikipedia.org/wiki/Sergio_Diez).
La cadena de supermercados Líder se llamó comercialmente D&S en los 90’ y Dos Álamos durante la dictadura. Así fue entregada para la distribución de mercadería a la familia Ibáñez por el general Pinochet. Posteriormente, entre 2009 y 2010 comenzó el proceso de traspaso y venta desde el grupo Ibáñez a la transnacional Walmart, una de las tres corporaciones que controlan el retailer a escala global.
Jorge Pizarro es dirigente del Sindicato de Trabajadores Bodegas LTS D&S-Walmart y relata que incluso “miembros del Ejército visitaron varias veces a la empresa para estudiar el sistema logístico que se usaba aquí. Nosotros mismos, los trabajadores, tuvimos que enseñarles el modelo de abastecimiento AS400 (http://es.wikipedia.org/wiki/AS/400). Ya estábamos en los gobiernos civiles”.

La dignidad

“El 98% de los trabajadores/as de las bodegas de Walmart-Chile está sindicalizado. Por eso somos una de las organizaciones más importantes del rubro en el mundo”, dice Jorge Pizarro Álvarez, ex militante de las Juventudes Comunistas y combatiente antifascista durante la tiranía, y añade que “El sindicato nació el 2006, cuando estaban los Ibáñez. Ahí se realizó la primera negociación colectiva, con 256 trabajadores. El logro más valioso que obtuvimos fue la dignidad. Era lo que buscábamos ante tanto atropello, horarios de explotación sin fin, maltrato psicológico y físico. En esa época no teníamos idea de cuánto tonelaje de cajas con mercadería cargábamos por persona. Hoy sabemos que en cada uno de los tres turnos diarios, de 7.5 horas cada uno, el trabajador mueve entre 600 a 700 cajas que pesan 40 kilos por unidad.”

-¿Cuál era la remuneración de un bodeguero al 2006?

“De un trabajador recién ingresado, igual al salario mínimo. Si se enlistaba en el sindicato, comenzaba a gozar de los reajustes porcentuales conquistados. Y el promedio de edad de los obreros es de 30 años. Ahora, al 2014, la remuneración promedia los 600 mil pesos (USD1.000).”

Del sindicato clandestino a la colectivización masiva de la organización

-¿Cómo se generó la organización?

“Con unos compañeros teníamos el objetivo de crear un sindicato y me enteré en la propia Inspección del Trabajo que ya existía uno. Lo que ocurre es que se mantenía prácticamente clandestino. Era un activo que no superaba las 30 personas. Entonces nos sumamos en masa, llegando a los 256 que negociamos por primera vez. Luego de un mes, como no alcanzamos acuerdos con la empresa, nos lanzamos a una huelga que duró 26 días, a 48 horas de la navidad. Estábamos recién haciendo nuestras primeras armas. ¿Cómo podíamos negociar en buenas condiciones frente al grupo económico Ibáñez, uno de los más poderosos en Chile, cuando en general en el país la inmensa mayoría de los trabajadores, y nosotros no éramos la excepción, ni siquiera ha participado en un sindicato? Lo único que ganamos en plata fueron 5 mil pesos (USD8,5) para la locomoción. Pero lo que podría haber significado la destrucción de la organización en su primera pelea, lo transformamos en una adquisición estratégica: el respeto mediante el mejoramiento de las condiciones laborales elementales y un sistema de retiro voluntario genuino con una indemnización al 150% en relación a lo dispuesto por la ley.”

-Hasta el 2006, esto era una cárcel dura y pura…

“Antes del 2006 había incluso un gerente que impedía la salida de los trabajadores que ya habían cumplido su jornada con dos perros y una escopeta. La amenaza de despido era permanente y violenta. Ahora ya estamos mucho más organizados y maduros. De hecho, adicionalmente a la cuota sindical, hoy todos aportamos una plata a un fondo de ahorro para enfrentar los avatares de una negociación colectiva y la huelga, tal cual en los orígenes del movimiento obrero y las mutuales, donde las cuotas de los asociados estaban destinadas principalmente a resistir el período que puede durar una huelga. No existe nada nuevo que no contenga lo mejor de nuestra propia historia como asalariados.”

-¿Cuáles fueron los efectos inmediatos de una huelga y negociación tan peculiar, en un país donde la dictadura, antes que todo, se encargó de hacer trizas a la organización de la clase trabajadora, desaparecer, asesinar, torturar, encarcelar y exiliar a sus dirigentes? Vale recordar que el propio Salvador Allende en su famoso discurso final se despide especialmente de las y los trabajadores. Ni siquiera hace mención de los propios partidos políticos que estaban adentro o afuera de la Unidad Popular. Es decir, lúcidamente, Allende evidencia que el fascismo se dejará caer fundamentalmente sobre la clase obrera organizada.

“En efecto. Muchos de nosotros sabíamos eso entonces. La cuestión es que después de la negociación de 2006, la gente se integró masivamente al sindicato. Para la negociación de 2008, alcanzamos un 99% de sindicalización, en un Chile cuya fuerza de trabajo asociada no alcanza el 15%. De hecho, hasta nos dimos el lujo de no aceptar a algunas personas en la organización.”

-¿Y bajo qué criterios?

“Contábamos con una comisión de disciplina que había hecho acopio de quejas de diversos compañeros sobre el comportamiento “apatronado” de algunos  jefes de área y/o de turno. Esa decisión fue resuelta democráticamente en asamblea. Es decir, fue una medida sancionada colectivamente.”

Las condiciones de explotación

-¿Qué enfermedades y accidentes están asociadas al tipo de labor que efectúan los bodegueros?

“Atropellos de máquinas transportadoras, golpes, problemas en la espalda. El tonelaje de carga que cada uno de nosotros acumula en el cuerpo, comienza a hacerse visible con el paso del tiempo. Por eso hemos concluido que en la condición de seleccionador de pedidos, el cargo inicial en la empresa, sólo se puede durar 4 años físicamente. Después hay que renunciar o irse, porque las mutuales –empresas privadas de salud laboral- no reconocen ninguna de nuestras dolencias como enfermedades profesionales. Hemos sufrido accidentes muy graves, como el desprendimiento de pies. Los accidentes más severos se producen en las temporadas altas de exceso de producción (períodos de mayor demanda del retailer, como fiestas de fin de año, fiestas patrias, etc.). Hay bodegueros que se emplean en los galpones especiales destinados a los congelados (carnes), donde trabajan a 30º bajo cero. Ese es un trabajo pesado, pero no existe un sistema de regulación más allá de lo que indica el Ministerio de Salud en la ley 954, que sólo indica parcialmente cómo debe funcionar la labor humana bajo esas condiciones. Hay muchas fichas técnicas que establece un experto en prevención de riesgos y que están ligadas a la falta de concentración, de glucosa, de alimentación adecuada. Por ejemplo, una persona diabética no puede trabajar con los congelados. Sin embargo, legalmente el ámbito está en pañales. ¿Por qué? Porque es primera vez que en Chile opera un sistema de bodega de congelados como el que existe en Walmart. Lo que hay en el país son frigoríficos, pero son muy distintos a los congelados. En los frigoríficos la temperatura es mayor, mucho menor el tiempo de exposición del trabajador al frío, y los compartimentos son muy pequeños en términos comparativos. De acuerdo a estándares internacionales, los bodegueros que laboran en semejantes circunstancias, no pueden estar expuestos más de 20 minutos, luego de los cuales deben salir uno a uno y en compañía de otra persona. Pero aquí carecemos de salas de recuperación. Piensa que de menos 30º, se puede salir del galpón hacia una temperatura de 30º de calor (60º de diferencia), en segundos. Ahora bien, este sistema lleva apenas dos meses de funcionamiento y todavía desconocemos sus consecuencias.”

-¿Qué ha hecho el sindicato frente a estos problemas?

“En la penúltima negociación colectiva realizada el 2011, nos concentramos en el plano del trabajo pesado, donde se le permite al trabajador a jubilarse con 5 años de anticipación. Aquí cabrían perfectamente los bodegueros de los congelados, y están quienes cargan tonelaje excesivo.
Luego nos impusimos como desafío conocer en detalle el modo en que somos explotados, cuál es la tasa de accidentabilidad real, cómo son los sueldos, cómo se pagan; de dónde salen los recursos para sostener el área de logística (toda vez que Walmart gana por las mercancías que vende a boca de consumidor), etc.”

-¿Y cuál fue su principal conclusión?

“Que nuestro trabajo como centro de almacenamiento y distribución de mercadería, se traduce en un abaratamiento de los costos para la empresa. Es decir, el capital gana por el arriendo de almacenaje de mercaderías y por su reparto a los múltiples centros de venta. Somos parte de la cadena de la valorización del capital.”

Los trabajadores controlan la producción y la contabilidad real de la empresa

-Jorge, en esta oficina de la organización dentro de la misma bodega, pende una fotografía de Clotario Blest (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=116912)...

“No es ningún accidente romántico. Como Clotario Blest, nos conducimos de acuerdo a la convicción de que el pueblo trabajador es el protagonista de su propia liberación. Debido a ello, en la actualidad contamos con un mapeo completo de nuestra labor y, en consecuencia, llevamos un estricto control de la producción. Sabemos cómo se mueve la empresa y conocemos perfectamente nuestras necesidades. Aplicamos un sistema basado en lo que hizo el brasileño Lula cuando fue dirigente sindical. Esto es, poner el control de la producción al servicio de nuestros intereses. Así, colectamos información mediante los socios que se desempeñan en el conjunto de las partes de la empresa, y la ingresamos a una matrix. En síntesis, mediante ese método accedimos a la base misma de las negociaciones con el empresariado. Descubrimos hasta robos y casos de corrupción entre las gerencias que luego derivaron en sus despidos por la misma empresa.
Lo más difícil fue destruir el individualismo brutal originado en la dictadura y que se repite hasta hoy. Liquidamos los bonos de producción por persona y los convertimos en un beneficio común. Comenzamos a entregar estímulos morales a los mejores socios del sindicato frente a los “premios emocionales” de la compañía. Claro que debemos, cotidianamente, superar la contradicción entre el beneficio individual sistémico frente a la necesidad de la labor colectiva. Y como vector de nuestras negociaciones, mientras el patrón quiere producir más y pagar menos, nosotros asumimos el criterio de ganar más y trabajar menos. Esa es una de las “leyes” de nuestra lucha. Al final de la negociación de 2008 conseguimos aumentar al doble los salarios. Incrementamos el sistema de buses de acercamiento para los trabajadores. Hoy el sindicato administra 5 mil horas del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SEMCE), y los socios son los que deciden qué quieren estudiar. Podemos entregar hasta 5 becas de estudios universitarios, más un pozo adicional de 5 millones de pesos anuales para los trabajadores que deseen ingresar a la enseñanza superior. El criterio para entregar las becas tiene que ver con el compromiso de que quienes las usen luego viertan sus conocimientos entre los propios compañeros. Y para que estudien tranquilos, ordenamos nosotros mismos los turnos.”

-Es archi-sabido que una de las políticas sustantivas del capital, tanto para obtener ganancias rápidas, fortalecer la hegemonía financiera, como para reproducir el control social por arriba, es el endeudamiento individual. ¿Hacen algo al respecto?

“Aquí nos vienen a vender de todo, y la cultura del consumismo, aumentada por las carencias propias de nuestra extracción de clase, nos impone un desafío que debemos enfrentar urgentemente.”

-¿Y en las negociaciones posteriores?

“Consolidamos y aumentamos los derechos conquistados. Y fíjate que hasta ahora no he dicho una sola palabra del clásico bono de fin de conflicto que, lamentablemente, es a lo que se reduce la inmensa mayoría de las negociaciones colectivas de la minoría de los trabajadores que, estando sindicalizados, tienen la fuerza y organización suficientes para negociar algo en Chile. Ese bono lo transformamos en parte del salario mensual. Por otra parte, conseguimos, a través de mesas de trabajo permanentes, negociar prácticamente todos los días.

Clotario Blest: la experiencia, los principios y el fuego que no cesa

-Pero ustedes son dirigentes convencidos de la necesidad de la unidad de la clase explotada…

“Jamás lo olvidamos. Por eso hoy estamos embarcados en el acompañamiento, asesoría y formación de nuevos sindicatos. Y no cobramos. Es más, estatutariamente tenemos un ítem para colaborar con sindicatos más pequeños.”

-¿Podrías sintetizar los principios básicos del sindicato?

“Somos autónomos. Todo lo decide democráticamente la asamblea: desde las cuestiones más simples, hasta los petitorios para las negociaciones. A mitad de mandato, un dirigente puede ser revocado de su cargo con el 50% más uno de la asamblea. No dependemos de los empresarios, ni de los partidos políticos tradicionales, ni de ninguna central sindical. En especial de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), después de que en las elecciones parlamentarias de 2009 y sin preguntarle a nadie, su entonces presidente y actual secretario general, Arturo Martínez, fue candidato a diputado por el Partido Socialista. Le fue mal en las votaciones y, con elástico, volvió a la presidencia de la multisindical como si no hubiera ocurrido nada. Ahí se rompió la relación. Por lo demás, no creemos que ninguna central sindical existente sea representativa de la clase.
En los últimos tiempos del mandato de Arturo Martínez en la dirección de la CUT, junto con el alcalde de Quilicura (zona norte de Santiago, donde está la bodega), un militante de la ultraderechista Unión Demócrata Independiente (UDI), abrió una casa del trabajador en el territorio. Se multiplicaron las diferencias. La CUT entonces se involucró con Juan Moreno, un dirigente de la Federación de Trabajadores de Sindicatos Líder cuando era propiedad del grupo Ibáñez, y condujo una negociación de la mano con la empresa para crear un acuerdo marco que no les entregó a los trabajadores ningún mejoramiento salarial ni de condiciones de trabajo. Hasta hoy, Juan Moreno trabaja por un sueldo millonario para Walmart, y al mismo tiempo es asesor de la CUT que dirige Bárbara Figueroa. Y tampoco nos representa, toda vez que sigue siendo una extensión del gobierno de turno. Es más, me gustaría saber cuántos dirigentes que están en la CUT interpretan y representan a la clase trabajadora, como me gustaría saber cuántos están trabajando realmente. Que la conduzca una militante del comité central del Partido Comunista (PCCh), como Bárbara Figueroa, no significa nada a mediados de la segunda década del siglo XXI en Chile. El Partido Comunista de Chile es una secta.
Ahora bien, en estos momentos la Federación de Sindicatos Líder (Walmart), que se encuentra en medio de una huelga (http://sindical.cl/2014/12/8-mil-trabajadores-de-supermercado-lider-en-huelga-a-nivel-nacional/), tiene otros dirigentes, otra categoría de luchadores y luchadoras. Los consideramos como a nuestros pares. En este sentido, estamos en un proceso de conjuntar en una sola organización a todos los trabajadores de la compañía y negociar todos juntos, al mismo tiempo y directamente con la gerencia. Para allá vamos.”

-¿Cuál es, entonces, el camino del nuevo sindicalismo chileno?

“Unidad, trabajo en equipo, independencia, etc. La verdad es que la tarea es formar una nueva Central Única de Trabajadores con los principios básicos de la CUT de Clotario Blest, de acuerdo a las formas presentes del trabajo y el capital. Y lo podemos hacer. No tengo dudas.”

Chile: Venimos a denunciar la invasión de casi 40 años del reino de Marruecos contra el Pueblo del Sahara Occidental

Solidaridad chilena con el Pueblo Saharahui se concentró en las puertas de la embajada de Marruecos en Santiago de Chile: "Que tiemble la injusticia cuando luchan los que no tienen nada que perder".



Somos humanidad reunida en Chile por la causa justiciera y solidaria con la soberanía y autodeterminación del Pueblo Saharaui y de la República Democrática del Sahara Occidental.

Desde  1979 que la Organización de las Naciones Unidas deploró la invasión marroquí y existen numerosas resoluciones que señalan que el destino del Sahara está en manos de la población saharaui. El Frente Polisario desde 1979, es reconocido como el representante legítimo del pueblo saharaui y tiene un estatus oficial autorizado por las Naciones Unidas, donde cuenta con una delegación permanente.

Mientras que para la ONU, el Sahara Occidental es una colonia cuya potencia administradora de iure (a pesar que mire para otro lado) es España, para ochenta países en todo el mundo (incluyendo la totalidad de África, menos el reino de Marruecos obviamente), es un Estado soberano. Desde el punto de vista del Derecho Internacional tiene todos los elementos para ser considerado así: gobierno, territorio, identidad y cultura propios,  y población permanente.

En el último informe del Secretario General de las Naciones Unidas sobre el Sahara Occidental, se exhorta a dotar a la misión de paz en el Sahara (MINURSO) de facultades de monitoreo de derechos humanos, una deuda pendiente en virtud del colonialista veto francés. Prestigiosas e incuestionables ética y políticamente Organizaciones No Gubernamentales han dado pruebas más que evidentes de la gravedad sobre la violación de los derechos contra los saharauis.

En el caso del Sahara Occidental  – un Estado sometido al régimen de ocupación militar –, el Derecho Internacional es contundente. La Corte Internacional de Justicia fue clara en su histórico dictamen de 1975. El pueblo saharaui es el único titular del derecho a elegir su destino.

¿Qué es el reconocimiento del Estado saharaui, sino que la condena de lo mejor de la civilización planetaria contra la ilegalidad internacional de la invasión mauritano – marroquí de 1975? Ello comporta nuestra conducta, el conocimiento, la acción y el respeto de acuerdo a las mejores tradiciones del humanismo.

Porque somos amantes de la libertad y la justicia estamos aquí.  Porque somos chilenas y chilenos que sufrimos una dictadura feroz digitada por los mismos poderes que hoy quieren destruir a una comunidad entera que resiste heroicamente en el noreste africano, sobre el desierto duro e implacable, los embates sangrientos de una monarquía tutelada por los intereses del imperialismo norteamericano, el colonialismo francés, y el Estado sionista de Israel, que sólo hace unos días asesinó a un ministro de la Palestina ocupada.

Porque también nosotros somos pueblo, mayoría explotada, indígenas de pupila ardiente, humanidad que sabe que su lucha no termina en sus extremidades, ni en sus fronteras estrechas.

Por eso hoy, 11 de diciembre de 2014, junto a la población saharaui que sobrevive en campamentos y carpas bajo el sol inclemente, dividido por el muro minado y armado bélicamente más extenso del planeta, víctima de la diáspora obligada por la fuerza y nunca por la razón, decimos como un solo empeño: Que tiemble la injusticia cuando luchan los que no tienen nada que perder.

Comité de Amistad Chileno con el Pueblo Saharaui

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Chile: Estudiantes de Danza de privada Escuela Moderna cumplen una semana en paro

Ante las demandas de los jóvenes, la rectora de la institución, Vivien Wurman, se limitó a sentenciar que “aquellos que no puedan pagar, se matriculen en otro lado”.

Andrés Figueroa Cornejo  

Desde el 26 de noviembre de 2014 la totalidad de las y los estudiantes de la carrera de Danza de la privada Escuela Moderna resolvieron paralizar sus actividades académicas ante el arbitrario incremento del arancel de los dueños de la casa de estudios superiores.

Al respecto, la delegada estudiantil Linda Muñoz de tercer año informó que “sin previo aviso y justo cuando estamos finalizando el semestre, las autoridades nos subieron el costo de la carrera  en $360 mil pesos anuales (USD600) para el 2015. Si se implementa el aumento, muchos compañeros y yo misma, tendremos que abandonar nuestros estudios”.

Pero no sólo se trata de un reajuste unilateral del arancel. Las y los jóvenes están exigiendo a la rectora de la Escuela, Vivien Wurman “una enfermería que cumpla con las condiciones básicas y con profesionales adecuados dada la naturaleza de nuestros estudios. Tampoco existe la infraestructura suficiente, ni la calidad de los baños, camarines y duchas”, añade Linda, “y no contamos con un casino que dé a vasto con la cantidad de estudiantes que somos. Apenas hay una cafetería y en un espacio que, al funcionar como centro cultural, congrega frecuentemente público externo que termina por saturar las dependencias. De hecho, colamos en la misma entrada de la institución y sentados en el suelo”.

De acuerdo a los jóvenes, el precio del arancel y la matrícula no se condice con las prestaciones ofrecidas.

La carrera de Danza de la Escuela Moderna está situada en pleno Barrio Bellavista, en el centro de Santiago de Chile, y tiene 7 años de vida.

En medio de la huelga estudiantil, los jóvenes sostuvieron una reunión con la rectora Wurman, la cual, ante sus demandas, se limitó  a sentenciar que “aquellos que no puedan pagar, se matriculen en otro lado”.

A lo anterior se agrega que los estudiantes carecen de un sistema de pago de la Junta Nacional Escolar de Auxilio y Becas (Junaeb) para alimentarse correctamente, faltan aulas para los ensayos y no hay salas acondicionadas para el dictado de las asignaturas teóricas.

Linda Muñoz señaló que “nosotros trabajamos con nuestro cuerpo. Arriesgar nuestra salud significa arriesgar nuestro futuro profesional”.

La Escuela Moderna pertenece a la transnacional norteamericana de la enseñanza superior Laureate International University, la cual está asentada en 29 países de todo el planeta. Sólo en Chile, la mutinacional posee los institutos profesionales IEDE, AIEP, y las universidades privadas Andrés Bello, de Las Américas y  de Viña del Mar.

Los estudiantes de Danza dijeron que resulta “evidente el afán de lucro de la Escuela. Por eso nos obligan a documentar con cheques y/o letras el monto del crédito aval del Estado que luego debe ser cancelado al sistema financiero privado”.

Contacto: Linda Muñoz, Cel 5667 0023, y Paola Escobar, Cel 6272 0229
Dirección: Chucre Manzur s/n, a metros de la casa “La Chascona” de Pablo Neruda, en el Barrio Bellavista de Santiago de Chile.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

El chileno Che de los Gays: “Si Arcis de Noé se hunde, será responsabilidad exclusiva de la rectora designada y del Ministerio de Educación”

Entrevista con Víctor Hugo Robles, el Che de los Gays, emblema de la lucha por los derechos de la disidencia sexual en Chile y símbolo de la Universidad Arcis en crisis.

"Mi amor, no es amor de mercado,
porque un amor sangrado no es amor de lucrar". Silvio Rodríguez

Andrés Figueroa Cornejo  

El periodista chileno Víctor Hugo Robles, el Che de los Gays, condensa la batalla de la disidencia sexual, sus conquistas parciales, la combinación de crítica, política y cultura, inscrita en el movimiento concreto de la lucha de clases. Y también representa en sí mismo, la feroz crisis de la Universidad de las Artes y las Ciencias Sociales, Arcis. Víctor Hugo es un intelectual orgánico en acción perteneciente a las líneas más avanzada de su pueblo. Se gana la vida como responsable de la editorial de la Arcis y recientemente fue elegido dirigente sindical de los trabajadores/as de esa casa de estudios en crisis.
Oprimo la función grabar mientras compartimos una botella de agua mineral en la mañana de la calle Libertad 53 de Santiago de Chile.

-¿De dónde surgió el Che de los Gays?

“Yo ingresé a la carrera de periodismo a la Universidad de Artes y Ciencias Sociales, Arcis (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=191171) a inicios de los 90’, cuando me hice parte del movimiento de liberación homosexual histórico. Entonces me encargué del programa Triángulo Abierto que se emitía por la Radio Tierra (http://www.radiotierra.cl/), mientras que, paralelamente, en 1997 la imagen del “Che Guevara” plagaba todos los patios de la universidad sin que yo tuviera idea porqué. Ahí fue cuando se me ocurrió realizar una acción provocadora con el revolucionario. Le pinté los labios con rouge en los carteles.”

-¿Qué esperabas?

“Que se armara un escándalo, que los machos más zurdos reclamaran. Sin embargo, nadie dijo nada ni se molestó. Eso demuestra el espíritu libertario y tolerante que existía en la Arcis de la época. Yo fui el único que se molestó, en verdad. En consecuencia, decidí yo mismo convertirme en el personaje del Che de los Gays. Me compré una boina y le puse una estrella. En esos días, Vicente Ruiz y Patricia Rivadeneira estaban organizando fiestas contra la censura dedicada al mundo gay. Me aparecí en una de esas fiestas y terminé tirándole agua a la Patricia, provocando al provocador, haciendo un gesto contracultural al interior de la contracultura. La cuestión es que ellos terminaron expulsándome, es decir, censurándome en la fiesta contra la censura. Así nació el Che de los Gays, bien polémico, frontal, un 4 de septiembre de 1997.”

-¿Y descubriste por qué había tanta pancarta de Ernesto Guevara?

“Sí. Porque el cuerpo del Che y de otros guerrilleros fue encontrado el 28 de junio de 1997. Emergió desde la tierra. Y ocurre que el 28 de junio es el Día de la Dignidad Gay (LGBT, lesbianas, gay, bisexual y transexual) que se conmemora todos los años desde los disturbios de Stonewall en Nueva York, en 1969. Es decir, no fui yo quien buscó al Che, sino que el Che me buscó a mí. De algún modo, yo encarné lo más nítido del “Arca de Noé”, como llamó a la Arcis Pedro Lemebel (http://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Lemebel), un lugar capaz de incorporar a toda la fauna posible, negros, rojos, azules.”

-¿Hay diferencias entre el Che de los Gays y Víctor Hugo Robles?

“Me convertí en mi propio personaje. La gente me reconoce en la calle, con boina o sin boina. Ahora que soy dirigente del sindicato histórico de los trabajadores de la Arcis, cuando me fui a inscribir como secretario general de la agrupación, el funcionario de la Inspección del Trabajo me dijo, “don Che…”.

-¿Cuál es la estrategia del Che de los Gays?

“Instalar preguntas y dudas en medio de la sociedad. Pequeñas revoluciones que tienen que ver con la combinación entre la lucha homosexual y las luchas del movimiento social. Porque el Che de los Gays irrumpe en las actividades contra la censura, pero inmediatamente, comienza a desplazarse hacia manifestaciones que no tienen que ver con el movimiento homosexual exclusivamente, sino que en el Día Internacional de los Trabajadores, en la Feria del Libro, en todos los espacios de las expresiones sociales, resituando al movimiento homosexual en los combates de la emancipación social ampliada, con el fin de plantear un punto de fuga y un conjunto de cuestionamientos. La voluntad política está puesta en instalar a las voces homosexuales en discusiones mediáticas, culturales, económicas.”

-¿Qué pasa con las voces lésbicas, bisexuales, transexuales? Porque pareciera que el propio movimiento homosexual sufre la reproducción de las relaciones de poder dominantes en la sociedad burguesa.

“Sí, existe un problema con la presencia de, por ejemplo, una Gabriela Mistral tortillera (lesbiana). Lo cierto es que, transcurridos 41 años de la primera protesta homosexual del 22 de abril de 1973, en el gobierno de la Unidad Popular, uno observa cómo la causa de la liberación homosexual, de la diversidad sexual, ha ido normalizándose  e institucionalizándose. En ese sitio oficial son aplaudidos ciertos comportamientos y sexualidades disidentes, donde algunas cobran más aceptación que otras. La homosexualidad masculina es mucho más premiada y posee un mayor poder de decisión que otras sexualidades disidentes. De hecho, la mayoría de los dirigentes de la diversidad sexual son hombres y parecen hombres, se visten y se conducen como tales y hacen política como hombres. No existen travestis en la esfera pública. ¿Por qué? Porque los hombres gays que acceden a cuotas de poder, de liderazgo, de visibilidad, apartan a los demás grupos disidentes.”

Homosexualismo burgués e institucionalizado versus homosexualismo anticapitalista y de clase: detalles de un combate

-¿Cuál es la causa de fondo?

“Que la agenda política oficial es netamente conservadora, masculina, legalizante, disciplinante. Es aquella agenda permitida por la dominación. Y se ve más claro aún, cuando el actual Movilh (http://www.movilh.cl/) o Iguales (http://www.iguales.cl/) hablan de “salir del closet” (revelar la verdadera condición sexual), y ocupan en su última campaña a un marino que descubre su homosexualidad. Pero el marino no se pregunta por los closets de la información de los detenidos desaparecidos, ni menos realiza un guiño ligado a las víctimas de la represión durante la tiranía.”

-Aquí uno puede advertir una distancia radical entre esas agrupaciones y el Che de los Gays que se para desde el anticapitalismo y el antiimperialismo…”

“…y desde el feminismo y la antihegemonía respecto del patriarcado. El movimiento homosexual permitido y formal busca conquistar ciertos derechos legales mínimos, apelando apenas al llamado Acuerdo de Vida en Pareja (AVP). En Chile jamás hubo siquiera una discusión sobre el matrimonio igualitario, como por ejemplo, por qué los homosexuales quieren asimilarse al poder y desean reproducir las estructuras de opresión de la familia heterosexual dominante. Yo considero que es preciso conflictuar al conjunto del movimiento homosexual. La Fundación Iguales quiere imponer la tesis de que aquí somos todos similares, pero, sin duda, en la sociedad real ‘hay unos más iguales que otros’. Yo no soy igual ni a Luis Larraín ni a Pablo Simonetti.”

-¿Qué pasa, entonces?

“Al movimiento homosexual le falta una mirada de clase que establezca una crítica anticapitalista a los proyectos disciplinadores. Una perspectiva feminista y solidaria con las luchas de los trabajadores, del pueblo Mapuche, de los estudiantes. Porque finalmente uno ve a los maricones marchando cada dos meses, pero marchando solos. No avanzan con la totalidad social en lucha. Ellos no quieren cambiar el mundo: quieren cambiar su mundo.  Su discoteca, su AVP, su propiedad. Es la mercantilización de una lucha justa. Si el Estado y sus poderes lo permiten, no necesariamente es porque quieren ampliar los derechos de la sociedad civil, sino porque estos cambios formales están subordinados a los intereses del mercado: el mundo homosexual también corresponde a un segmento de los consumidores.”

-Prácticamente todo el sistema de partidos políticos en crisis ha incorporado ciertas demandas de la diversidad sexual…

“Menos la UDI (Unión Demócrata Independiente, derecha ultra y Opus Dei). Todos los partidos ya tienen sus comisiones sobre la diversidad sexual. El último fue Renovación Nacional, el partido del ex presidente Sebastián Piñera, porque se entiende esa agenda como integrada, sistémica, funcional. Comisiones de hombres homosexuales, donde están excluidas lesbiana y travestis, claro.”

-El Movilh actual es el organismo que tiene mejor prensa en materia de diversidad sexual. ¿Cuál es tu opinión?

“Crítica porque yo fui parte del Movilh histórico desde sus primeros años. Fue un grupo donde se discutía mucho y donde existió un debate potente sobre la discriminación hacia el homosexual pobre, hacia el que tiene características más femeninas que el masculino, hacia las lesbianas, hacia las travestis.”

-¿Qué ocurrió?

“En la actualidad, para el movimiento de la diversidad sexual institucional no existe el VIH, no vivimos con VIH, Rolando Jiménez (presidente del Movilh hoy) no vive con VIH, Luis Larraín (presidente de Iguales) no vive con VIH, mucho menos Pablo Simonetti (escritor de best seller). O sea, son dirigentes de la diversidad sexual inmunes a un desafío que nos afecta a todos/as. El verdadero closet en Chile es el SIDA. Por cierto, en los gobiernos de la Concertación se avanzó mucho al respecto. Yo mismo pertenecí a la Coordinadora Nacional de Personas Viviendo con VIH, fui testigo y protagonista de la incidencia política, social, cultural, que tuvo esa organización. La propia ley de SIDA es producto de nuestra lucha. Que ahora todos tengamos retrovirales gratuitos en el sistema público de salud es fruto de ella. Pero cuando llegó Piñera al gobierno, comenzaron a desmantelarse todos los equipos conquistados en el aparato del Estado y el tema desapareció. Ahora bien, haciendo una autocrítica, el movimiento homosexual fue cómplice de esa desaparición. En fin. El Movilh, durante los años 90’, politizó la causa homosexual, la cruzó con los derechos humanos. No obstante, desde que Rolando Jiménez se apropió de la marca, el Movilh se transformó en un grupo de elite que lo que hoy hace es capitalizar toda nuestra lucha histórica. Por eso es bien curioso que ellos se postulen en su página web como el brazo político de la comunidad homosexual, como si hubiera otro brazo que seríamos nosotros, algo así como el brazo cultural (¿el “armado”?). El Movilh actual entiende la política como el ejercicio de la negociación parlamentaria y el cabildeo burgués. Tanto así, que a Rolando lo llaman “el senador Jiménez” en el Congreso. Se trata de un personaje que carece de la legitimidad social de la propia comunidad homosexual organizada. De hecho, hoy existe un Frente de la Diversidad Sexual que aglutina a la inmensa mayoría, menos al Movilh, el cual ha mutado en un instrumento que usa las demandas homosexuales con fines político-personales de sus titulares.”

-¿Cuál es tu mirada, comparando a los jóvenes de la diversidad sexual de la segunda década del siglo XXI con tu generación?

“Son más libres, sin los prejuicios de nuestra época, más seguros/as de su sexualidad, más dispuestos a salir a la calle. La juventud de estos momentos no conoció el closet. La diversidad sexual ya está incorporada a la sociedad. Pero también es una juventud más consumista, y parte de ella ha sido asimilada sistémicamente. Sólo protestan de manera pacífica, no es una juventud homosexual insubordinada, toda vez que nuestra pelea se inscribe en la lucha de clases.”

“En la Arcis también se está jugando la memoria política de Gladys Marín”

-En los momentos más críticos de la Universidad Arcis has sido elegido recientemente por tus pares como  parte del directorio del Sindicato histórico de una entidad que parece sucumbir ante los poderes, la mala administración, la indignación justa de la comunidad, la corrupción y un drama salido del absurdo y el espanto. ¿Cuál ha sido tu devenir en la Arcis?

“Yo conocí a la Arcis de su primer rector, Luis Torres; la Arcis cuando se estaba expandiendo a distintas regiones del país y cuando carecía de problemas económicos. Yo aquí estudié con una beca hasta titularme, por lo cual tengo mucho que agradecerle a esta universidad. Y conocí este espacio en tiempos en que gobernaba la reflexión y el pensamiento crítico; donde no existían los calificativos de “monos” o “contra-monos” y donde los militantes del Partido Comunista hacían parte de un enorme acervo cultural. Muchos de ellos fueron profesores nuestros. Viví lo mejor de esos primeros años. El tipo de convivencia universitaria y sus relaciones sociales distinguían a la universidad de las otras.”

-¿Cómo caracterizas a la Arcis hoy?

“Refleja la crisis del modelo de educación superior privada en su conjunto. Su particularidad es que siempre esta casa tuvo vocación pública. Siempre se dijo que era la universidad más pública de todas las privadas.”

-¿Qué falló?

“El sistema económico. En su andar hasta el presente, la universidad tuvo que ajustarse a las reglas impuestas por el mercado, expresando una contradicción abierta si se cuenta con que crecientemente se matriculaban estudiantes cada vez más pobres. Aquí estudiamos proletarios y populares. Por muchos años, la Arcis fue la entidad de enseñanza superior privada que ofreció más becas y de toda clase. A lo anterior, que es estructural, hay que añadir una caótica organización institucional en sus esferas de decisión que impidieron dotarla de proyección.  Desde hace una década que aquí se habla de “socios capitalistas”, como Max Marambio (http://es.wikipedia.org/wiki/Max_Marambio). En ese momento yo trabajaba en la biblioteca y se nos pidió a los trabajadores donar  el 5% de nuestro salario para salvar a la universidad, y lo hicimos. Así también, a solicitud del rector de entonces, Tomás Moulián (http://es.wikipedia.org/wiki/Tom%C3%A1s_Moulian), en un gesto que yo considero bellísimo y sentido, la máxima dirigenta del Partido Comunista, Gladys Marín (http://en.wikipedia.org/wiki/Gladys_Mar%C3%ADn), entregó un cheque con platas de esa tienda que correspondían a recursos recuperados luego de haberles sido expropiados por la dictadura. No era cualquier dinero: era un dinero con historia. Esta mezcla produjo una serie de conflictos que relegaron a un segundo plano el pensamiento propio de una academia, salvo por las iniciativas de algunos profesores en particular. En resumen, triunfó la lógica de las universidades privadas corrientes.”
     
-Tú fuiste amigo de Gladys Marín http://elchedelosgays.blogspot.com/2014/03/gladys-marin.html)...

“En realidad, Gladys fue amiga de todo el movimiento homosexual, que era representado por Pedro Lemebel, otros/as y yo. Ella abrió ese mundo a la izquierda. Y ligando su figura a los militantes del PCCh que tienen que ver con esta crisis universitaria, sólo me cabe decir ‘Perdónalos, Gladys, porque no saben lo que hacen’”.

-De acuerdo a los últimos capítulos de la lucha de la comunidad de la Arcis, ya se debiera haber agendado una  reunión con el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, tal cual se comprometieron las propias autoridades de esa cartera con ustedes (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=191981)...

“Según los últimos antecedentes con los que contamos, yo no creo que esa reunión tenga lugar. Hoy la comunidad triestamental (sindicato histórico, profesores autoconvocados y consejo de delegados de estudiantes) está exigiendo la salida de la actual rectora, Elisa Neumann. En la eventualidad (improbable) de que se produjera una reunión de “alto nivel”, una de las condiciones sería que ella también participe, lo cual comporta un contrasentido absoluto.”

-¿Te atreves a elaborar una hipótesis sobre cómo terminará esta crisis?

“Si supiera lo que va a ocurrir, me postulo como rector o rectora. En verdad, nadie tiene la solución, tanto así, que la rectora designada hace unos días le pidió a través de un correo electrónico al presidente de nuestro sindicato su “plan de salvataje de la universidad”. Lo que sí se puede prever es una radicalización del conflicto. Tenemos la información de que la rectora designada solicitó la intervención de agentes encubiertos al interior de la Arcis, lo que en sí es tremendamente peligroso, además de vulnerar la autonomía universitaria. En definitiva, si la autoridad designada no cumple con lo pactado –realizar elecciones democráticas de autoridades de aquí a fines de noviembre, con fecha tope al 15 de diciembre de 2014, que es cuando finaliza el semestre-, entonces la Arcis de Noé se hundirá antes de encontrar tierra. Y ello será responsabilidad de las autoridades, de la rectora designada, en complicidad con la indolencia del Ministerio de Educación".

-¿Y cómo te sientes tú, como figura simbólica y viva de toda la historia de la Arcis?

“Como militante de izquierda, me siento muy triste, agobiado, contrariado y muy irritado. El PCCh ha tenido muy poca altura política; un partido con el cual yo he sido leal históricamente. He acompañado todas sus campañas electorales y votado por ellos siempre. Aquí también se está jugando la memoria política de Gladys Marín”

Sitio del entrevistado: www.elchedelosgays.blogspot.com

Breve video que reseña la historia del Che de los Gays: https://www.youtube.com/watch?v=m6MjGp5D3b4

sábado, 22 de noviembre de 2014

Se teme por la vida del estudiante chileno detenido en México por caso de los 43

Lawrence Maxwell fue dirigente estudiantil en Chile durante la década de los años 80 y participó activamente en la Comité Pro-Federación de Estudiantes Secundarios, agrupación de jóvenes que organizó de manera protagónica la lucha estudiantil contra la tiranía pinochetista.

Andrés Figueroa Cornejo  

El pasado  jueves 20 de noviembre de 2014, durante las movilizaciones realizadas por los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, fueron detenidas 11 personas en la inmediaciones del zócalo de la Ciudad de México, entre las que se encuentra Laurence Maxwell Ilabaca, de nacionalidad chilena, quien cursa el Doctorado en Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.
En estos momentos, Maxwell se encuentra recluido e incomunicado en la Subprocuraduría especializada en investigación de delincuencia organizada (SEIDO), en la unidad de delitos terroristas de competencia federal, acusado de terrorismo, tentativa de homicidio, motín y asociación ilícita. Semejantes cargos son parte de los montajes armados inscritos en la oleada represiva que están sufriendo tanto los luchadores/as por los derechos humanos, como la población en general, en uno de los episodios más críticos que atraviesa México en el siglo XXI.

El Estado mexicano, denominado popularmente narco-Estado, por sus vínculos probados con el tráfico de drogas a escala superlativa, y la corrupción odiosa y cotidiana de las autoridades en el país azteca, en los últimos días ha desplegado su dentadura política y militar contra “todo lo que se mueva”, en un intento desesperado por apagar con combustible la indignación masificada de la sociedad. El Estado de México y la mayoría de su clase política, con más ferocidad que ayer, aplica a rajatabla las conocidas políticas promovidas por el Pentágono en materia de guerra y represión abierta contra la disidencia ampliada de su propio pueblo.

Lawrence Maxwell fue dirigente estudiantil en Chile durante la década de los años 80 y participó activamente en la Comité Pro-Federación de Estudiantes Secundarios, agrupación de jóvenes que organizó de manera protagónica la lucha estudiantil contra la tiranía pinochetista.

El chileno, además, ha sido reconocido por la realización y participación en documentales como “Actores Secundarios” (https://www.youtube.com/watch?v=e1UE__JBeTU) y “El Montaje del caso Bombas” (https://www.youtube.com/watch?v=EEMXOQUvjCE),  y como autor de varios libros, entre ellos “Los hijos de Pinochet”.

En tanto en Chile y Estados Unidos, su familia, amigos, agrupaciones sociales,  políticas y de derechos humanos, entre otras personas, personalidades públicas y movimientos de todo cuño y color, temen por la vida de Maxwell ante el pavoroso clima de incertidumbre y violencia estatal que sufre la población en México.

El caso del estudiante chileno se suma a una serie de detenciones arbitrarias que han ocurrido y ocurren ahora mismo,  a raíz de las movilizaciones sociales en torno a la desaparición de los 43 normalistas.