jueves, 3 de mayo de 2018

Chile. Exigen fin de la impunidad en Ministerio de Justicia, mientras estudiantes secundarios son violentamente detenidos por policía militarizada

Andrés Figueroa Cornejo  

Por la mañana del 3 de mayo, la Coordinadora de Derechos Humanos y Sociales se apostó en las puertas del Ministerio de Justicia para denunciar las políticas de impunidad y violaciones sistemáticas de DDHH a lo largo de Chile.

La vocera de la Coordinadora y Presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, Alicia Lira, señaló que "no es posible que se liberen y suavicen las penas de los más grandes genocidas de la historia del país, militares y agentes de la tiranía de Pinochet, mientras por otra parte se militariza la zona de resistencia mapuche, y se persigue, vigila y tortura a cualquier clase de disidencia social y política".

Alicia Lira llamó a una gran marcha en contra de la impunidad para junio de este año, y se manifestó en contra "de la mantención de prisioneros políticos mapuche, de jóvenes chilenos víctimas de montajes policiales; la extradición infinita de luchadores sociales de los tiempos de la resistencia antidictatorial; y la prisión de combatientes antifascistas, como Mauricio Hernández Norambuena, cautivo en Brasil."

Secundarios bajo fuego

Mientras tanto, y también durante la mañana, en el Internado Nacional Barros Arana, colegio público de Santiago, se realizó un verdadero operativo policial de quirúrgica organización, y concertado con algunos  inspectores del propio establecimiento educacional y el canal de TV público, TVN.

En un armado brutal, las Fuerzas Especiales de Carabineros ingresaron al colegio, disparando a corta distancia bombas lacrimógenas al cuerpo de los menores de edad, perdigones de goma, e incluso reprimieron a los muchachos con sus cascos y escudos. Inmediatamente, detuvieron a 16 estudiantes y los trasladaron a la tercera Comisaría de Santiago-Centro.

Junto con los policías, como en los peores tiempos de la tiranía cívico militar, entró un equipo de TVN, canal público de televisión, y transmitió en vivo y luego en sus noticieros, el arresto de los menores.

El Presidente del Centro de Estudiantes del Internado Nacional Barros Arana, INBA, Benjamín Sepúlveda, señaló que, "no es primera vez que pasa esto. O sea, no es un hecho aislado, sino que se trata de la política sistemática de un Estado capitalista opresor que sabe que la educación que se nos da en el INBA es de excelencia. Un lugar donde los jóvenes nos hacemos críticamente de los conocimientos necesarios para entender un Chile donde todo los derechos sociales se han vuelto una mercancía. Es decir, a palos y munición tratan de aniquilar la inteligencia".

Las fuerzas de carabineros dependen directamente del Ministerio del Interior y de la Municipalidad de Santiago, cuyo alcalde pertenece al mismo conglomerado de ultraderecha que actualmente administra el Estado. Asimismo, TVN es el canal "de todos los chilenos", que se financia con los impuestos altamente regresivos del conjunto de la sociedad, como el IVA. El equipo de TVN que entró al colegio junto con la policía merece la más grande reconvención ética por prestarse para hechos como los relatados.


martes, 1 de mayo de 2018

Chile. Todas las opresiones y los corazones en el Primero de Mayo independiente y de lucha

Andrés Figueroa Cornejo

Más de 30 mil personas marcharon y se agruparon en la actividad organizada en Santiago de Chile por la Central Clasista de Trabajadoras y Trabajadores. Pese a la clásica represión de la policía militarizada, a diferencia de otros años, la caminata y el acto pudieron concluir exitosamente. Un brote esperanzador del movimiento popular. Un fuego en la noche capitalista.

Antonio Kadima es un trabajador de la cultura popular y anticapitalista, y desde hace décadas sostiene el Taller Sol, en el cascarón antiguo de la metrópolis del país andino. También es parte de los ex prisioneros políticos y torturados del ex cuartel Borgoño que funcionó durante la tiranía con el fin de abatir a la resistencia antifascista. “Esta marcha es fruto de años de construcción. Y la gente de la cultura ha aportado señalando con su práctica que las cosas sí pueden lograrse, sumando voluntades”, y añadió que, “el futuro se organiza hoy día mismo, y no cuando triunfe alguna revolución. Más en una época donde prima la confusión, y nos preguntamos qué es la izquierda, dónde está, y si en verdad, existe. La marcha entonces funciona como un referente orientador ante la duda reinante. Aquí no está la verdad. Pero sí la promesa del debate creativo entre todas y todos. Los trabajadores de la cultura, de la producción simbólica, combinamos la labor intelectual con la lucha en la calle. Nuestro papel fundamental es intensificar la contradicción pueblo / capitalismo, y además, propiciar la discusión fraterna al interior de la propia izquierda anticapitalista”.
El presidente del sindicato SGS-CIMM T&S, asociado a la minería del cobre, y miembro de la Unión Clasista de Trabajadores, Ramón López, indicó que, “nuestro objetivo inmediato es político: crear la Central de la clase trabajadora, independiente del Estado, del sistema de partidos políticos que expresa los intereses del capital, y de los propios grupos económicos nacionales y transnacionales, que gozan privadamente de la riqueza que sale de nuestro trabajo”.
-¿Cuál es la diferencia entre ustedes y la Central Unitaria de Trabajadores, CUT?
“La CUT es una manifestación de los intereses de los grandes grupos económicos, y aunque no lo digan, se evidencia en su política. Por ejemplo, la CUT participa de la mesa entre el Estado y la Confederación de la Producción y el Comercio, el gremio patronal, para fijar el salario mínimo. Y el salario mínimo actual es prácticamente la mitad de lo que necesita un empleado para sobrevivir sin endeudarse. O sea que la CUT avala ese monto y esa política antilaboral, entre otras.”
“Los de arriba predican lo importante que es la familia, pero nos explotan tanto que nos prohíben convivir con las nuestras”
Miguel Méndez es presidente del sindicato de los trabajadores de la Importadora Café do Brasil, una comercializadora alimenticia de marcas como Marco Polo. “Nosotros hemos pasado dos negociaciones colectivas donde los patrones no nos han dado nada de lo que exigimos”, y agregó que, “aunque el costo de la vida aumenta a diario, la empresa mantiene los sueldos congelados. Y en nuestro sector ganamos tan poco que la mayoría tiene que desempeñarse en dos trabajos. Somos trabajadoras y trabajadores jóvenes, los más precarizados. Nos contratan por el sueldo mínimo y debemos cumplir más funciones que las convenidas porque la importadora compra cada vez más productos. Hay una relación inversa entre lo que nos pagan y las utilidades de la compañía. Nosotros creemos que habría que dar una lucha masiva por el aumento del salario mínimo y por los derechos sociales, como salud, vivienda, educación, trabajo seguro y digno, recreación, servicios básicos baratos. Además, como mis compañeros laboran en dos trabajos, ni siquiera pueden ver a sus familias, mientras que los de arriba nos dicen que la familia es lo más importante. Predican lo que nos prohíben con la súper explotación a la que nos someten”.
Por otra parte, el presidente del sindicato de trabajadores a honorarios del Ministerio de Vivienda, Carlos Villalobos, apuntó que “los trabajadores más precarizados del Estado solidarizamos con todos los sindicatos de base que se encuentran aquí y que están por levantar un referente de identidad de la clase trabajadora a nivel nacional, que se apoye en las luchas actuales.”
La enseñanza y los modos del trabajo actual
El Observatorio de Políticas Educativas de Chile, Opech, es una organización vinculada a la investigación y a la producción de conocimientos sobre la enseñanza. Uno de sus fundadores, Rodrigo Cornejo, participó en la marcha.
-¿Por qué estás en la actividad?
“A esta marcha hay que asistir cuando uno pueda, y aquí me ves con mi hijo Camilo. Ahora bien, después de los movimientos estudiantiles del 2006 y 2011, quedó al desnudo un sistema educativo de mercado, elitista, segmentador socialmente, clasista en el peor de sus sentidos. Lamentablemente, los gobiernos de centro-izquierda intentaron hacer reformas, pero sin la voluntad de atacar el meollo del asunto. De esta manera, terminó complejizándose el mercado y a la vez, fortaleciéndose. Hoy existe más competencia entre las escuelas y entre los estudiantes. Y ocurre que a las niñas, niños y jóvenes más empobrecidos y medios, los hacen competir entre ellos y subordinarse a evaluaciones estándares y funcionales al gran empresariado, como el Sistema de Medición de la Calidad de la Educación, Simce.”
-¿Y qué pasa en los colegios particulares destinados a los grupos sociales más privilegiados?
“En esos establecimientos, cuyas colegiaturas a veces se pagan en Unidades de Fomento, UF, o francamente en dólares, hay gimnasia, filosofía, artes, integralidad de la enseñanza. Lo que nos queda claro es que la élite social, sí tiene un proyecto educativo, mientras que en la orilla popular, todavía es un desafío. Si quieren conocer nuestra labor, pueden ingresar a la página www.opech.cl”.
Una calle más adelante, quien escribe coincidió con Rafael Agacino, uno de los economistas de izquierda más reconocidos de Chile.
“A nivel general, considero que la centralidad actual tiene que ver con una suerte de desplazamiento del rol de la clase trabajadora, que no del trabajo. Y sobre todo en esa visión de la clase trabajadora más bien tradicional que la ve como motor de la producción y como sujeto de cambio”, sostuvo Rafael y continuó, “Desde el punto de vista no oriental, hay un cambio en la calificación del empleo. Lo que hoy se denomina el cognitariado, el conjunto de trabajadores que tienen un alto nivel de calificación, que no laboran en cuestiones manuales. Y entonces, su identidad como clase social ya no la perciben como trabajadora, sino como clase media, por su nivel de consumo, de estudios y credenciales. Por tanto, existe una gran paradoja hoy. Tenemos a una importante masa de trabajadores que está en el oriente del mundo, y otra gran masa de trabajadores del cognitariado en occidente que tiene la contradicción entre el ser y su conciencia. Esto es, un ser generador de plusvalía y de valor, pero que carece de la subjetividad propia de la clase trabajadora”.
-¿Y en Chile?
“Aquí sufrimos la bancarrota del sindicalismo clásico. Y está asociada a las imágenes anteriores. La cuestión es cómo superamos el antiguo instrumental de la clase trabajadora para hacer frente a los modos nuevos de esta paradoja.”
La solidaridad ardiente con el Machi Celestino Córdova y Mauricio Hernández Norambuena
En la marcha y el acto central de la organización de las y los trabajadores independiente y de lucha, Cristina Romo ,la werken o vocera del Machi Celestino Córdova, se refirió a la dramática situación de salud en la que se encuentra la autoridad ancestral mapuche, luego de 102 días de huelga de hambre. Celestino Córdova es el único condenado sin pruebas en el caso de la muerte de los latifundistas Luchsinger-Mackay en medio de un incendio en 2013. Prisionero, el machi precisa por razones culturales y sanitarias renovar sus relaciones espirituales en su rewe o lugar sagrado por 48 horas. El gobierno de Piñera condicionó la salida temporal del machi a que dejara su huelga de hambre. Celestino lo hizo hace unos días. Sin embargo, la administración de ultraderecha persiste en trabar su compromiso. Son muchas las agrupaciones mapuche y no mapuche que luchan, primero por la visita del machi a su rewe, e inmediatamente después por su libertad definitiva.
De igual manera, también estuvo presente la solidaridad reunida por la Vida y la Libertad del ex combatiente antifascista y revolucionario internacionalista de origen chileno, Mauricio Hernández Norambuena, prisionero político en las cárceles de Brasil desde hace más de 16 años. Mauricio fue militante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, organización política y militar que destacó sus fuerzas en colaborar con el movimiento popular para echar abajo a la tiranía pinochetista.
En la marcha participó la coordinadora por la Vida y la Libertad de Mauricio, y su abogado Alberto Espinoza, quien indicó que, “en este día tan especial para el mundo de las y los trabajadores, y que evoca los hechos ocurridos en Chicago, EEUU, en 1886, es imperativo recordar que Mauricio Hernández está totalmente identificado con las luchas del pueblo trabajador. No es posible disociar el Primero de Mayo con la reivindicación de la libertad de Mauricio. El régimen inhumano y degradante que ha soportado Hernández Norambuena, demanda la más profunda solidaridad por la causa de su liberación, frente a la indiferencia del Estado chileno y el Estado brasileño”.
En el escenario se expresó sobre Mauricio que, “Aquí se multiplica la lucha suya; atraviesa los barrotes de última generación, los centinelas sordos y la venganza de los opresores del mundo, para animarnos y no decaer jamás en las tareas urgentes de la justicia social, la resistencia popular y la lucha antifascista”.
Como ya es costumbre, durante la marcha y el acto, que contaba con la autorización de la Intendencia de Santiago, las decenas de miles de asistentes fueron ferozmente reprimidos por las Fuerzas Especiales de Carabineros mediante vehículos blindados lanza-aguas y gases lacrimógenos antimotines.
Sin embargo, ni siquiera la policía militarizada chilena pudo contener los corazones reunidos, el movimiento popular amanecido y el fuego en medio de la noche capitalista.

domingo, 22 de abril de 2018

Chile. Decenas de miles marchan por los Derechos Sociales y por el Machi Celestino Córdoba

Andrés Figueroa Cornejo  

Cuando el otoño deshoja el territorio chileno, decenas de miles de personas marcharon desde la Plaza Italia de Santiago por la Alameda, hasta el escenario ubicado sobre la arteria principal de la metrópolis. ¿La causa? La lucha por los Derechos Sociales conculcados por el Estado chileno desde hace más de cuatro décadas.

La protesta convocada por el activo No + AFP, logró concitar diversas demandas del movimiento popular, más allá de la pelea por transformar el negocio financiero de las administradoras de fondos de pensiones, AFP. El modelo consiste en un ahorro forzoso de capitalización individual, cuyos montos y valor acumulados, en su mayor porcentaje, se juegan en el casino bursátil internacional. La especulación de una fracción significativa del salario de las y los trabajadores chilenos da como resultado pensiones de miseria que deben ser co-pagadas por el Fisco, esto es, por las propias trabajadoras y trabajadores.

Chile no sólo es uno de los países más desiguales del planeta, sino que también, en el contexto de su participación en la OCDE, el que tiene los peores salarios. En consecuencia, la lucha por el cambio del sistema de pensiones de las AFP por otro que, efectivamente, ofrezca jubilaciones dignas, va de la mano con la lucha por el aumento del salario mínimo y los derechos sociales inexistentes en el país andino (salud, educación, vivienda, trabajo, salario, libertad de prensa y expresión, democracia participativa, recreación, etc.).  De no aumentar los salarios, tampoco existe una capacidad de ahorro que permita distraer una parte o un monto superior para las pensiones jubilatorias. Muy por el contrario, el promedio de las familias chilenas está endeudada en más de un 70% de sus ingresos. La causa es similar a la que se traduce en pensiones de hambre: como el salario no alcanza para sobrevivir, entonces el endeudamiento para el consumo de mercancías básicas se multiplica exponencialmente.

Asimismo, la manifestación estuvo protagonizada por el Frente Urbano Habitacional, que agrupa a organizaciones de empobrecidos sin techo. Su motor articulador se encuentra en la asociación Ukamau, de larga data.

Por el machi Celestino Córdoba

Sin dudas, uno de los actores fundamentales en la marcha se concentró en la solidaridad ampliada con el prisionero político mapuche en huelga de hambre desde hace 100 días, el machi Celestino Córdoba, autoridad espiritual de su pueblo.

En la madrugada del 21 de abril, el machi Celestino, debido a la huelga de hambre, entró en estado de coma y debió ingresar de urgencia a la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, del hospital de Imperial en La región de La Araucanía.

Las organizaciones mapuche y no mapuche comprometidas con la causa de Celestino, comunicaron que en lo inmediato el machi necesita perntoriamente visitar su rewe o lugar sagrado durante 48 horas para bien de su comunidad y para bien suyo, y en el futuro salir en libertad plena de la cárcel luego de haber sido condenado sin pruebas por la quema de una hacienda con resultado de muerte del matrimonio propietario.

Al respecto, hace cinco años, cuando Celestino fue procesado y castigado con 18 años de cárcel por la Fiscalía del Estado de Chile, no se realizaron los peritajes pertinentes para exculparlo de su involucramiento en el incendio en el cual el machi no participó, como ha sido probado. En la actualidad, su abogado está realizando los trámites jurídicos para que se revise completamente la causa.

En estos momentos, Celestino se encuentra en estado de salud crítico, acompañado de un conjunto de machi que realizan rogativas por su vida. La solidaridad reunida por Celestino Córdoba, agrupaciones, familiares y amigos, solicitan a quienes son sensibles a sus requerimientos que envíen toda su energía o newen, para intentar prolongar su vida. De igual forma, piden que se realicen todo tipo de actividades que arrojen luz sobre la situación dramática de Celestino, toda vez que el gobierno de Sebastián Piñera se ha negado a dialogar y, muy por el contrario, ha hecho oídos sordos a los requerimientos humanitarios del machi.

El acto de la jornada fue inaugurado precisamente por una de las voceras (werken) de la autoridad espiritual mapuche, Cristina Romo, quien dio cuenta de la gravedad sanitaria que sufre Celestino y convocó a los Tribunales de Justicia de Santiago, a las 11.00 horas, el lunes 23 de abril, para exigir que le otorguen al machi el permiso de visitar su rewe, y así renovar sus fuerzas vitales. También Cristina Romo responsabilizó de lo que pudiera ocurrirle a Celestino Córdoba, al Estado de Chile y a la administración gubernativa del multimillonario empresario Sebastián Piñera.

Las manifestaciones se realizaron en todas las ciudades principales del territorio chileno y mapuche.
Paulatinamente, el otoño de la geografía más austral del planeta observa los primeros brotes de reorganización popular de 2018.




jueves, 1 de marzo de 2018

Chile / Mapuche. Vocero del Machi Celestino Córdova: “Con la huelga de hambre el riesgo de que pierda la vida se ha multiplicado”

Andrés Figueroa Cornejo  
El miércoles 28 de febrero por la tarde, en la Plaza de Armas de Santiago, se efectuó una contundente manifestación de solidaridad por la libertad del Machi Celestino Córdova, único condenado a 18 años de cárcel por el caso Luchsinger-Mackay, donde fallecieron el empresario Werner Luchsinger y Vivianne Mackay.
En la movilización estuvo presente el werken (vocero) de Celestino, Jimmy Marilao, quien indicó que, “Nuestro Machi lleva casi 50 días en huelga de hambre para pedir a gendarmería que le permita ir hasta su Rahue durante 48 horas, con el fin de que pueda renovar el compromiso con su espiritualidad. Asimismo, el objetivo de la huelga busca que el Estado, dentro y fuera del penal en el que está recluido, puede ejercer libremente su espiritualidad. Eso está resguardado por el derecho a Libertad de Culto. Cada día que pasa es mayor la presión de las comunidades en solidaridad con Celestino”.
Por su parte, el abogado del Machi en huelga, Jorge Guzmán Tapia, señaló que “Celestino fue acusado el 2013 de cometer el asesinato de dos latifundistas de la zona, Werner Luchsinger y Vivianne Mackay, un hecho que tuvo conmoción nacional. Se trató de un incendio profusamente cubierto por los medios de comunicación tradicionales. Celestino fue detenido el mismo día de los acontecimientos ocurridos el 4 de enero de 2013. Él había sido baleado en las afueras del lugar. Entonces los medios aventuraron que el incendio se produjo a raíz de una recuperación territorial mapuche”, y añadió que, “Celestino era vecino de la zona y en esos momentos estaba realizando actividades tradicionales propias de su condición de Machi del pueblo mapuche, en las proximidades del cerro Rahue y los esteros cercanos. En ese contexto, los carabineros estaban persiguiendo a quienes habían cometido el incendio mientras que a Celestino le impactó una bala loca que permitió su detención por los uniformados”.
El werken Jimmy Marilao recordó que, “Estamos viendo los montajes que utiliza el Estado chileno en contra de las reivindicaciones del pueblo mapuche. En el llamado “caso Huracán”, ya es de amplio conocimiento el accionar de agentes del Estado. Se continúa aplicando la política de la negación del pueblo mapuche, de la persecución y de la violencia, en vez de sentarse a dialogar con las comunidades que actualmente están en procesos de recuperación territorial”.
“Celestino siempre ha sostenido su inocencia”
-¿Cuál es su estado de salud actualmente?
“Desde que cayó encarcelado, Celestino viene sufriendo un deterioro físico y psicológico. Por su condición de machi, debe permanecer vinculado a su Rahue y próximo a su comunidad. Con la huelga de hambre el riesgo de que pierda la vida se ha multiplicado. Su deterioro orgánico es progresivo.
Celestino siempre ha sostenido su inocencia. Ello se evidencia por la naturaleza de las trazas de bala que impactaron en su cuerpo: los Luchsinger-Mackay empleaban balas niqueladas y las que dieron con Celestino eran de cobre, entre otras pruebas que no fueron consideradas por la Fiscalía hace 5 años, ni fueron adecuadamente relevadas por la defensa que tuvo entonces”.
La manifestación se realizó en la Plaza de Armas metropolitana y luego se convirtió en una marcha que se condujo por el Paseo Ahumada hasta llegar a la Alameda, principal avenida capitalina, para luego disolverse pacíficamente.
En la foto: Jimmy Marileo, werken de Celestino Córdova

martes, 20 de febrero de 2018

Chile. La batalla de los trabajadores del gas y las contradicciones de la reforma laboral

Entrevista con el dirigente del Sindicato Nacional Interempresa de Trabajadores del Gas, Patricio Tapia

Andrés Figueroa Cornejo  

Patricio Tapia Gómez, dirigente del Sindicato Nacional Interempresa de Trabajadores del Gas, fue uno de quienes condujeron los 21 días de la huelga del Sindicato de Trabajadores de Gasco GLP (Gas Licuado del Petróleo), desde el 19 de diciembre de 2017 al 8 de enero de 2018. Huelga histórica porque fue la primera realizada en los 161 años de existencia que tiene la empresa. El movimiento fue gatillado porque la compañía únicamente les ofreció el reajuste del Índice de Precios al Consumidor, IPC, o inflación, que siempre es un reajuste retrasado, no actualizado y menos proyectado. En concreto, el reajuste del IPC para los asalariados ya viene devaluado. En consecuencia, la votación a favor de la huelga fue prácticamente unánime.

Por si fuera poco, la huelga estuvo enmarcada por la contingencia de las elecciones presidenciales donde, más allá de la abstención superior porcentualmente en comparación con las personas habilitadas para sufragar, ganó la denominada “derecha dura” en la figura de Sebastián Piñera. Al respecto, el dueño de Gasco, Matías Pérez, fue uno de los empresarios que aportó pecuniariamente a la candidatura presidencial del aliado ultraderechista de Piñera, José Antonio Kast Rist, de origen y educación alemana, pangermánico y pinochetista declarado.

Pero eso no es todo. El asesor legal de la compañía fue el ex Subsecretario del Trabajo de la dictadura cívico-militar durante los años 1983-84, el abogado Ricardo Canales Undurraga; y el gerente de Recursos Humanos, Carlos Wulf Le May, fue funcionario de confianza del primer gobierno de Piñera.

Es una redundancia imaginar el sentimiento de superioridad e impunidad de la empresa frente a los trabajadores y al propio Estado y sus instituciones. Es fácil en Chile ver cómo madura “el huevo de la serpiente” a través de su transparente cascarón.

“Con la huelga no sólo mantuvimos las conquistas adquiridas, sino que las incrementamos”

Con la movilización, “Subimos beneficios sociales que la empresa quería borrar del anterior contrato colectivo, como por ejemplo, la indemnización a todo evento (en Chile cuando se despide a un trabajador, como tope legal, se le cancelan sólo 11 sueldos, uno por año, aunque haya laborado 20 años); el descuento del seguro de cesantía; gratificaciones; y lo más grave, buscó bajar el piso de la negociación.

Pero con la huelga no sólo mantuvimos las conquistas adquiridas, sino que las incrementamos. Aumentamos los sueldos base, colacion y movilización, bonos anuales, etc.”, señaló Patricio Tapia, y añadió que, “La huelga que realizamos en Gasco GLP fue muy dura. Allí votamos la huelga porque, entre otras cosas, la firma nos ofreció la mitad de lo que les ofreció a los representantes de los sindicatos que aceptaron mansamente negociar de manera no reglada. Estoy hablando de los dirigentes de los sindicatos pro empresa. A los trabajadores asociados a esos sindicatos, les quitaron derechos. Fue lamentable.”.

El viejo conflicto entre lo público y lo privado

-En el país, menos del 15 % de la fuerza de trabajo está sindicalizada y sólo un 8 % tiene poder de negociación. Por eso la reforma laboral (RL) establecida recientemente en abril de 2017, es poco conocida entre los dirigentes sindicales, los trabajadores organizados, y qué decir de los trabajadores en general que hacen la inmensa mayoría de la fuerza de trabajo en Chile. Allí aparece lo que tú mencionas como “piso mínimo”. ¿De qué se trata?

En el caso de las negociaciones colectivas regladas entre empresarios y asalariados, la reforma laboral (RL) indica que lo conquistado en el contrato colectivo anterior no es negociable, no se puede tocar. Ese es el “piso mínimo” con que arranca la negociación reglada. Por eso ahora negociar anticipadamente, que es lo que busca la patronal, daña tanto nuestros intereses en comparación con la negociación reglada. Sin embargo, la compañía se empeñó en arrebatarnos el piso mínimo.
Asimismo, en estos casos, el empresariado no tiene derecho a reemplazar a los trabajadores que participan en la huelga. Como legalmente no debe reemplazar trabajadores, la RL establece los llamados “servicios mínimos”, que son aquellos equipos de trabajadores que se quedan laborando en áreas de emergencia para “no afectar a la comunidad”. Se usa la misma lógica que en la salud pública, que cuando sus trabajadores van a paro tienen que establecerse “turnos éticos”. La cosa es que la salud pública del Estado no tiene nada que ver con la empresa privada.

En fin, en la práctica, la empresa Gasco GLP nos debió enviar un listado con los “servicios mínimos” para que los trabajadores lo evaluáramos. Sin embargo, la compañía presentó directamente el listado de “servicios mínimos” a la inspección del trabajo, sin consultarnos nada y acogiéndose a un artículo transitorio que ya no funciona en la RL, pero que por las fechas tan próximas de la reforma laboral, la patronal aprovechó de usar. Al final, la inspección del trabajo nos dio tres días para revisar más de 100 páginas de los “servicios mínimos” presentados por el empleador. Nosotros alcanzamos a objetarlos punto por punto. Luego falló la inspección del trabajo, tomando nuestros fundamentos de fondo.

-Este asunto de las llamadas “empresas estratégicas” y los “servicio mínimos” es sumamente delicado. ¿Puedes explicar qué es lo que hicieron ustedes al respecto y a qué te refieres con “fundamentos de fondo”?

A diferencia de la salud pública del Estado, cuando una persona deja de pagar la cuenta de gas, la empresa le clausura el suministro derechamente. ¿Qué ocurre entonces? Que las corporaciones de gas privadas cuando cortan el gas por no cancelarlo, simplemente dejan de ser “empresas estratégicas”. O sea, pierden su condición de “empresa estratégica”, de “servicio básico de utilidad pública”. Aquí descubrimos una contradicción de fondo en la reforma laboral. En cambio la salud pública sí, en efecto, debe contar con servicios mínimos en caso de huelga porque se trata de un derecho social garantizado por el Estado constitucionalmente. Pero donde manda el mercado ya no hay “servicios básicos”, porque en el caso del gas se trata de una mercancía que sólo puede comprar quien tiene los medios para hacerlo. Su suministro no está garantizado como un derecho social. Además, si alguien no puede comprar gas de una empresa privada “A”, puede comprarlo en la empresa “B”, porque se supone que en Chile existe libre competencia.

Ante esta realidad lógica en una economía como la que hay en el país, logramos que la inspección del trabajo rebajara los “servicios mínimos”. Fue en ese momento que comenzaron las amenazas empresariales y sus prácticas antisindicales en nuestra contra.

Las ilegalidades de la empresa

-¿Qué otras prácticas antisindicales cometió ilegalmente la empresa?

Antes que todo, a la presidenta del sindicato, Solange Bustos Guzmán, hace 6 meses que no le cancelan el sueldo en la Cobegas (filial de empresa Gasco), donde la inspección del trabajo demandó a la firma por práctica antisindical. O sea, desde mucho antes de votar la huelga y hacerla efectiva en Gasco GLP; y del arbitraje con el sindicato de empresas Gasco S.A. Por otra parte, y con el objetivo de atemorizar a los trabajadores, un día antes de la votación de la huelga en Gasco GLP, la firma despidió masivamente a trabajadores de Autogasco, la parte comercial de Gasco, sin previo aviso y de una manera absolutamente irregular. Pero a la empresa “le salió el tiro por la culata”. Los socios en vez de amilanarse, votaron la huelga con mayor convicción.

Asimismo, como en el plano de los llamados “servicios mínimos” ganamos en los tribunales del trabajo, la compañía demandó a la propia inspección del trabajo, dependiente del Ministerio del Trabajo. El resultado de esa acción legal aún está en curso.

En la misma línea antilaboral e ilegal, la empresa comenzó a reemplazar a trabajadores en huelga desde su primer día. En este caso, ante una falta gravísima según la reforma laboral, nosotros tuvimos que interponer demandas en los tribunales en contra de la firma.

Después la empresa apostó a que la gente se reincorporara a trabajar a los 15 días de la huelga, llamando personalmente a los empleados y a sus familias para ofrecer “arreglos” individuales. Nuevamente en los tribunales impedimos ese objetivo de la patronal. De todos modos, los socios movilizados no pensaban en reintegrarse a sus labores sin haber obtenido nada todavía.

Al día 18 de la huelga, la gerencia abrió la mesa de negociaciones con nosotros. Sin embargo, paralela y silenciosamente, los empleadores ingresaron una nueva demanda, esta vez, con la finalidad de quitarle el fuero sindical legal a la presidenta del sindicato. Esa situación jurídica todavía no termina.

Huelga en un sindicato y arbitraje en otro

Gasco se divide en dos empresas: Gasco S.A., que corresponde al cuerpo administrativo, y Gasco GLP, que es la parte operacional o de producción. Chile carece de gas propio para abastecer al mercado interno. Se le nombra parte productiva a los obreros que realizan las mezclas de las materias primas provenientes del extranjero a través de embarcaciones que arriban a la planta de Quinteros; llenan los cilindros de esa mezcla; y distribuyen a los clientes los cilindros en camiones y vehículos.
El precio del gas que llega al puerto en forma congelada, la empresa Gasco S.A. lo compra a un precio infinitamente más bajo que el gas que luego vende a otras firmas y a los consumidores en general.

-Paralelamente a la huelga de Gasco GLP, tú participaste del nominado “arbitraje” del Sindicato de Trabajadores de Gasco S.A., debido a que eres dirigente de un sindicato que agrupa a varios sindicatos de distintas empresas, pero del mismo rubro. ¿Por qué algunos trabajadores pueden ir a huelga, como Gasco GLP, y otros sólo a someterse a un arbitraje en los tribunales del trabajo, como Gasco S.A.?

En Chile los asalariados organizados de las denominadas “empresas estratégicas” no tienen derecho a la huelga porque serían “de utilidad pública”, como ya expliqué. Entonces lo que queda es ir a un proceso de arbitraje en los tribunales del trabajo. ¿Cómo funciona? Por un lado, el sindicato presenta un proyecto de contrato colectivo, y por otro, la empresa presenta otro distinto, frente a tres jueces arbitrales que resuelven mediante un solo fallo, que es único e inapelable, sin negociación formal. Cada parte debe argumentar punto a punto su proyecto colectivo.

Sin embargo, el proceso de arbitraje fue muy complicado. De hecho, los jueces nos emplazaron a llegar a un acuerdo con la empresa para que ellos no tuvieran que fallar definitivamente. Nuestro petitorio, como representaba los intereses de los trabajadores, contó con un porcentaje de beneficios más alto que el proyecto de los empleadores, que representaba sus intereses. Los jueces decidieron que un perito económico revisara ambos proyectos. No obstante, los números del resultado del peritaje no fueron correctos. Por ejemplo, arrojó bonos escolares de trabajadoras que no tienen hijos, abultando gastos artificialmente. El peritaje contabilizó aspectos que no existían o que ya estaban resguardados por la propia ley, siempre actuando en beneficio de la empresa. Por tanto, nosotros impugnamos el peritaje. Se hizo otro peritaje que sólo modificó cosméticamente al anterior. Lo importante es que el proyecto de la firma nos quitaba, al igual que lo intentaron hacer en la huelga de Gasco GLP, el piso obtenido por nosotros en negociaciones previas. Por eso los jueces nos dijeron que estaban complicados en dictar un fallo. Si aprobaban el proyecto de la empresa habrían violado la ley.

Ahora bien, el objetivo del arbitraje es evitar la huelga y facilitar la imposición de los intereses empresariales. Si nos quitan el derecho histórico y mundial a ir a huelga, pierde sentido la sindicalización.

-En terreno se percataron todas las partes del artículo que cautela que el proyecto colectivo debe comenzar con los beneficios ganados en el contrato anterior.

Sí. Allí nos dimos cuenta que quitar el piso mínimo o los beneficios adquiridos es una estrategia del empresariado a nivel nacional. Porque si los trabajadores hubiéramos aceptado el proyecto del empleador, sentábamos un pésimo precedente para el conjunto de los arbitrajes futuros. Habría sido acatar que de ahí en adelante, en los arbitrajes los asalariados tendríamos que empezar a pelear hasta por lo que ya habíamos conquistado en el contrato precedente.

Además, debido a nuestros argumentos, los árbitros “por fuera” obligaron a hacernos una oferta mejor que la original. Como también los jueces nos “recomendaron” estudiar la propuesta de la empresa porque, de lo contrario, el fallo final “sería terrible” para nosotros.

Finalmente, logramos los mismos beneficios conquistados en la huelga de Gasco GLP, más un bono a las trabajadoras de call center que tienen los sueldos más bajos de toda la empresa Gasco S.A. Y los jueces no fallaron nunca.

-En la experiencia concreta como dirigente sindical, ¿qué piensas de la reforma laboral?

Chile tuvo una de las clases trabajadoras más conscientes y organizadas de América Latina y el mundo, hasta el golpe de Estado de 1973. El aniquilamiento sistemático a sangre y fuego de la fuerza de los asalariados es ejemplo global para la clase patronal. En este sentido, no sólo la dictadura de Pinochet cumplió con creces su objetivo. Los gobiernos civiles desde 1990 no hicieron más que profundizar el mismo programa antilaboral. La finalidad es facilitar la explotación y la ganancia de los empresarios con los menos obstáculos posibles. Sólo en este contexto es posible comprender la reforma laboral (RL) de la administración gubernativa que se va en marzo. En otras palabras, si no tienes nada, hasta la sombra de algo parece mucho. Así y todo, sólo con la organización de los propios trabajadores, con fuerzas reales, lucha y unidad, podremos empezar a limitar los abusos empresariales.

En verdad, la RL judicializa la lucha sindical. Por ejemplo, la empresa Gasco nos objetó en los tribunales incluso nuestra condición de sindicato interempresa que agrupa a trabajadores de la industria del Gas, toda vez que estamos integrados por socios de las empresas Gasco, Centrogas, Cobegas, Autogasco y Metrogas.

Actualmente estamos defendiendo en los tribunales del trabajo entablar la negociación colectiva reglada para todos los trabajadores de las ramas de la Energía, Gas, Agua y Combustible, con el fin de armarnos mejor ante los grupos empresariales respecto de los pisos de negociación y poder incrementar los beneficios sindicales.

Para contactarse con el dirigente sindical Patricio Tapia, hay que escribirle al correo ptapia1980@gmail.com